Convocatoria extraordinaria por el ascenso

El Granada CF visita al Mallorca con la intención de certificar, a la segunda, su retorno a Primera División | Los de Diego Martínez regresarán a la élite si ganan o si el Albacete no suma los tres puntos frente al Málaga

GRANADA-CF-RCD-MALLORCA-GOL-POZO-CELEBRACIÓN
Los jugadores del Granada CF celebran el gol de Pozo en el encuentro de la primera vuelta frente al Mallorca | Foto: Antonio L. Juárez
Chema Ruiz EspañaChema Ruiz España
0

El Granada CF ha huido del mayor premio en esta Segunda División hasta que los resultados han hecho inevitable la confrontación con el destino, aunque incluso acorralado ante la mejor de las resoluciones evita hablar de ascenso. Esta hipótesis, que tan descabellada habría resultado hace nueve meses, será una realidad, tangible y digna del festejo en la Fuente de las Batallas, si logra derrotar esta noche (21:00 horas) al RCD Mallorca, un superviviente que quiere seguir soñando. Los de Diego Martínez no fueron capaces de superar la primera prueba de esta particular selectividad a la que la élite somete a los 22 aspirantes que tocan a su puerta, pero afrontan ahora la primera de las dos convocatorias extraordinarias de las que disponen para regresar a Primera División, un examen que, a la par, se jugará en el Carlos Belmonte de Albacete.

El gol de Aketxe cuando la grada de Los Cármenes era ya una fiesta abrió la cancela a los malos recuerdos que tanto había costado encerrar, los fantasmas de un pasado rocambolesco y tenebroso que muchos aficionados tienen aún muy presente. Sin embargo, precisamente la derrota del Mallorca en casa del Deportivo de La Coruña abrió un nuevo escenario, capaz de borrar la incertidumbre de un plumazo y de alimentar el optimismo rojiblanco. Con el cuadro bermellón eliminado de la carrera por el ascenso directo, cualquier resultado que no sume los tres puntos al casillero del Albacete también manda al Granada a Primera, independientemente de lo que suceda en Son Moix.

Aquí espera la totalidad de la plantilla nazarí, que ayer realizó su última sesión de entrenamiento en las instalaciones del cuadro balear. Pese a ello, la convocatoria final no parece deparar más cambios del obligado por la baja de José Antonio Martínez, caído en la batalla frente al Cádiz. Regresará Fede San Emeterio para ocupar su plaza vacante en la lista, después de perderse el último compromiso por sanción, y recuperará su puesto en la medular, junto a Montoro.

El sustituto en el ‘once’ del central onubense, en cambio, será una incógnita hasta última hora. Surgen dos opciones, principalmente, para suplirle: que Bernardo se sitúe junto a Germán, lo que mantendría el resto del dibujo, o que sea Álex Martínez el que regrese a la competición, desplazando a Víctor Díaz al centro de la zaga y a Quini a su lateral derecho natural. Arriba, Rodri mantendrá la titularidad, salvo sorpresa, escoltado por Vadillo, Fede Vico y Antonio Puertas.

LA REVELACIÓN DE LA TEMPORADA

Todos ellos saldrán con la espada en una mano, dispuestos a no dejar nada al azar, y una pluma dorada en la otra, con la que esperan estampar su rúbrica en los anales rojiblancos. Pero en Mallorca no venden su piel barata. Los pupilos de Vicente Moreno tienen ante sí la posibilidad de lograr la hazaña que en su día se celebró en Granada: ascender de Segunda B a Primera, pasando por la promoción, eso sí.

Han sorprendido a propios y a extraños cuajando una campaña loable que les ha permitido mantenerse en la pugna por el ascenso directo durante 40 jornadas. Sin embargo, el buen curso que han realizado hasta la fecha los bermellones no les ha permitido asegurar aún su presencia en el playoff, por lo que aún tienen mucho por lo que luchar. “Colectivamente, es de los mejores equipos de la categoría”, destacó Diego Martínez en su rueda de prensa previa al duelo, tras lo que recordó que “como local, tiene unos números extraordinarios”. Para prolongarlos, el técnico valenciano repetirá alineación, a priori.

No habrá un desplazamiento masivo como lo hubo en Albacete, ni tampoco será tan nutrido el grupo de incondicionales que acompañe al equipo como se podría esperar a comienzos de la pasada semana. El aplazamiento de la jornada unificada de este domingo rompió los planes de gran parte de los aficionados que esperaban viajar para alentar a los de Diego Martínez, que tendrán que animar en la distancia. A los que sí podrán estar en Son Moix les espera una noche de nervios y transistores.

Los ojos de todos ellos, en cualquier caso se han abierto hoy en el kilómetro 41 de la competición, si es que han llegado a cerrarse durante la madrugada. De forma inevitable, durante la noche se desviarán, casi sin parpadear, hacia el Carlos Belmonte, que recibe al Málaga. Tal vez, mañana se abran en Primera División. La Fuente de las Batallas aguarda engalanada, por si acaso.



Se el primero en comentar

Deja un comentario