El flamenco fusión se abre paso entre el predominio de Beethoven

El Festival cierra una jornada de propuestas sorprendentes con las cinco sonatas de Beethoven y 'Gugurumbé, las raíces negras'

© Festival de Granada | Fermín Rodríguez
El espectáculo 'Gugurumbé', una alternativa diferente. | Foto: Fermín Rodríguez / Gabinete
GranadaDigitalGranadaDigital
0

Un repertorio de las sonatas de Beethoven y una propuesta innovadora de flamenco fusión se abrieron paso en los dos escenarios dispuestos para la ocasión este miércoles en el Festival Internacional de Música y Danza.

En el Patio de los Mármoles del Hospital Real, Adolfo Gutiérrez y Christopher Park interpretaron las cinco sonatas para violonchelo y piano de Ludwig van Beethoven.

El violonchelo ya había sido terreno explorado en periodos pretéritos. Pero sólo cuando el genio de Bonn se hizo cargo de este instrumento cobró sentido en toda su dimensión. En sus sonatas, su voz se hace oír ya al mismo nivel que la del piano.

Y si en el Hospital Real sonó la música clásica, en el Teatro del Generalife fue el turno de la danza. La de la Accademia del Piacere y el estreno de ‘Gugurumbé, las raíces negras’; con Fahmi Alqhai en la dirección musical, la viola da gamba, los arreglos y las adaptaciones; y Antonio Ruz en la de escena y coreografía.

La cantaora Rocío Márquez y la soprano Núria Rial lideraron una propuesta multidisciplinar acompasada con el baile de Mónica Salas, la danza contemporánea de Ellavled Alcano y la guitarra de Dani de Morón. Vanguardia, folclore y ritmos americanos fueron los protagonistas de una iniciativa que hizo las delicias del público granadino.





Se el primero en comentar

Deja un comentario