El PP considera “vergonzoso” el nuevo retraso en la entrada en funcionamiento del metro

Rocío Díaz destaca que la Junta y el alcalde “se vuelven a reír de los granadinos, por los que no sienten ningún respeto"

Estreno-Vagon-Metro-(16-de-89)
Imagen ilustrativa | Foto: Archivo
Gabinete
0

El grupo popular en el Ayuntamiento de Granada ha calificado de “vergonzoso” el nuevo retraso en la entrada en funcionamiento del Metro, anunciado durante la reunión que han mantenido hoy el alcalde de la ciudad, Francisco Cuenca, y el consejero de Fomento de la Junta, Felipe López.

La portavoz del grupo, Rocío Díaz, ha destacado que “después de todos los retrasos que se han producido, uno más no nos extraña demasiado”, pero, en tono más serio, ha añadido que es “una nueva tomadura de pelo” de las dos administraciones socialistas hacia los granadinos, que ya están “hartos” de esa “falta de respeto”.

Díaz ha recordado que su grupo, hace meses, ya advirtió de que sería imposible que el Metro echara a andar cuando lo anunció la Junta. “Van diciéndonos nueva fechas, siempre hemos objetado que no sería posible y el tiempo nos ha venido dando la razón una y otra vez”, ha indicado la portavoz, que por ese mismo motivo se muestra escéptica respecto a que funcione a mediados de mayo, como han dicho Cuenca y López. “Visto lo visto, no vamos a creernos ningún plazo que nos digan”, ha enfatizado.

“Ya está bien, son unos trabajos que se ha prolongado por espacio de más de diez años”, se ha quejado Rocío Díaz, que ha aprovechado para acordarse de todos los inconvenientes que ha traído esta “interminable” obra, empezando por “los cientos de comercios que se han visto abocados al cierre en zonas como el Camino de Ronda”.

“No se han hecho las obras complementarias, sigue habiendo elementos sueltos en la carretera, en barrios como el Zaidín, y, en definitiva, es todo una tomadura de pelo que se nos está haciendo eterna”, ha remachado la portavoz, que además ha asegurado que los retrasos y los incumplimientos de la Junta demuestran, por añadidura, que el alcalde de la ciudad “no tiene ningún peso en su partido, no es capaz de exigir nada para sus ciudadanos, es sumiso y se pliega a lo que le dicen”.

Eso ha ocurrido, por ejemplo, cuando la Junta “se saltó a la torera” un acuerdo unánime del pleno de Granada y anunció que sí cobraría a los usuarios durante los tres primeros meses de funcionamiento del Metro, pese a que tendría un horario reducido. “Tampoco ha sabido defendernos cuando le obligaron a que se cobrara por los transbordos y ahora estamos seguros de que tampoco sabrá imponer su voz y reprocharle a los suyos este nuevo retraso, esta nueva falta de respeto. Ya sabemos de sobras cuáles son sus prioridades y desde luego la primera no es su ciudad”, ha puntualizado Rocío Díaz.



Se el primero en comentar

Deja un comentario