El principal acusado por el tiroteo de Guadahortuna acepta finalmente dos años de cárcel

En el tiroteo se produjeron cerca de cien disparos entre unos y otros, siendo incautados posteriormente por la Guardia Civil tanto en la vía pública como en la fachada e interior de la vivienda multitud de cartuchos

Juzgado-Audiencia-Provincial-TSJ-1-de-22-1
E.P.
0

El principal acusado por el tiroteo sucedido en julio de 2015 en Guadahortuna (Granada) ha aceptado dos años de cárcel, tras presentarse finalmente este martes en la Audiencia de Granada, donde las partes han alcanzando un acuerdo de conformidad, por el que los otros cuatro implicados han sido condenados a un año y medio de prisión.

Según han informado a Europa Press fuentes del caso, este hombre, de 35 años, que no se había presentado inicialmente en sede judicial en la mañana de este martes por haber sufrido un accidente de tráfico por el que hubo de ser hospitalizado, ha sido condenado ‘in voce’, tras el acuerdo de conformidad, a dos años de prisión y multa de 200 euros por la comisión de delitos de amenazas, tenencia ilícita de armas prohibidas y leve de lesiones.

Asimismo habrá de indemnizar con 2.000 euros a uno de los otros cuatro acusados, que, representado por el letrado Manuel Aranda, ejercía la acusación particular por haber sufrido lesiones por perdigones en la pierna y la ingle izquierdas y el glúteo.

Estos cuatro acusados han resultado condenados por delitos de amenazas y tenencia ilícita de armas a penas de un año y medio de prisión, tras la celebración del juicio, que inicialmente se había dado por suspendido por la incomparecencia de algunos de los testigos propuestos por las partes, y que luego se ha celebrado tras acudir el principal acusado a la Audiencia, han agregado las fuentes.

La Fiscalía pedía inicialmente penas de hasta seis años y medio por estos hechos, manteniendo que la noche del 26 de julio de 2015, a consecuencia de «desavenencias familiares», tres de los procesados, de 55, 52 y 41 años, con una escopeta cada uno, buscaron en una calle de Guadahortuna a los otros dos, de 49 y 35 años, que exhibieron una escopeta de cañones recortados, y una pistola del calibre 22 «en perfecto estado de funcionamiento».

En el tiroteo se produjeron «cerca de cien disparos entre unos y otros, siendo incautados posteriormente por la Guardia Civil tanto en la vía pública como en la fachada e interior de la vivienda multitud de cartuchos de caza del calibre doce, así como vainas del calibre 22».

Los condenados de 49 y 35 años habrán de observar el cumplimiento de una orden de alejamiento de 500 metros de los otros tres procesados durante dos años, tras el juicio de este martes, cuando un grupo de familiares ha increpado en los accesos a la Audiencia, en Plaza Nueva de Granada, a algunos de los acusados personados.



Se el primero en comentar

Deja un comentario