Entrevista con Enrique Octavo

unnamed (2)
José Bolívar, alias Enrique Octavo, durante una actuación en directo | Foto: GD
Avatar for Med Vega
0

El pasado sábado a la salida del Aniversario de Discos Bora Bora en el que actuaron Marcelo Criminal, La Estrella de David y Enrique Octavo, asalté al bueno de José Bolívar de los últimos mentados y esto fue lo que me estuvo contando.

Pregunta: Vamos por el principio, ¿cómo y por qué surge Enrique Octavo?

Respuesta: Pues fue en 2007 que empecé a hacer canciones en castellano que había disuelto una banda en la que estaba antes que cantaba en inglés, se llamaba Mothers against drugs. Por esa época estaba en un periódico y usaba la cámara del trabajo para grabar mis canciones. Con los moviles de entonces era imposible hacerlo con un mínimo de calidad. Y lo hacía por diversión. Mi amigo Kiko de The Borderline Music me convenció para tocar en directo en una fiesta que montaba y busqué banda para actuar. De eso hace 10 años este mes. Fue en 2009 . De ser algo sin mayores pretensiones y casi secreto, se convirtió en un grupo de música al uso y hasta hoy. Me puse el nombre de Enrique Octavo porque en el grupo que estaba antes terminé por perder el poder y se convirtió en una democracia. Pensé en ponerme el nombre de un tirano o un dictador para mi proyecto en solitario que al ser un nombre propio se identificaría como si fuera seudónimo.

P: Enrique Octavo rompió con la Iglesia católica romana y con Catalina de Aragón, ¿con qué ha roto José Bolívar para convertirse en Enrique Octavo?

R: He roto cuerdas, sobre todo. De guitarra. En el grupo anterior que te comentaba solo cantaba en un inglés medio inventado y tocaba la pandereta. También bailaba y me tiraba por el suelo. Pero rompía muchas menos cosas. Empecé a actuar en directo como guitarrista con casi treinta años cumplidos. O sea, que ha sido un condicionante desde siempre. Y nunca aprendí bien a poner las cuerdas, ni a quitarlas. Eso en lo literal, pero en el sentido más metáforico de romper pues también he roto con cosas. Con convencionalismos, sobre todo y con lo que los demás ven de ti a un nivel social y en lo personal, pues con la idea del éxito y el fracaso, y cuando tenía el pelo más largo pues eso acarreó roturas con mi entorno más próximo por discrepancias estéticas y también por todo eso junto con muchas novias, claro. Como casi todos los que tienen un grupo de música, por otra parte.

P: ¿Qué ha sido, por el momento y en tu opinión, lo mejor y lo peor en la
trayectoria de Enrique Octavo?

R: Vaya pregunta. Lo mejor es siempre lo último que hemos hecho o estamos haciendo. Así que como estoy contestando esta entrevista, lo mejor que me ha pasado son estas preguntas. Esta, en concreto. Y también el concierto más reciente que hemos dado que fue con dos grupos que admiramos, La Estrella de David y Marcelo Criminal. Fue una fiesta muy guapa, de las mejores. Aun estoy bajo los efectos. Este verano dimos cinco conciertos en Santander que fueron de lo mejor también y nos dura un poco la euforia, y el punto en el que está la banda con Dani, Alberto y Rafa ahora, es de lo mejor también. Peores tengo muchos: en 2013, me robaron todos los instrumentos, en 2014 le alquilé la furgoneta a Julián, el bajista de los Planetas, para ir a tocar a Jerez y le arañé todo el lateral izquierdo en una mala maniobra, tuve que ponerle una puerta nueva o en 2016, sacamos un single y en fábrica se equivocaron y nos mandaron las copias con un grupo que cantaba en catalán y que, obviamente, no éramos nosotro. Por decirte algunos aunque siempre lo peor ha sido cuando algún componente de la banda ha tenido que dejarla por motivos personales, casi siempre por temas de amor, y sufres la ruptura tú también y lo pasas mal por él y por ti, y por el grupo.

P: José, ¿qué es para ti la libertad?

