Fundación Caja Rural Granada colabora con las becas de comedor gestionadas por Almanjáyar en Familia

El programa garantiza una alimentación básica desde finales de junio hasta principios de septiembre a casi un centenar de menores del Distrito Norte

INFORMÁTICA
Una de las actividades organizadas por Almanjáyar en Familia | Foto: Gabinete
GabineteGabinete
0

Fundación Caja Rural Granada ha colaborado un año más en el proyecto ‘Abierto por Vacaciones-Un verano con sabor’, organizado por la Asociación Almanjáyar en familia, ALFA, que intenta garantizar una alimentación básica desde finales de junio hasta principios de septiembre a casi un centenar de menores del Distrito Norte. Este año, el proyecto contempla también la intervención con los chicos para amortiguar los efectos del Covid-19 y dar una respuesta a esta realidad.

La crisis del coronavirus ha aumentado la brecha de la desigualdad en los colectivos más vulnerables. Uno de los ejemplos más evidentes de este desequilibrio es el retraso que los pequeños de Almanjáyar han sufrido durante el desarrollo del curso escolar, ya que las dificultades de los propios padres para ayudar a sus hijos o la pobreza digital de las familias han impedido que pudieran hacer un seguimiento normalizado de las clases online. Con el objetivo de solventar este problema, ALFA ha puesto en práctica, a través de ‘Abierto por Vacaciones’, programas de atención socio-
emocional, que les ayudarán a gestionar las consecuencias del confinamiento y, también, de atención educativa.

Fundación Caja Rural Granada, que en 2020 ha casi duplicado su colaboración con la iniciativa, ha visitado las instalaciones de ALFA para corroborar su respaldo al proyecto, cuyo objetivo es ofrecer a los menores del barrio una alternativa a la ‘calle’, cuando todos los centros educativos cierran, se reducen las actividades y aumentan los riesgos. Gracias a la ayuda de la entidad, muchos de estos niños podrán beneficiarse de una beca de comedor y de talleres para mejorar las técnicas de estudio, aprender a gestionar sus emociones, adquirir conocimientos informáticos, jugar al ajedrez y otras alternativas de ocio como la biodanza o las salidas familiares.

Garantías sanitarias

Juan Carlos Carrión, presidente de ALFA y los propios pequeños han mostrado a los responsables de Fundación, José Aurelio Hernández y Poli Servián, la labor de la asociación y las medidas de garantía sanitaria que este año han debido incluir en la rutina diaria, como el uso de mascarillas, de geles hidroalcohólicos, el aumento de la plantilla de educadores o la ubicación de las clases de apoyo en el exterior del edificio.

El servicio de economato, que facilita productos de primera necesidad a más 3.300 familias, también ha tenido que trasladarse a otro local del barrio, porque necesitaban utilizar su antiguo emplazamiento para ampliar la zona de talleres.

El objetivo de ALFA, nacida en 2004 desde la Parroquia Jesús Obrero para dar respuesta a la realidad plural y diversa de Almanjáyar, es potenciar todos los valores positivos de las personas del barrio, que presenta uno de los mayores índices de exclusión social de toda la comunidad autónoma andaluza.

El proyecto persigue ofrecer a sus vecinos un espacio socio-educativo donde adquirir herramientas que los empodere y los ayude a erradicar situaciones de marginación y vulnerabilidad a las que se ven muchas veces abocados.





Se el primero en comentar

Deja un comentario