Expertos alertan del riesgo de transmisión intergeneracional de la pobreza en las familias sin recursos

Son las conclusiones del estudio 'La pobreza vivida: percepciones, emociones y experiencias de niños, niñas y adolescentes en Andalucía', organizado por el Observatorio de la Infancia en Andalucía (OIA) y la Escuela Andaluza de Salud Pública

sin-hogar-vagabundo-pobreza
Una mujer 'sin techo' en Granada capital | GD
Europa PressEuropa Press
0

El seminario ‘online’ basado en el estudio ‘La pobreza vivida: percepciones, emociones y experiencias de niños, niñas y adolescentes en Andalucía’, organizado por el Observatorio de la Infancia en Andalucía (OIA) en colaboración con la Escuela Andaluza de Salud Pública, ha dejado como una de sus conclusiones una alerta del riesgo de transmisión intergeneracional de la pobreza en las familias sin recursos.

El estudio ha sido una investigación cualitativa realizada por la socióloga Ainhoa Rodríguez García de Cortázar, que recoge los testimonios y opiniones de 53 niños de varias provincias andaluzas, con edades comprendidas entre los 10 y los 18 años, de diferentes entornos sociales y con diversos orígenes étnicos.

En la investigación, estos chicos explican con sus propias palabras cómo les afecta la pobreza y las dificultades económicas en diversos ámbitos de su vida cotidiana.

Presentado por la directora general de Infancia de la Junta de Andalucía, Antonia Rubio, el debate contó con la participación de la doctora en Sociología Ainhoa Rodríguez García de Cortázar, investigadora del OIA y autora del estudio; Pilar Hidalgo, jefa del Servicio de Prevención de la Dirección General de Infancia de la Junta de Andalucía; Antonio Garrido, asesor técnico de Infancia y Salud Pública en la Consejería de Salud y Familias; Raúl Gómez, director del CEIP Ibarburu de Dos Hermanas (Sevilla) y vocal del Consejo Andaluz de Asuntos de Menores; y Gonzalo de Castro, coordinador de Investigación Social en la Fundación Educo.

Durante el webinar se defendió la necesidad de reforzar las políticas públicas que puedan influir en el bienestar de la infancia, especialmente las políticas educativas, de vivienda y de apoyo familiar.

Para Gabriela Jorquera, consejera técnica del Alto Comisionado para la Lucha contra la Pobreza Infantil del Gobierno de España, la pobreza infantil es uno de los grandes retos del país porque compromete “gravemente” el bienestar no solo de los niños, sino del conjunto de la sociedad.

Jorquera explicó que España es “el segundo país en Europa con las mayores tasas de pobreza infantil relativa y el país europeo que menos consigue reducir la pobreza de niños a través de transferencia de renta”. Pese a ello, considera que esta situación se puede revertir.

Para Pilar Hidalgo, las políticas destinadas a combatir la pobreza infantil deben llevarse a cabo de forma global, multidisciplinar e interdisciplinar, pues “la pobreza infantil no puede tratarse de modo fragmentado entre administraciones concretas, sino que nos atañe al conjunto de los agentes sociales”.

Antonio Garrido, asesor técnico de Infancia y Salud Pública en la Consejería de Salud y Familias, ha recalcado que el concepto de pobreza infantil está íntimamente ligado a la política, en concreto “a políticas que han generado pobreza”. Garrido considera la pobreza infantil como “una forma de violencia estructural que genera un enorme sufrimiento en los niños” y manifiesta cómo el estado de salud de las personas es más amplio y depende de otros factores, además de los propiamente sanitarios, entre ellos el socioeconómico.

“INEVITABLE” SITUACIÓN DE POBREZA

Raúl Gómez, director del CEIP Ibarburu de Dos Hermanas (Sevilla), con mayoría de alumnado de etnia gitana en situación de exclusión social, considera que la escuela pública es el único modo que tiene la población infantil pobre para poder romper con las dinámicas de exclusión, unas dinámicas que llevan a que muchos de estos niños asuman su situación de pobreza como “inevitable”, como una forma de predestinación, lo cual para Gómez es “terrible”.

De su lado, Gonzalo de Castro reflexiona sobre la importancia del hábitat y los entornos degradados donde vive el niño en situación de pobreza. Esta degradación, unida a situaciones de violencia en el entorno del barrio, junto con la baja autoestima de muchos de estos niños por no poder participar en igualdad de condiciones en las actividades como el resto de sus compañeros, acaba desembocando en la asunción de bajas expectativas sociales.

La publicación de ‘La pobreza vivida: experiencias de niñas, niños y adolescentes en Andalucía’, con prólogo de la Consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, está ilustrada con dibujos y pinturas del alumnado del CEIP ‘Ibarburu’, un centro escolar que convive día a día con situaciones de pobreza como las descritas en sus páginas.

En palabras de la consejera, “con este libro tenemos la oportunidad de escuchar con atención lo que nos quieren decir estos niños y adolescentes con dificultades económicas: contar con ellos es fundamental para poder diseñar e implementar acciones sociales y políticas de lucha contra la pobreza en la infancia efectivas y respetuosas con las personas empobrecidas”.





Se el primero en comentar

Deja un comentario