“La farmacia rural te permite un contacto más cercano con los pacientes”

Joaquín Romero Gómez es farmacéutico en un municipio pequeño, donde puede ofrecer un servicio personalizado, de calidad y a medida de las necesidades de los vecinos

El-farmacéutico-rural-1
GranadaDigitalGranadaDigital
0

Los pueblos pequeños cuentan con farmacias rurales en las que los farmacéuticos pueden ofrecer un servicio cercano, personal y cálido al paciente. Joaquín Romero Gutiérrez trabaja en una farmacia rural y eso le permite tener un contacto más cercano con los pacientes, a los que conoce, y prestar una atención a medida de sus necesidades. “El día a día te regala momentos únicos. En la farmacia del pueblo conoces a los pacientes y la historia de cada uno”, resalta. Esa cercanía contribuye a mejorar los servicios de las personas que viven en pequeños municipios.

El farmacéutico rural sigue la evolución de los tratamientos de sus pacientes y los cambios que se producen en ellos de una manera más personal e implicada, ya que convive con ellos. En muchas ocasiones, incluso fuera de la farmacia, Joaquín Romero recuerda a sus pacientes que se pueden pasar por ella para ver la medicación “aunque sea sábado”. Además, los farmacéuticos rurales tienen guardias localizadas, que significa que, aunque la farmacia cierre la persiana, cualquier persona que necesite algún medicamento de urgencia puede ir a cualquier hora para que se lo dispensen o para resolver alguna duda.

Además, cualquier farmacéutico dispone de los mismos medios en cualquier punto de Granada para poder prestar servicios idénticos en la capital o en el pueblo pequeño. Disponen de acceso directo al centro del medicamento del Colegio de Farmacéuticos de Granada para realizar cualquier consulta, en tiempo real. Igualmente, la formación y actualización de este profesional sanitario está garantizada a través del modelo de formación on line de la Plataforma del Colegio de Farmacéuticos que facilita incluso el seguimiento de clases en directo mediante su retransmisión (streaming).

En definitiva, gracias a los servicios del Colegio de Farmacéuticos de Granada, una farmacia rural tiene la misma infraestructura tecnológica y de conexión con el sistema sanitario que cualquier otra situada en la capital. Cuenta con el programa Receta XXI, la receta electrónica y el mismo sistema de suministro para garantizar la dispensación de cualquier medicamento en cualquier zona de Granada.

Farmacias rurales y despoblación

Las farmacias rurales, ubicadas en municipios de menos de 5.000 habitantes cuya economía está basada mayoritariamente en la ganadería y la agricultura, son una herramienta para compensar las consecuencias de la pérdida de densidad de población que se produce en esas localidades. El farmacéutico rural lucha contra esa despoblación aportando un servicio cercano y personal.

En España, según la Sociedad Española de Farmacia Rural (Sefar) hay 9.000 farmacias de estas características dentro del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF). En Granada, 129 municipios de los 174 que hay luchan contra la despoblación que se produce debido a la falta de oportunidades y de infraestructuras, el envejecimiento de la población o el aislamiento de servicios. Según el Instituto Nacional de Estadística, 116 municipios de Granada han perdido población desde hace 23 años, por 56 que han ganado habitantes. Es decir, los pueblos que se están vaciando doblan a los que crecen en número de habitantes.

El Colegio de Farmacéuticos de Granada, que conmemora su 120 Aniversario, trabaja con sus colegiados en la implantación de procesos y alternativas sanitarias que contribuyan a cambiar la vida de la ciudadanía, dentro y fuera de la oficina de farmacia, y es pionero en la redefinición de la profesión que se está llevando a cabo en el conjunto del país y en el conjunto de la UE.





Se el primero en comentar

Deja un comentario