El problema informático que afectó a miles de tarjetas sanitarias en Granada, resuelto

Durante una semana ha habido caídas del sistema que han impedido que a muchos pacientes les dispensaran los productos que necesitaban

farmacia medicamentos
Interior de una farmacia de Granada | Foto: Archivo GD
Guillermo OrtegaGuillermo Ortega
0

El problema informático que desde finales de la semana pasada ha impedido que las farmacias granadinas dispensaran medicamentos a miles de usuarios se ha resuelto. Las tarjetas sanitarias del Servicio Andaluz de Salud ya vuelven a funcionar con normalidad tanto en Granada como en el resto de Andalucía.

Así lo ha confirmado a GranadaDigital María José Ferrer, directora del Centro de Información del Medicamento, que ha precisado que la última caída del sistema se produjo antes del mediodía del jueves 25 de julio. Desde entonces ya no ha habido más incidencias salvo una parada planificada, de la que la Consejería de Salud y Familias avisó al Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, y que duró entre las 22,15 y las 23,00 horas, un periodo en el que las farmacias tienen escasa actividad y que se utilizó para que el organismo dependiente de la Junta terminara de migrar todas sus comunicaciones a otro operador.

Ese cambio de operador se estaba produciendo desde el 18 de julio. Sin embargo, durante una semana entera se produjeron frecuentes caídas del sistema, en ocasiones muy duraderas, que provocaron el enojo de farmacéuticos y usuarios. En todo ese tiempo, según resaltó a GranadaDigital María José Ferrer, las farmacias no recibieron “ningún tipo de información sobre cuánto va a durar esta situación” y sólo sabían que, de repente, se quedaban sin conexión.

Los problemas comenzaron a detectarse en lo que se conoce como la interoperabilidad, el sistema que permite que un usuario, con independencia de la comunidad autónoma en la que resida, pueda obtener medicinas usando su tarjeta sanitaria en otra región. Un granadino puede disponer de lo que precise si está de viaje en Cataluña y viceversa. Pero a finales de la semana pasada se dieron casos de personas que estaban de vacaciones en la Costa Tropical o en La Alpujarra y a los que no les sirvieron sus tarjetas de otras comunidades autónomas.

Este fallo es atribuible al sistema que gestiona el Ministerio de Sanidad, pero a principios de esta semana se reprodujo ya exclusivamente para los poseedores de la tarjeta sanitaria que gestiona la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía. Se produjo una caída del sistema masiva que duró entre seis y siete horas y afectó a la que se conoce como Receta 21, la receta electrónica asociada a la referida tarjeta sanitaria. En esa tarjeta, el paciente tiene registrados los medicamentos que deben serle suministrados en la farmacia. Si no se puede leer el contenido de la tarjeta, como es el caso, hay que recurrir a otras vías para conseguirlos.

Porque existe un protocolo para estos casos, resalta María José Ferrer. En caso de caída masiva del sistema se puede proceder a la dispensación manual, para lo que sirve tanto la receta manual (la tradicional, de toda la vida) o la hoja de instrucciones que por obligación el centro de salud debe proporcionar al paciente (otra cosa es que siempre lo haga) y en la que el doctor menciona los productos que deben ser dispensados e imprime las instrucciones que debe seguir el farmacéutico.

Quienes llegaron a la farmacia con alguna de esas dos cosas, no tuvieron problemas. Los que sólo acudieron con la tarjeta sanitaria, salvo casos aislados en los que los farmacéuticos los conocieran bien y, por decirlo de alguna forma, se fiaran de ellos, tuvieron que volver a su centro de salud (o a un hospital, porque los centros no están abiertos todo el día) y conseguir una receta manual o una hoja de instrucciones. Una tarea que con seguridad les requirió bastante tiempo.

 

 

 



Se el primero en comentar

Deja un comentario