Expertos destacan que la Alhambra fue una «gran fuente de inspiración» en la música del siglo XIX

La Universidad Internacional de Andalucía analiza la influencia del monumento nazarí en autores como Albéniz, Falla o Granados

Joaquín López (d), junto al también director del curso, Antonio Martín.
El doctor en Historia y Ciencias de la Música Joaquín López, junto al director del curso, Antonio Martín | Foto: Europa Press
Europa PressEuropa Press
0

El doctor en Historia y Ciencias de la Música Joaquín López ha destacado la «gran fuente de inspiración» que supuso la Alhambra para los compositores del siglo XIX, en el que el monumento granadino aparecía como «referente» del exotismo, el orientalismo y la mirada al pasado presentes en movimientos como el Romanticismo y el Nacionalismo.

Así lo ha indicado a Europa Press el citado profesor de la Universidad de Granada que, junto al catedrático de Historia de la Música de la UGR Antonio Martín, dirige esta semana el curso ‘La Alhambra, la música y las artes (III): el siglo XIX’ en el marco de los Cursos de Verano de la Sede Antonio Machado de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA).

Se trata de una propuesta formativa enmarcada en el convenio de colaboración entre esta institución y el Patronato de la Alhambra y el Generalife que se ha planteado «a más largo plazo», de modo que el ciclo se distribuye en cuatro cursos para abordar la relación entre la música y la Alhambra y, en un sentido más general Granada, desde la Edad Media hasta la actualidad.

Esta edición, en concreto, se centra en el siglo XIX, una época «realmente muy importante porque en la cultura occidental es el siglo donde se enmarca el Romanticismo y el Nacionalismo, dos movimientos culturales en los que tienen mucha importancia el elemento exótico, pintoresco, los viajeros románticos, la vuelta al pasado…».

«Y la Alhambra era como un referente, una especie de isla oriental en el propio corazón de Europa y eso hace que prácticamente en todas las manifestaciones culturales, incluida la música, sea una fuente de inspiración muy grande para los compositores y músicos y un gran objeto de interés para el público», ha comentado López.

Ha añadido que esa presencia «afectó a todos los ámbitos musicales, empezando por el género más importante del siglo XIX, que es la ópera y el teatro lírico». De este modo, «se hicieron muchísimas obras inspiradas en el mito de la Alhambra y Granada o, incluso, inspiradas en Oriente, pero que usan Granada como referente», utilizando entornos y figuras como Aben Humeya, la guerra de las Alpujarras o Boabdil y los reyes nazaríes.

«En el ámbito sinfónico, por ejemplo, hay un movimiento en el siglo XIX que se llamó alhambrismo sinfónico, en el que los autores componían obras puramente instrumentales, pero inspiradas en la Alhambra, con títulos tan sugerentes como ‘Los gnomos de la Alhambra’ o ‘Adiós a la Alhambra'», ha señalado.

El profesor ha recordado, eso sí, que se trataba de «una visión absolutamente pintoresca y exótica de la Alhambra», de manera que «no hay una inspiración real en la música árabe, sino más bien una inspiración simbólica y exótica de ese mundo», en la que el monumento nazarí se convierte en un «referente de Oriente».

Una influencia que «se dio también en la música para piano», como se puede apreciar mirando «al gran compositor de piano de la segunda mitad del XIX y principios del XX, Isaac Albéniz, para el que la Alhambra también es una fuente importante de inspiración», así como a otros nombres destacados como Manuel de Falla o Granados, ya entrando en el siglo XX.

Para profundizar en todo ello, el curso, que se celebra desde el pasado lunes y hasta este jueves en el Palacio de Carlos V de la Alhambra, se ha planteado desde un punto de vista interdisciplinar, con diversidad de enfoques en el estudio de la música. Van desde la investigación musicológica histórica a la interpretación musical práctica, pasando por la relación entre música y escena, el pensamiento y la estética musical, la literatura y las artes plásticas.

Algo que se refleja en los ponentes de esta actividad, que cuenta con 25 alumnos matriculados. «Tenemos este año, por ejemplo, un catedrático de Historia del Arte, un luthier, un pianista que ha ofrecido una conferencia-recital de música para piano inspirada en la Alhambra o un dramaturgo como Andrés Molinari», ha comentado al respecto el director.

En cuanto al alumnado, ha explicado que «el perfil del curso es muy abierto» y hay desde estudiantes de Musicología a Historia del Arte pasando por Bellas Artes o Didáctica. Se mezclan, además, quienes comenzaron la primera edición del ciclo y están repitiendo cada año y otros con un interés más específico por una época determinada.



Se el primero en comentar

Deja un comentario