‘El sombrero de tres picos’ se acerca a niños en riesgo de exclusión social

Fundación laCaixa, Ayuntamiento de Granada y Fundación Archivo Manuel de Falla clausuran los talleres donde los niños han aprendido diversas manifestaciones artísticas

Falla buena
Los niños han participado en la clausura de las actividades en el taller | Foto y vídeo: Javier Gea
GabineteGabinete
0

El arte, en cualquiera de sus manifestaciones, debe ser para todos. Es la premisa de la que han partido la Fundación Archivo Manuel de Falla, la Fundación ‘laCaixa’ Obra Social y el Ayuntamiento de Granada para acercar el ballet en general, y la obra El sombrero de tres picos en particular, a menores en riesgo de exclusión social.

La iniciativa ha sido clausurada en el Taller de Artes este jueves 18 de julio por la concejal de Cultura de Granada, Lucía Garrido; la gerente de la Fundación Archivo Manuel de Falla, Elena García de Paredes; la directora de Área de Negocio de Caixabank, Mar Porcel; la gestsora territorial de Fundación laCaixa, Patricia Maldonado; y el director del Auditorio Manuel de Falla, José Luis Carmona.

La actividad didáctica ha estado dirigida a niños de entre 8 y 12 años y se ha desarrollado a lo largo del mes de julio en diversos espacios del Centro Cultural Manuel de Falla. Allí se les han diseñado actividades “íntimamente relacionadas con las ideas que subyacen en el ballet original”, de cuyo estreno se cumple ahora un siglo, y han podido experimentar “su propio proceso creativo y artístico”.

Por ejemplo, se ha abordado la figura de uno de los principales personajes de la obra literaria de Pedro Antonio de Alarcón, el corregidor. Su figura “se usó como motor para trabajar la prevalencia de la dignidad humana por encima de la subordinación, haciendo hincapié en que, en la lucha por los derechos de todos, la unión y la cohesión entre las personas es más fuerte que el poder de una sola”, resaltan los organizadores.

Además de esos valores, los niños han podido aprender el manejo de instrumentos y hasta a construirlos “utilizando simples cáscaras de nueces y un poquito de maña”. De camino, experimentarán “el sentido del reciclaje que nos ha llevado a usar botellas, cucharas, cubos o tiestos como instrumentos potenciales en las celebraciones populares”.

También, a través de disciplinas como el diseño y la costura, se emuló la famosa escena final del manteo del corregidor, como símbolo del escarmiento y la justicia del pueblo. Eso, en la obra, queda bien patente en el símbolo del pelele.

Los niños, partiendo de juegos tradicionales, melodías populares y canciones de trabajo, exploraron también la música de tradición oral a través de objetos construidos por ellos mismos. Así se introducirán “en el universo sonoro de la infancia de nuestros abuelos”.

El taller iha incluido además actividades de pintura y una aproximación al llamado teatro de sombras, donde “la danza, la escenografía y la música se reúnen en un gesto plástico-musical que celebra la proyección misma de la pantomima exclusiva de El sombrero de los tres picos”.

Las obras que se hagan en el taller serán expuestas, como en años anteriores, en la sala de exposiciones del Centro Cultural Manuel de Falla. El proyecto ha contado con la valiosa colaboración de las asociaciones Alfa Almanjáyar en Familia, Aldeas Infantiles SOS, Integración para la Vida (Inpavi) y Genoma 22.



Se el primero en comentar

Deja un comentario