R: Es algo muy personal pero creo que para definirlo en general, diría que es no tener deudas. De ningún tipo. Ni deuda económica ni emocional o a otros niveles, kármico incluso si quieres. Ser libre es, simplemente, no deberle nada a nadie. Nosotros como grupo somos libres porque tenemos nuestro propio sello, nuestro estudio y llevamos el management y los conciertos. Lo hacemos como queremos y nadie nos dice cómo hacerlo o nos pone límites. Pero la libertad no sale gratis por más que seas un ferviente defensor de ella. Dentro del grupo, los músicos son también libres. Les pongo las canciones y les doy un apunte sobre la intención, que si es melancólica o enrabietada pero poco más. Ellos la interpretan a su manera y son libres. Y hacen lo que quieren, casi siempre en beneficio del resultado final. No son robots a los que puedo programar. Y las canciones no suenan siempre igual. Pero como somos libres, pues no tenemos que hacerlas siempre igual. Hay grupos que si los ves dos noches seguidas, el concierto es idéntico y perfecto en la ejecución. Con Enrique Octavo no damos dos conciertos iguales porque no tenemos por qué hacerlo y tampoco tengo claro si nos saldría.

P: Atendiendo a las letras de tus canciones me asalta la siguiente pregunta, ¿cuántas chicas te han dejado? ¿cómo estás?

R: Me hacen mucha gracia tus preguntas. Son muy buenas. Pues a ver. Las letras son palabras textuales que me dicen las chicas a mí. Se quedan en mi memoria y al final, compongo una canción con eso. Y al poner en mi boca la frase que me dicen, se entiende como si fuera yo el que reprocha, pero es al contrario. Por ejemplo, en el último disco, hay una que se llama «Dejarlo bien» y es un mensaje de whatsapp textual que recibí al final de una relación. Sobre lo de quién deja a quien, me parece que es infantil entrar en ese debate. Todas las guerras son una estupidez, pero sobre todo las de ego. Sobre las chicas que me han dejado, pues habría que preguntarles a ellas. Ahora, estoy bastante bien. Espero que se note eso en las letras del próximo disco.

P: ¿En qué consiste el proceso creativo para Enrique Octavo? ¿Cómo te enfrentas a la página en blanco?

R: No me enfrento a la página en blanco porque no uso papel. Mi proceso creativo es un poco peculiar. Tengo la máxima que si yo no soy capaz de recordarlo, de memoria, ¿cómo se va a aprender la canción alguien que la escucha en la radio de pasada? Por eso, nunca escribo las letras. Las memorizo. Esto me ha generado muchos más problemas de los que puedas imaginar, sobre todo a la hora de doblar voces en el estudio, con nuestro productor Paco Loco. Un saludo, Paco. Que claro, al no escribirlo pues…. Se complica el proceso. Grabando el último disco, y ante la presión de Paco y de mis propios compañeros, accedí a escribirlo todo el último, para no tener que escucharlos protestar más. Pero no miraba a los papeles. Lo de grabar voces siempre ha sido un infierno, por esto y por todo lo demás.

P: Enrique Octavo para un servidor es Rock Underground, ¿cómo lo calificarías tú? ¿De que influencias bebe Enrique Octavo?

R: Me encanta lo de rock underground porque yo también lo veo así. A mí me gusta la música como aficionado desde adolescente. Hacía un fanzine y me iba a las pruebas de sonido a entrevistar a los grupos. Con veinte años y mi grabadora de cinta pequeña. Y cuando eran ingleses o americanos, lo pasaba fatal para entenderlos del todo. Creo que aprendí mucho de eso. Aunque el grupo lo montase diez años después y sobre las influencias, pues intentamos que lo nuevo que hacemos sea ´más agradable de escuchar en general. A veces hemos sido demasiado ásperos, por decirlo así. No queremos ponerlo más dificil de lo que ya es. Y del próximo disco, hemos hablado de que sea feliz. Que no sea tan triste y resentido como los anteriores. Que luego lo tenemos que tocar en acustico con dos guitarritas y se nos cae el alma a los pies. Y porque en general, la vida tampoco es tan mala. Es un poco como te la tomes. Queremos tomarlo todo con un talante más constructivo y hacer menos drama. Pero ya veremos qué sale.

