En campaña con… Luis Salvador (Ciudadanos): “No nos planteamos otro resultado que no pase por estar en el gobierno”

"La alcaldía pasa por dos cosas: que Cuenca y Cambril no sumen 14 concejales y que tengamos más votos que el PP, y las dos cosas son factibles" | "El mandato que ha terminado ha estado lastrado por lo peor del bipartidismo, que es la corrupción"

EN CAMPAÑA CON LUÍS SALVADOR CIUDADANOS Dani B-5
Luis Salvador graba un vídeo de campaña en la calle Zacatín | Foto y vídeo: Dani Bayona
Guillermo OrtegaGuillermo Ortega
0

Luis Salvador acaba de llegar a la Fuente de las Batallas, donde se fijó la cita con GranadaDigital. Está esperando a que nuestro audiovisual comience a grabar y llega a saludarle una mujer. El candidato le da dos besos y le dice: “Aquí estoy, en la batalla”. En fin, como juego de palabras los hay mejores, pero tampoco está mal del todo.

En la entrevista habla como si tuviera una ametralladora en la boca. Después, mientras toma un café, es igual de veloz. Si normalmente es enérgico, en la recta final de la campaña alcanza ya la hiperactividad. “Pero es que no podemos parar, tenemos la alcaldía ahí al lado y hay que empujar”, justifica, y un instante después vuelve a la carga. En un cuarto de hora escaso en la cafetería le da tiempo a hablar de la “maldad” que algunos están difundiendo sobre un supuesto pacto secreto entre él y Sebastián Pérez para repartirse la alcaldía de Granada y la Diputación Provincial, algo que niega categóricamente; también sobre lo “anticuado” que está ya hablar de izquierda y derecha; sobre la necesidad de “seguir creciendo uniendo a nuestro proyecto a gente sensata” y hasta comenta sobre el jamón asado del Bar Ávila y del sargazo que ahoga las playas del Caribe.

Dice que duerme entre tres y cuatro horas al día, que rara es la noche que pilla el sueño antes de las 3 y que procura compensar si puede con algunos minutos de siesta porque revitaliza y porque no le gusta transmitir una imagen demacrada. Su aspecto siempre le ha importado, no es ningún secreto.

Hablar y desbrozar los mensajes no le cuesta trabajo. Asegura que sí es más complicado estar en todos los frentes, pendiente de los detalles “y atendiendo las demandas de los que están en la campaña”, que serán unos cien, “entre fijos y discontinuos” y que coinciden, cuando se acercan al candidato, con el típico tono de quien no quiere molestar, en que “será sólo un momento”. Lo malo es que a lo largo de una mañana se juntan decenas de “momentos” y eso, confiesa, le hace parecer a veces “como un tentetieso, yendo de aquí a allá”.

Trabajo, besos, abrazos y vídeos

De vuelta a la Fuente de las Batallas, porque hay rueda de prensa. Luis Salvador besa y abraza a casi los periodistas (él es mucho de dar besos y abrazos), hace su trabajo, lanza su mensaje y se queda después con un grupo de colaboradores porque toca grabar un vídeo, éste para difundirlo por redes sociales.

Toca buscar emplazamiento porque la fuente no les termina. El grupo pone rumbo a Bib Rambla y camina a paso de legionario. Una vez allí, el cabeza de lista dice que no, que el sol le da en la cara “y luego salgo como el otro día, naranja del todo, que parece que vengo de la Unidad de Quemados”.  Una acompañante trata de quitarle hierro a la cosa y recuerda que el naranja es el color corporativo. No queda claro si la ha escuchado o no; ya se dirige a la calle Zacatín, tan deprisa como de costumbre. Andar rápido es, por falta de tiempo para algo más, el único deporte que practica en campaña un hombre que suele frecuentar el gimnasio.

El vídeo se rueda ante la perplejidad de decenas de turistas que pasan por allí. Luis Salvador ni se inmuta. En esas tareas, hasta quienes no le tienen en muy alta estima política coinciden en que es un profesional. Revisa luego las imágenes y, una vez aprobadas, parte de nuevo a la carrera hasta La Caleta, donde toca repartir propaganda. Es un día agitado: después hay debate en televisión, más reparto y, ya por la noche, ver al Granada por la tele, que se juega parte del ascenso en Albacete.

