El Defensor de la Ciudadanía y el cura de la Barriada de la Paz se encierran por los cortes de luz de la Zona Norte

La estancia en la Iglesia de prolongará hasta el domingo en solidaridad de los miles de vecinos afectados, con la intención de "ablandar el corazón de Endesa"

Encierro
Manuel Martín y Mario Picazo con los vecinos momentos antes del encierro | Foto: GD
María GonzálezMaría González
0

El Defensor de la Ciudadanía, Manolo Martín, y el cura de la Barriada de la Paz, Mario Picazo, se han encerrado este lunes 30 de septiembre en la Iglesia de San Francisco y tienen la intención de permanecer allí hasta el próximo domingo. Los cortes de luz de la Zona Norte y la situación desesperada que viven los vecinos les han llevado a tomar esta solidaria decisión.

No estarán solos, ya que durante toda la semana los acompañarán profesores de Universidad de Granada que darán sus clases con los alumnos, activistas y todos los vecinos que se han ofrecido a llevarles todo lo que necesiten en esta semana de encierro.

Los vecinos del distrito Norte se agolpan en la puerta de la iglesia, no sólo para acompañar a Martín y Picazo, sino para decir «¡Basta!» a la situación que viven desde hace ya varios años. «No sólo hay cortes de luz, es que han disminuido el servicio y se han llevado los transformadores. La marihuana es la excusa, es mentira, hay muchos más barrios con el mismo problema pero es la Zona Norte la que se ve afectada de esta forma» denuncia Beatriz Ramírez, vecina del barrio.

El Defensor de la Ciudadanía ha explicado que ha pedido vacaciones para poder permanecer estos días en la Iglesia, y solidarizarse con los vecinos que no pueden acudir. “Estamos aquí como protesta pública, para denunciar la dejadez de un barrio que se trata como si fuese el trastero de Granada y lo peor, que no se le escucha. Es indecente y repulsivo. Hay que ablandarle el corazón a Endesa”

“Nadie hace nada. Esto va de mal en peor, el principal problema que vive la ciudad de Granada son los cortes de luz de la Zona Norte. Esto se ha convertido en una emergencia humanitaria y social y hay que decirlo alto. No podemos permanecer callados” 

Apuntan a más de 10.000 las personas afectadas. Durante el mes de agosto, una zona de Cartuja no ha tenido ni 22 horas de luz en todo el mes. Lo que se traduce en menos de una hora de luz al día. “Más de cuatro años llevamos con esta situación. No entendemos porque tenemos que justificarnos de pagar la luz cada mes y sin embargo no tener servicio” reclama una vecina afectada del barrio de la Paz.

A la intervención del Defensor de la Ciudadanía, se unió el párroco Mario Picazo, que sufre los cortes de luz en primera persona. “Los protagonistas son los vecinos de la Paz. Muchos podrían dar su testimonio, pero debido a que muchos no pueden ni salir del barrio nos vemos en esta situación de prestar humildemente nuestra voz. Queremos justicia para todos ellos y con el silencio estamos provocando todavía más problemas”

«Esa gente quiere vivir con dignidad, pero no les dejamos, a la sociedad les interesa este tipo de situaciones», ha advertido el sacerdote

Una situación que tildan de “crónica”. Tras varias manifestaciones, mesas intersectoriales y denuncias, desde Endesa no han puesto ninguna solución. “Ha habido muchas mesas, acuerdos, pero realidades ningunas. Hay familias que han tenido que comer en la calle porque no podrían encender el frigorífico. No interesa, el distrito se ha convertido en un trastero en el que echamos todo lo que estorba. Por eso reclamamos a las autoridades que tomen cartas en el asunto”

Respecto a la postura de las instituciones Martín ha remarcado que “a pesar de que existe voluntad y apoyo, obras son amores y no buenas razones. El problema no es fácil, pero hay que sentarse y poner una solución eficaz”

Para finalizar, el Defensor de la Ciudadanía volvía a repetir la cita del histórico Diamantino García, el llamado ‘cura de los pobres’: “No hay causas perdidas, hay causas difíciles, pero como son tan justas, algún día las ganaremos”

Admitida a trámite la demanda

El encierro llega después de que el Juzgado de Primera Instancia número 15 de Granada admitiese a trámite la denuncia colectiva presentada por los vecinos y asociaciones el pasado verano, alegando que desde Endesa no se están respetando los derechos fundamentales de los afectados.

En el decreto se admite a trámite la demanda y se fija la cuantía de procedimiento en 18.000 euros, dando traslado de la demanda a Endesa y a la Fiscalía un plazo para contestar de 20 días.



Se el primero en comentar

Deja un comentario