P: ¿Cómo se enfrenta José Bolívar al elogio y a la mala crítica? ¿Cómo lidias con el hater si es que te ha tocado alguno con el que lidiar?

R: Lo malo es que te ignoren. Las críticas sean buenas o malas, son un logro para un grupo como nosotros. Que funcionamos con autogestión. No entiendo el odio hacia nosotros y tampoco tengo claro que exista, sospecho que necesitamos mayor status para que nos odien más aunque no creo que puedan hacerlo mejor. Nuestra propuesta es radical en muchos aspectos, y en otros, no pero sabemos y somos conscientes de su alcance. Si buscásemos otros objetivos, no lo haríamos así. Odiar es feo y preferimos que nos amen pero no les culpamos de lo que sienten.

P: ¿Cuáles van a ser los próximos pasos de Enrique Octavo? ¿Qué podemos esperar vuestros seguidores? ¿Tendrá “Mirar las vistas” continuación en breve?

R: Estamos con ello. Tenemos una canción nueva que el otro día la tocamos o medio la improvisamos en directo. Se llama «Más cosas bonitas» y la he compuesto hace poco. La tocamos el otro día. Puede que el nuevo disco se llame así: «Más cosas bonitas». Es un poco engañoso como título porque nosotros nunca hemos hecho nada bonito así que es imposible que haya más. Pero por otro lado, como te decia, es cierto que nunca hemos tenido mucha aceptación pero nos han pasado muchas cosas bonitas yendo a tocar por ahí, conociendo gente… Cosas bonitas, a secas. Que no es poco. Y que nos sigan pasando, es la idea. Pero ya te digo, al final esa letra es irónica y la vida y el mundo de la música es de todo menos bonito, así que tampoco hay expectativa. Ni fecha de grabación, ni planes cerrados. Pero estoy tocando el piano, sacando ideas… Sobre todo, tenemos ganas. Y eso siempre es bonito, a pesar de todo lo demás

P: Después de toda tu andadura musical y vital, ¿qué sabes ahora que te hubiera venido fetén saber cuando decidiste dedicar a la música? ¿Qué le dirías a un jovencísimo José Bolívar que coge una guitarra por primera vez con intención de publicar y compartir su música?

R: Aprende a poner bien las cuerdas me diría a mí mismo de joven y me habría venido fetén. Pero no te creas que sé tantas cosas y tampoco cambiaría nada. Estoy bastante orgulloso de lo que hemos hecho. A pesar del resultado. Con la perspectiva del tiempo, quizá delegar ciertos asuntos, los temas comerciales, la venta, poner el disco en el mercado, o tratar con tiendas, la parte del negocio o llámalo como quieras… No lo hemos hecho demasiado bien, es un dato objetivo. Pero no pasa nada. Ha sido nuestro camino. Es más largo quizá o tiene más piedras pero ha sido el nuestro. Poco a poco nos vamos profesionalizando en la medida que podemos pero es un sector muy complejo y competitivo. Como tantos otros oficios, aprendes haciéndolo. Y hay más gente en lo mismo, y haciéndolo mejor. Es así pero seguimos aprendiendo que es lo guay para la edad que tenemos. Lo mejor de todo es que seguimos haciéndolo.

P: Servidor cree que el panorama musical andaluz goza de bastante buena salud, En tu opinión, ¿qué bandas contemporáneas te parecen verdaderamente interesantes? Y por el contrario, ¿qué bandas te parecen una auténtica tomadura de pelo? Venga, mójate y no me mentes a los grupos tributo para salir del paso…