El candidato reparte propaganda en La Caleta

El puesto de La Caleta está profusamente adornado de globos naranjas y allí hace campaña a la vieja usanza, repartiendo panfletos, charlando con los paseantes y pidiendo el voto sin ambages. Abundan los mayores sentados en banco, personas con bastante tiempo libre que gustan de pegar la hebra con alguien. El candidato, que momentos antes era todo prisas, se lo toma ahora con calma y departe con tranquilidad. Igual no llega a sus oídos, pero uno de los presentes le dice a otro: “Ese partido es el futuro de Granada”. A lo que el otro responde: “Y de España”.

Un proyecto trascendente y potente: lo mejor para “nuestros hijos y nietos”

En su discurso no se anda con medias tintas: es Ciudadanos o nada, no contempla otra opción. “Ha llegado el momento de hacer un proyecto trascendente para Granada; no podemos seguir con el freno de mano echado y con propuestas inadecuadas y que no llegan a ningún lado. Nosotros, en cambio, tenemos un programa potente para revitalizar Granada, para que nuestros hijos y nuestros nietos tengan futuro”. Es curioso, pero ese latiguillo de “nuestros hijos y nuestros nietos” lo repetirá tres o cuatro veces a lo largo de la entrevista.

Luis Salvador asegura que concurre con un único objetivo, que es la alcaldía, y explica que, para eso, hacen falta dos cosas: “Por un lado, que la suma entre Cambril y Cuenca no logre mayoría absoluta. Por otro, que nosotros tengamos más votos que el PP. Es factible conseguir lo uno y lo otro”, remacha.

Para el alcaldable, ni el PP ni el PSOE presentan nada apetecible para los granadinos. “Cuenca dice que todo funciona, pese a las muchas desigualdades que sigue habiendo en la ciudad. Sebastián Pérez, por su parte, quiere volver a lo que ya hemos visto y él también vio, porque era presidente de su partido cuando Torres Hurtado era alcalde y ya sabemos cómo acabó todo”.

El que termina ha sido, para Salvador, un mandato “lastrado por lo peor del bipartidismo: la corrupción y la negación de unos con otros”. Repasa lo ocurrido y recuerda que “comenzó con la detención del alcalde y la concejal de Urbanismo” y siguió con el relevo en la alcaldía, que Ciudadanos apoyó, pero con una “ruptura de lazos” posterior por parte del PSOE, “que no contó con nadie y ha gobernado a golpe de decreto”.

Un alcalde que, hace hincapié, también está imputado “pero no se quiso ir, con lo que nos vimos en la obligación de reprobarle. También están imputados seis concejales del PP, lo que refuerza lo que digo de que ha sido un mandato marcado por la corrupción”, insiste.

Contra “proyectos irrealizables” y frente al “todo va bien”

Habla también de los proyectos “irrealizables” que presentan Cambril (no nombra en ningún momento a la confluencia que encabeza, sólo le llama por su primer apellido) o Sebastián Pérez. “Uno pretende abrir Reyes Católicos, lo que está fuera de la realidad, y otro dice de hacer un túnel en una obra larga y desproporcionada”. Para completar el panorama, vuelve a presentar al candidato socialista como “la persona que no quiere proyectos, que dice que todo va bien”.

En la Fuente de las Batallas, por terminar donde se empezó, hay un panel que informa del nivel de contaminación del centro, que suele ser alto. Ahora que todos los partidos anuncian medidas medioambientales, es cuestión de saber qué piensa él. “El PP gobernó 13 años, el PSOE lo ha hecho luego otros tres, y ninguno ha tomado medidas en todo ese tiempo. ¿Por qué íbamos a creer las que ahora presentan?”, se pregunta, para añadir que Ciudadanos plantea “cinco parques periurbanos, una red de senderos, pulmones verdes para la ciudad y la plantación de 3.500 árboles, entre otras cosas”.

 

 

 

 



Se el primero en comentar

Deja un comentario