Estos son los siete frutos granadinos más típicos en otoño

Las acerolas, los membrillos y los caquis, entre otros, regresan para cumplir una vez más con la tradición de la ciudad

pjimage (28)
La granada, un fruto de otoño / Foto: Archivo GD
Marta Lozano
0

Con el final de la época veraniega y la entrada del otoño este miércoles, Granada se prepara para celebrar, como cada año, la feria de frutos de otoño y tortas en conmemoración a la patrona, la Virgen de las Angustias. Los siete frutos más típicos de la temporada regresan a los mercados de la ciudad para endulzar a los granadinos un año más. Se trata de productos que en otras regiones de España no existen o son poco conocidos.

Cada septiembre, la provincia acoge la llegada de la estación con un tradicional mercado de frutos que acerca al público a la gran variedad de sabores típicos de la cocina granadina. Una explosión de sabores, olores y colores única en la región que ofrece a los visitantes de la ciudad la oportunidad de conocer su riqueza gastronómica probando las nuevas sensaciones que aportan sus frutos tradicionales en otoño.

El regreso de estos frutos, para cumplir una vez más la tradición de la ciudad, llega con un propósito más este año: proporcionar beneficios para el organismo con propiedades únicas para el sistema inmunológico que son muy necesarias ante la situación de la pandemia y el cambio climatológico. Las acerolas, membrillos, azufaifas, caquis, almencinas, granadas o los nísperos de invierno son algunos de los frutos más característicos de la ciudad de la Alhambra.

Acerolas

Las acerolas (Malphighia emarginata), cerezas de las Indias Occidentales, tienen un alto contenido en Vitamina C y son el fruto de un arbusto originario de América Central que se cultiva actualmente en diferentes climas. Esta fruta, muy parecida a la manzana pero más pequeña, de color rojizo por fuera y amarillento en el interior, podría describirse como la típica baya de los libros que uno se encuentra en el bosque y recoge con una cesta. Además de poseer un olor dulzón y un sabor agridulce, la acerola tiene una gran cantidad de propiedades para nuestra salud. Esta fruta típica de la ciudad puede tomarse fresca, en zumo, helados, compota o incluso en forma de mermelada. Además, con la pandemia, esta fruta es muy saludable para nuestro organismo, porque refuerza el sistema inmunológico ayudándolo a prevenir resfriados y gripes.

Membrillo

Los membrillos (Cydonia oblonga) llegan a principios de septiembre para marcharse a finales de año. También están muy relacionados con las manzanas y las peras y son utilizados para fabricar compotas y el típico dulce de membrillo. Provenientes del membrillero con color amarillo dorado son originarios de la zona euroasiática. Algunos investigadores piensan que cuando se hace referencia a las manzanas en la historia antigua, es más probable que hablen del membrillo, que era más común en esas áreas. Estos frutos pueden comerse crudos y sin elaborar, pero también sirven para la elaboración de zumos y helados. Comer membrillo te ayudará a perder peso, cuidar tu piel, mejorar la circulación sanguínea y cuidar el sistema inmunológico.

Azufaifas

Las azufaifas (Ziziphus lotus), que pueden comerse durante los meses de septiembre y octubre, provienen de un árbol que pertenece a la familia de las Rhamnaceas y en la cultura china es conocido como dátil rojo. Este fruto se denomina como 'la fruta de la inmortalidad' por sus numerosos beneficios para la salud. Puede tomarse al natural o desecada y es rico en vitaminas y fibra con propiedades laxantes. El sabor es dulce, de pulpa harinosa y suele utilizarse para las afecciones pulmonares, la fiebre, la indigestión y la crisis hepática. Hoy en día, algunos estudios clínicos han constatado su potencialidad para el tratamiento, entre otros, de la obesidad, del estreñimiento crónico, la mejora del estrés oxidativo y el deterioro cognitivo en los ataques epilépticos.

Caqui

El caqui (Diospyros kaki), procedente etimológicamente del japonés kaki, que según su nombre científico Diospyros kaki significa 'fruta del fuego divino', es maravilloso para combatir el estreñimiento y mantener la piel sana. Puede comerse tal cual, en zumos o combinado con otras frutas y es de color rojizo o naranja. Tiene un sabor dulce, que contiene un alto valor nutritivo y gran cantidad de agua para desintoxicar el organismo. El caqui es parecido al persimón, pero no es lo mismo. Es la similitud de una pequeña calabaza físicamente, con una carne pulposa en su interior que obliga a tomarlo con cuchara, a diferencia de los persimón que deben cortarse por su dureza.

Almencinas

La mejor temporada para consumir las almencinas (Celtis australis) es a final del verano, cuando se encuentran maduras y dulces. Al principio, tienen forma de cereza, de color verde que más tarde se irá oscureciendo con la madurez hasta convertirse en un marrón oscuro o negro. Estas frutas sí son propias de la región mediterránea y tienen mucho hueso y poca carne. Contienen propiedades medicinales y suelen usarse para hacer mermelada.

El níspero de invierno

El níspero de invierno (Mespilus germanica) es un fruto que se ha consumido desde la antigüedad en toda Europa y que llegó a la Península Ibérica a mano de los romanos. Sus propiedades astringentes y la dureza de su pulpa hacía poco agradable su consumo en su punto óptimo de maduración, sin embargo después de ser recogidos y almacenados, cuando los frutos comienzan su proceso de putrefacción, era considerado todo un manjar. Este fruto aguanta más el paso del tiempo que otras frutas de la temporada, sin embargo para disfrutar el sabor de los nísperos de invierno es mucho más eficiente dejar pasar ese tiempo hasta el mes de noviembre, ya que deben pasar un período de sobremaduración, llegando incluso a pudrirse para que su sabor no sea del todo ácido y pueda disfrutarse. Este fruto es rico en Vitamina B y C y suele usarse para combatir las diarreas infantiles mediante la adicción de la piel triturada en las papillas.

Granada

Por último y no menos importante, como su nombre lo indica y, a pesar de no tener ninguna relación, la granada (Malum granatum) es, efectivamente, uno de los frutos más típicos de la propia ciudad. Esta fruta, colmada de un gran poder antioxidante, es baja en calorías y ayuda a controlar la presión arterial. Suele encontrarse en lugares áridos, ya que está rodeada de una piel gruesa que conserva perfectamente su contenido. La granada fue introducida por los árabes en España y destaca por sus propiedades beneficiosas para el aparato digestivo, que ayuda a mejorar el proceso de asimilación de alimentos. En la provincia de Granada. esta fruta es muy famosa también por el tener el mismo nombre de la ciudad.

Para algunos, el nombre de granada proviene del latino Granatum (Granado). Algunas leyendas cuentan que el nombre se impuso en un tiempo remoto, alguien que observaba admirado el atardecer en la ciudad comparó la imagen que se abría ante sus ojos con una bermellona granada abierta. El escudo de la provincia luce el símbolo de la granada. El sabor del fruto y su imagen exterior pueden compararse con la belleza de la propia ciudad.







Se el primero en comentar

Deja un comentario