R: A los grupos tributo les haría pagar tributos, sobre todo. Que viven de repertorios ajenos y la mayoría no paga por ello, como está estipulado. Pero oye, son compañeros al fin y al cabo, bastante tienen con lo que tienen. Es el público de los grupos tributo los que realmente son a los que toman el pelo o los que nos toman el pelo a nosotros o a sí mismos. A esos les dijo desde aquí, que es imposible revivir la emoción que sintieron escuchando algo veinte años después hecho por imitadores malos o muy buenos, pero siempre imitadores. Ni siquiera el grupo original les hará sentir lo mismo. Aunque digan que han resucitado. El paso del tiempo es un tema central en la literatura y en el arte, en extensión. Que eso nunca será comparable con sentir la emoción original. Basta de concesiones a la nostalgia. Y en especial, la nostalgia de lo no vivido. Y a lo que ibas tú en la pregunta de poner mal a compañeros… Pues he sentido muchas veces que me tomaban el pelo. Como espectador. Con The Tallest man on earth, en un concierto en el teatro Cajagranada, el tipo estaba super descentrado. Los finales los alargaba y dejaba un silencio de un par de segundos hasta el último guitarrazo de cierre. Cada vez más solemne. Cuando empezó a hacerlo en todas las canciones y cada vez más largo, yo empezaba a aplaudir antes de tiempo. Y le jodió de verdad. Y lo alargo más a la siguiente y yo, desde mi butaca, aplaudí antes. Algunos entre el publico lo notaron y criticaron mi actitud con silbidos en plan: «Déjale terminar al muchacho» pero al final conseguí a mi manera alterar esos finales ridiculos. Es solo un ejemplo. De compañeros andaluces que me gustan hay muchos. Creo que a nivel nacional somos de lo mejor, para el PIB que manejamos. Granadinos te diría algunos los que nadie conoce como Ñaps o Ramper y escucho mucho a Ayax y Prok, de otras provincias, los Copa Turbo de Almeria me parecieron siempre que iban por delante, y me gustaron mucho en su momento Profesor Popgsnugle y en Malaga, siempre he seguido a Airbag y de Sevilla, los All la Glory los vi hace poco en vivo y tienen nivelazo y hay grupos nuevos como Asociacion de vecinos o Martes niebla que los puse en mi programa de radio y la escena de Andalucia Uber alles, con bandas muy buenas como La Urss, por decir uno, en Cordoba me gustaban The Aftersuns y el disco Sensazione de Flow, que lo escuché mucho, de Cádiz me quedo con los Jaguares de la bahia y de Huelva, con Se permiten submarinos. Y que no me gusten hay muchos, claro… Me mojo para mal en el revival del rock andaluz, que no va mucho conmigo. Nunca escuché Triana ni me gustaron. El flamenco no me interesa nada y la copla, tampoco. Pero todo esto es un juicio de gusto, no de valor.

P: También tienes una faceta radiofónica junto a Lucía de OVNI, ¿qué nos puedes contar sobre esto? ¿para cuando un late night o algo así protagonizado por vosotros dos?

R: Creo que podríamos hacerlo en TG7, la televisión municipal o un show en plan youtuber, lo que pasa es que nos ha pillado mayores lo de volcarse en el entorno internet… Lo de la radio pues es solo que me sorprende mucho que no suene la música en la radio que va a sonar en directo en la ciudad. Tenemos tan asumido que la radio es una mafia que pensamos que eso es publicidad, pero no lo es, es información. Que suene simplemente. Y no suenan las canciones enteras, no nos daría tiempo. Ponemos una pincelada pero de todo lo que va a sonar ese fin de semana en vivo. Nadie lo hace. Obvio, por intereses comerciales. Y Lucía se encarga de la agenda de saraos que la controla como nadie. Hemos informado de todo tipo de eventos, desde talleres de alimentación para el ciclo menstrual hasta cursos de ganchillo. Lo pasamos bien y nos divertimos. Y suena la música que va a sonar en directo. Algo que me motiva bastante para como está el panorama.

P: De lujo. Ahora la preguntita para terminar, ¿qué te gustaría que te preguntasen en una entrevista y que no te preguntan jamás? Ya puestos, respóndete a ti mismo y aquí paz y después gloria.

R: Me gustaría que me preguntaran más por las portadas, que las he hecho yo todas y en especial, por la del tercer disco que salía mi gato Canelita, que creo que le gusta que hable de él en las entrevistas y vive conmigo en Abeto 5 que es mi casa y también va a ser el nombre del estudio de grabación que estoy montando poco a poco para grabar a otros grupos. Que es algo que espero empezar a hacer a partir del año que viene.

Agradecimiento infinito José, todo lo mejor y nos vemos por los bares.



Se el primero en comentar

Deja un comentario