Formas de ganarse la vida en Granada: fotógrafo de Google

Jose María Sancho le cuenta a GranadaDigital las ventajas e inconvenientes de su profesión

Entrevista fotógrafo Google_Sara Castaño-2
El fótografo de Google en Granada, Jose María Sancho, muestra cómo realiza su trabajo a GranadaDigital | Foto y vídeo: Sara Castaño
María Soldevilla MéndezMaría Soldevilla Méndez
0

Google le ha salvado la vida a todo el mundo, a los turistas, a los que no entienden de orientación, a los de las ‘dudas infinitas’ y a los trotamundos que no tienen dinero para coger un avión, pero sí un smartphone con Street View para ver Egipto desde el sofá de sus casas. No hay quien desconozca que más que un motor de búsqueda, Google es el motor del mundo. Pero, ¿quién está detrás del rey y maneja sus engranajes para que, como madre universal, siempre esté cuando se le necesita? José María Sancho, un granadino de pura cepa, trabaja como fotógrafo para el buscador web recorriendo Granada con su cámara de 360º, desde que decidió en 2017 buscarse las habichuelas. “Es importante ser fotógrafo de Google a la hora de venderte, pero tampoco quiere decir que por el hecho de serlo la gente vaya a venir a ti, es un sello de calidad, pero, a partir de ahí, todo es trabajo tuyo, ellos no te van a mandar clientes”, responde José María Sancho a la pregunta de si es fácil ganarse la vida teniendo la licencia de esta empresa internacional.

“Con el tema de la crisis no vimos muchas salidas, por lo que quisimos montárnoslo por nuestra cuenta, hacer algo en lo que no tuviéramos que depender de alguien que nos contratara, que fuéramos nosotros quienes emprendiéramos y montáramos el negocio”, nos cuenta José María Sancho, que fue estudiante de audiovisuales y junto a Iván Noguera fundó Integrate Media, la cooperativa familiar a la que más tarde se unirían los otros dos hermanos Sancho, y que un año después ganaría el Premio Andalucía Joven al emprendimiento. De este modo, luchando en contra de la crisis económica y la gran cantidad de oferta en el mercado, pensaron en hacer algo más novedoso y original empezando con las fotos en 360 grados.

Buscando un título que lo respaldara, José María decidió hacerse partner de Google. “No tienes que pagar nada, solamente tienes que tener una cámara en 360º con un mínimo de calidad y hacer unas pruebas con las que, si les gustan, consigues que te pongan en su listado de fotógrafos autorizados”, explica.

Google Street View llegó a España en 2012, permitiendo a todos sus habitantes poder circular virtualmente por las calles, plazas y negocios de hasta el pueblo más remoto e ignoto. Gracias a esta herramienta, cualquiera puede comprobar cómo es un hotel o restaurante antes de decantarse por él, ya que “cualquier negocio que tenga un local que se pueda visitar es óptimo para hacer un tour virtual, da igual que sea una cafetería, una oficina o una clínica”. De este modo, el cliente llama a José María, quien acude al establecimiento para ponerse manos a la obra y subir las fotos conectadas entre sí a los mapas del servidor. “Cuando son negocios, te paga el dueño por hacer las fotografías, el hecho de tenerlas alojadas no tiene coste ninguno, se almacenan y se quedan allí gratis para siempre”, aclara.

Además de esto, José María se dedica con su empresa a cubrir cuestiones culturales de la mano de ayuntamientos y otro tipo de entidades. Es este el caso del Cerro de la Encina, un yacimiento arqueológico del municipio de Monachil en el que hizo un tour virtual donde, automáticamente, se puede pasar de la época actual a 1700 a. C con una recreación hecha con la ayuda de la UGR. “Hoy en día no queda prácticamente nada, pero el contraste ocurre cuando cambias la vista y ves todo lo que había hace miles de años, se reconstruyen las casas, el poblado y el bastión, que a día de hoy es tan solo un muro”, expone José María.

Miembros de la cooperativa Integrate Media | Foto: Sara Castaño

Gracias a su trabajo y a esta herramienta “personas con diversidad funcional o ancianos, por ejemplo, pueden visitar zonas que de otro modo no podrían”. Además, en el caso de “sitios cerrados al público, con la ayuda del tour virtual se brinda la oportunidad de poder conocerlos”.

“Son muchas las ventajas, hay inmobiliarias que ya enseñan los pisos a través de un recorrido en 360 grados y conciertos que se graban de esta forma, como el que le hicimos a Lola Índigo, para que los que no puedan asistir también tengan la oportunidad de vivirlos”, menciona. Sin embargo, a día de hoy, y en Granada, todavía no está muy asentada esta idea ni trae mucha confianza a los negocios, pero, como dice este fotógrafo de 360º granadino: “Dentro de poco tiempo esto será lo normal, aunque ahora solo esté despegando”.



Se el primero en comentar

Deja un comentario