El oficio del poeta

“Granada es de las primeras ciudades que tuvo ‘Poetry Slam’ y es la ‘joya de la corona’ del sur”

Foto Sergio
Sergio Escribano, productor de ‘Poetry Slam’ en Granada | SE
Álvaro CastillaÁlvaro Castilla
1

<<Tu oficio, poeta, es dignificar la especie, hacer que quepa la duda, decir: “Algunos eran buenos. Algunos no eran prescindibles”. Que mañana, cuando hayan pasado los siglos, se diga: “No todos fueron Judas. Los hubo ‘Robin Hoodes’ y ‘Don Quijotes’, los hubo ‘Baudelaires’ y ‘Esproncedas’, las hubo ‘Antígonas’, las hubo ‘Safos’. Los hubo ‘Valle Inclanes’ y ‘Cañameros’”. Que de toda nuestra obra una parte se salve. Que merezca la pena el raciocinio. Que el conocimiento no sea una amenaza. Tu oficio, poeta, es dignificar la especie. Escoger las palabras que pondrías en tu lápida. Decir, por ejemplo: “No todos eran prescindibles”. Merecerte la vida hasta tal punto que tu muerte parezca una injusticia. Y dejarte ir, como si nada, como todos (poetas o no), hacia la larga y aburrida eternidad>>.

Tan buena y tan imprescindible poeta era Ana Isabel García Llorente, más conocida por su nombre artístico, ‘Gata Cattana’. La rapera cordobesa, que nos dejó el 2 de marzo de 2017, empezó a recitar su poesía en el ‘Poetry Slam Granada’ del cual fue campeona una edición. Su obra se basa en la combinación de diferentes temáticas como la política, el feminismo, la cultura andaluza, la historia y la mitología. Además de escribir un poemario autoeditado, titulado ‘La escala de Mohs’, lanzó tres discos: ‘Los siete contra Tebas’, ‘Anclas’ y ‘Banzai’. ‘Gata’ es una inspiración para las nuevas generaciones de poetas que están surgiendo en el entorno granadino.

La capital de la poesía

‘Poetry Slam Granada’ forma parte de una red de torneos de poesía en vivo que se lleva a cabo por todo el mundo.

Las reglas son sencillas: cada poeta tiene tres minutos, el jurado se elige al azar entre el público, los textos deben ser propios y originales, nada de ‘atrezzo’, ni disfraces, ni instrumentos musicales. Participan diez poetas y nueve pierden.

Quien gana el torneo granadino -quien tenga más puntos al final de la temporada- representa a Granada en ‘Poetry Slam Sur’ y ‘Poetry Slam España’, y siguiendo esta línea puede llegar a la final del torneo europeo y el mundial.

‘Poetry Slam Granada’ es una de las primeras sedes oficiales que ha habido en España de ‘Poetry Slam’. Lleva funcionando más de diez años y ha pasado por la Tertulia, el Apeadero, Centro Federico García Lorca, la Alhambra, Calle Elvira 87 y la Expositiva. Es miembro fundador de ‘Poetry Slam España’ y ‘Poetry Slam Sur’ y una de sus campeonas más destacadas es ‘Gata Cattana’, aunque también han sido campeonas ‘Xiwaka’, ‘Lena Larios’ o ‘Taro Tamura’.

Destaca entre otros ‘Poetry Slam’ de España por ser una de las sedes en las que el público valora más el contenido de la poesía de los participantes, por encima de la puesta en escena o el ritmo.

“Granada es un paradigma mundial en el sector de la cultura, además de La Alhambra, tiene un tejido sociocultural sobre todo de gente joven con iniciativa. En Granada te empapas de los sueños y las ilusiones de los demás, como pasa con la poesía. Igual que La Alhambra es un libro sin terminar esculpido en la piedra, Granada es un gran poemario y una excelente antología que nunca termina y sigue creciendo. La poesía en Granada es muy importante y es siempre una referencia”, dice Sergio Escribano, productor de ‘Poetry Slam’ en Granada.

Élites, estereotipos y cultura

Cuando hablamos de poesía, lo podemos hacer desde muchos ámbitos. Quizás el más importante y con el que más relación tenga es con la música. Y dentro de esta, con el rap y el trap, que es un subgénero del hip-hop que nace en los años 90 en Estados Unidos. En el libro de ‘Ernesto Castro’ titulado ‘El trap. Filosofía millenial para la crisis en España’ nos habla de un subgénero que nace en las calles de los barrios obreros más pauperizados y que bebe del lumpen, la delincuencia y, en definitiva, de la gente de abajo que más sufre las consecuencias de una crisis que parece no tener fin.

En el libro se pone como ejemplo a artistas más cercanos al ‘show business’ que a la poesía o a la música en sí. Y es que como dice ‘Gata Cattana’ en una de sus canciones: “Yo no camelo perfumes de Nina Ricci, soy más de libros de la Silvia Federicci”.

La principal tesis del libro es que estos artistas ‘urbanos’ se limitan a fotografiar la realidad, de ahí el individualismo, el culto a las grandes marcas, el consumismo, el sexismo, el amor al lujo, la sobreexposición de los cuerpos normativos, etcétera. Básicamente, pobres que quieren ser ricos, pero la mayoría se quedarán por el camino.

Beltort Bretch dijo “el arte no es un espejo para reflejar la realidad, sino un martillo para darle forma”, y eso es a día de hoy es lo que no les gusta a algunos sectores de la sociedad.

Sergio cree que “desde la industria siempre se va a intentar pensar al consumidor como un grupo o un bloque y cuanto menos complejo sea, más fácil es venderle el producto. Desde el punto de vista capitalista, siempre se va a intentar reducir la variabilidad social de los consumidores y esto es problemático porque genera mucho vacío, y es lo que interesa. En cambio, vemos que si la sociedad se aprovecha y se apropia más de su cultura, que es lo que pasa en los ‘Poetry Slam’ ya que cualquier persona puede subir al escenario y decir lo que quiera, más diversidad hay y más completo es el contenido y la propuesta”.





Comentarios

Un comentario en “El oficio del poeta

  1. Avatar

    Florentino

    Excelente artículo de Álvaro Castilla en el que nos descubre una nueva perspectiva del Poetry SLAM y un nuevo horizonte para todos aquellos amantes de la cultura propia. Este tipo de reflexiones son las que verdaderamente nos hace sumar como sociedad. Enhorabuena

Deja un comentario