El Iberojet Palma complica el camino del Covirán Granada hacia el playoff (82-84)

El conjunto balear se ha impuesto al cuadro rojinegro en un choque igualado que se ha decidido en los últimos dos minutos de juego

Fundacion CB Granada - Iberojet Palma
Barac evita que anote Guille Rubio | Foto: Antonio L. Juárez
Chema Ruiz EspañaChema Ruiz España
0

Cuando hay tanto en juego y se enfrentan dos equipos tan parejos como el Covirán Granada y el Iberojet Palma, los detalles acaban siendo determinantes. Aspectos como la quinta falta personal de David Iriarte o que el aro repela el triple de Carlos de Cobos a falta de 45 segundos cobran mayor importancia cuando dos contendientes, ambos a las puertas de la promoción de ascenso, postponen hasta que suena la bocina el desenlace de su batalla sin tregua. En esta ocasión, fueron los rojinegros los que salieron derrotados, por un ajustado 82-84 que prácticamente sella el playoff para los baleares y que complica esta meta para el conjunto nazarí.

La intensa lluvia que taladraba el techo del Palacio de los Deportes no fue un obstáculo para que en el interior se respirase cierto aroma a playoff. Las gradas no presentaban, ni mucho menos, su mejor aspecto, pero ya desde antes del comienzo del encuentro la hinchada se encargó de dejar claro que había más que un triunfo en juego. Dos rivales directos, ligados en la tabla clasificatoria y con idénticas estadísticas, se daban cita en el feudo rojinegro con la intención de amarrar la clasificación para la fase de ascenso.

Y con todas las herramientas necesarias para lograrlo salieron ambos conjuntos, aunque el equilibrio entre ellos se hizo latente desde que el colegiado envió el primer balón al aire. Granadinos y baleares desaprovecharon sus dos primeras posesiones, incapaces de encontrar la grieta por la que llegar al aro, y fue David Iriarte, con un tiro libre, el que inauguró el marcador. Lo amplió Guille Rubio casi de inmediato, aunque el choque no tardó en cambiar de signo.

Bivia y Álex Hernández señalaron el camino, con cinco puntos en dos ataques consecutivos, mientras que Fran Guerra y Marcus Gilbert abrieron brecha. Pin solicitó un tiempo muerto a cuatro minutos para el final del primer cuarto, cuando su equipo caía por 8-15, para tratar de revertir la dinámica, aunque fue inútil. Los rojinegros movieron la bola con más calma, pero carecían de acierto -18’2 por ciento de efectividad en tiros de dos y 20 por ciento en triples- y perdían cada rebote, lo que propició que el encuentro se fuese al segundo acto con un contundente 10-26.

Entró Bortolussi a pista y se puso la vitola de héroe en su regreso a la cancha para recortar distancias en el electrónico. Se unieron Josep Pérez y Guille Rubio a la batalla para reducir la diferencia a once puntos, pero entonces despertó Fran Guerra. El pívot canario comenzó a desperezarse con un par de canastas y un tiro libre que dieron paso a un magnífico mate que llevó a su equipo a los 16 puntos de ventaja, nuevamente.

Pin se vio obligado a pedir una nueva pausa para tratar de rescatar a los suyos del profundo letargo en el que se encontraban sumidos y parece que en esta ocasión pulsó la tecla correcta. David Iriarte, Carlos Corts, Guille Rubio y Carlos de Cobos, este último desde fuera de la pintura, completaron un parcial de 9-4, adornado con otro triple, este de Josep Pérez, sobre la bocina para reducir el margen a solo nueve puntos.

Un nuevo mate de Fran Guerra golpeó en los morros al conjunto granadino a la vuelta de vestuarios, pero los rojinegros ya tomaban impulso. Carlos de Cobos anotó cuatro puntos consecutivos, respondidos de inmediato por otros tantos de Bivia y una nueva incursión anotadora de Guerra, que estaba a punto de verse sobrepasado en el marcador.

El Covirán cerró filas atrás para salir victorioso de la permuta de golpes que acababa de dar comienzo, y vaya si lo hizo. Guille Rubio, en dos ocasiones, Devin Wright y Bortolussi redujeron a dos puntos la ventaja del conjunto balear, que intentó restablecerla por todos los medios. Ucles y Quintela aprovecharon una pequeña hendidura de la muralla rojinegra para mantener la esperanza, aunque el cambio de ventaja era ya imparable. Devin Wright volvió a recortar el colchón balear para que, ya desde la línea de tres, Pardina y Josep Pérez pusieran al Covirán por delante.

El cuarto periodo comenzó con un ajustado 63-61 que suponía un escenario completamente distinto. El conjunto nazarí consiguió desquiciar a los pupilos de Félix Alonso, que se veían incapaces de frenar el aluvión granadino. Bivia inauguró el cuarto, pero Bortolussi, Carlos Corts y David Iriarte engrosaron el colchón granadino hasta los seis puntos.

Sin embargo, la expulsión de este último tras cometer su quinta falta personal produjo un nuevo giro en el encuentro. Álex Hernández entró en juego y se echó el equipo a la espalda para llevar el partido a sus últimos cinco minutos con un 70-71 en el marcador. El turnismo en el gobierno del resultado quedó instaurado hasta que Gilbert propició el último cambio de ventaja. Bivia amplió el margen y Álex Hernández hizo sangre. Recortó Pardina, pero no pudo evitar que el sueño del playoff quede pendiente de ser resuelto en las últimas cuatro jornadas.

Ficha técnica:

Covirán Granada: Xabi Oroz, Guille Rubio, Joan Pardina, David Iriarte y Carlos de Cobos.

También jugaron: Eloy Almazán, Carlos Corts, Alejandro Bortolussi, Josep Pérez, Manu Rodríguez y Devin Wright.

Iberojet Palma: Carles Bivia, Marcus Gilbert, Boris Barac, Álex Hernández y Fran Guerra.

También jugaron: Gabriel Serra, Érik Quintela, Raven Barber y Federico Ucles.

Árbitros: Morales García-Alcaide, Carpallo Miguélez y Lucas Martínez.

Parciales: 10-26; 26-19; 27-16; 19-23.

Resultado final: 82-84.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la 30ª jornada de la LEB Oro disputado en el Palacio de los Deportes de Granada, ante 3.689 espectadores.



Se el primero en comentar

Deja un comentario