El reto de la ‘subida a seis tresmiles’ de tres granadinos ostomizados

Antonio, Juan y Vicente fueron intervenidos de cáncer de colon y tienen una bolsa en el abdomen que nos les impide “hacer vida normal” y afrontar este desafío

asociacion ostomizados subida pico del caballo
Subida al pico del Caballo | Foto: Remitida
María José RamirezMaría José Ramirez
0

“La gente que tiene ostomía puede hacer vida normal”, eso quieren mostrar tres granadinos que han puesto en marcha el reto de la ‘subida a seistremiles’, concretamente al Veleta, Elorrieta, el Caballo, los Machos, Mulhacén y Alcazaba. Antonio Hermoso, Juan Cobo y Vicente López han sido intervenidos de cáncer de colon y tienen colocada una bolsa con un orificio en el abdomen por donde dar salida a la orina o heces, que está adaptada a su cuerpo. Los tres forman parte de la Asociación de Ostomizados de Granada, Aogra, son amantes de la montaña y llevan a cabo este desafío. “No todo el mundo puede hacer lo que nosotros hacemos, evidentemente, pero queremos que cada persona ostomizada se plantee diferentes retos y diga ‘puedo hacerlo’ después de la cirugía, que suele ser complicada, porque podemos hacer nuestra vida normal”, señala Antonio Hermoso a GranadaDigital.

“Hay mucha gente con ostomía que no se atreve a hacer casi nada y queremos demostrar que no es un problema, que el problema es la enfermedad, y que la ostomía nos ha solucionado el problema de esa enfermedad, que en este caso fue cáncer de colon”, indica Antonio. Este granadino recuerda que, a raíz de la cirugía y la colocación de la bolsa, tiene que tener “ciertas precauciones” pues tiene “más posibilidades de desarrollar hernias abdominales” y, además, tiene “menos intestino”, lo que le hace “ser más cuidadoso con la alimentación”, pero, en general, asegura que no tiene “más limitaciones que las personas que no han pasado por un proceso así”. Antonio, de 59 años, junto a Juan y Vicente, de 56 y 54 respectivamente, han subido ya el pico Veleta, el Elorrieta y también El Caballo.

“Con la bolsa a lo más alto” de esos tres picos de Sierra Nevada y ayudados de crampones por las zonas con nieve, estos tres granadinos pacientes ostomizados han realizado ya la mitad de su reto. “La excursión al Elorrieta fue dura y exigente, con crampones y unas seis horas y media de duración”, comenta Antonio. Esta próxima semana tienen previsto subir a Los Machos por el Veleta, “que será una ruta más larga, de unas siete horas y media de duración aproximadamente”. “Se está yendo la nieve a mucha velocidad y la hacemos con crampones. En la loma sur no hay nieve, pero en la parte alta sí y nos los ponemos”, indica.

La segunda semana del mes de abril, Antonio, Juan y Vicente subirán al pico Mulhacén y al Alcazaba en dos días seguidos, rutas con las que completarán su reto ‘subida a seis tresmiles’. “Tenemos previsto que sea jueves y viernes. Iremos por Capileira y subiremos al Mulhacén y al Alcazaba. Dependerá un poco del tiempo, porque si es malo, tendremos que aplazarla”, comenta Antonio.

Estos tres granadinos animan a las personas ostomizadas que les guste hacer senderismo a practicarlo, porque reiteran que pueden “hacer vida normal”. “Nosotros estamos acostumbrados a la montaña y vamos bien, pero la idea es que se incorpore alguien más que esté ostomizado, que ha pasado por una situación similar a la nuestra, que le hayan operado de cáncer de colon o de otra enfermedad que le haya obligado a quitarles algún trozo de intestino y tenga que llevar una bolsa. La funcionalidad ya es artificial, con un dispositivo en el abdomen, pero no tenemos ninguna dificultad más allá del cansancio físico que supone porque son retos, muchas horas de alta montaña, con nieve… Y es muy duro, hayas tenido o no una enfermedad”, asegura.

Antonio recuerda que los primeros meses tras la operación de los pacientes ostomizados “son muy complicados”, pero luego el cuerpo “se adapta a vivir  con una ostomía y llega un momento en el que no es un problema, salvo para un porcentaje muy pequeño, debido a su patología o el tipo de cirugía que le han practicado o por donde le han puesto la bolsa, en zonas con pliegues o al lado del ombligo, donde sí suelen tener problemas con los dispositivos, pero eso es un 1%, pues la mayoría de las personas recuperan su vida”.



Se el primero en comentar

Deja un comentario