El Granada CF se duerme en Soria (2-1)

Dos tantos del CD Numancia al poco del comienzo de la segunda parte sentencian a los de Diego Martínez, que podrían salir de ascenso directo

DAVID-RODRÍGUEZ-NUMANCIA-GRANADA-CF
David Rodríguez celebra el segundo gol del Numancia | Foto: LaLiga
Chema Ruiz EspañaChema Ruiz España
0

La reacción, además de tardía, fue insuficiente. Tras un primer tiempo insulso, el Granada CF regresó aletargado de su paso por los vestuarios, y terminó pagándolo. En poco más de cinco minutos, la docilidad numantina desapareció para asestar a los de Diego Martínez dos puñaladas, ambas a balón parado, de las que no pudo recuperarse, pese a intentarlo de forma inocente. Puertas recortó distancias a falta de un cuarto de hora, pero no pudo evitar la derrota del conjunto rojiblanco, por 2-1 finalmente, en su visita a Los Pajaritos.

El curso en la Liga 1|2|3 se acerca a su tercer y último trimestre, por lo que cada test se considera un examen final, determinante para la consecución del objetivo marcado por cada uno de los 21 alumnos que aún compiten. Cada detalle, como han podido comprobar los nazaríes, puede decidir un encuentro, y, por supuesto, cada punto suma para engrosar la nota final, que en los rojiblancos aspira a ser sobresaliente. Pero para que así lo sea, deben sobreponerse a cualquier contratiempo, que no están siendo pocos en las últimas jornadas, y pescar hasta en los charcos, como han hecho los de López Garai tras el descanso.

Diego Martínez se llevó a Soria todo lo disponible, e, incluso, un poquito más. Con Rodri y Germán en casa, cumpliendo su castigo por acumulación de tarjetas, y Montoro en la enfermería, comprobando de qué pie puede cojear con menos dolor, al técnico vigués le tocó alterar su alineación mucho más de lo que le habría gustado. Víctor Díaz fue reubicado al centro de la zaga, con Quini, pese a sus molestias, en el lateral derecho. San Emeterio formó la medular con Azeez y Ramos recuperó su plaza en la delantera, con la misma suerte que el jugador al que sustituía.

Se quedó en la grada José González, y desde allí pudo ver cómo sus compañeros entraron al encuentro mejor que el cuadro numantino, aunque solo en apariencia. Con más brega que fútbol en el centro del campo, como consecuencia de jugar sin director de orquesta, el conjunto granadino anuló la creatividad soriana, acaparó la posesión del esférico y buscó resolver por los flancos una tediosa partida de ajedrez.

Con la media punta desaparecida, fueron Quini y Adri Castellano los encargados de generar todo el peligro nazarí durante el primer acto, que fue bien escaso. El lateral zurdo tuvo en sus botas la primera ocasión del choque cuando ambos conjuntos aún se desperezaban de la siesta, pero la mandó al limbo, por encima de la portería de Juan Carlos, que probablemente se marchó a vestuarios sin sudar.

El diestro, con un buen bloqueo a Marc Mateu en el minuto 26, propició la internada de Fede Vico por la banda derecha en la mejor ocasión de todo el primer tiempo. El cordobés pisó área y la puso atrás, buscando la llegada de algún aliado. Apareció en el segundo palo Azeez, con el guardameta rival ya batido, pero solo alcanzó a rozar con los tacos el esférico, que se marchó rozando el poste.

Antes, en el 20’, Markel había efectuado el primer y único disparo a puerta de la primera mitad, tras un rechace de la zaga granadina. Desde fuera del área, soltó un derechazo que, sin embargo, atrapó Rui Silva, que tampoco sufrió para dejar la puerta a cero al descanso. La presencia ofensiva numantina no le obligó a hacer más que contemplar cómo un par de centros laterales se paseaban ante su meta y Gus Ledes, ya en el minuto 45, mandaba a la grada un balón muerto en el punto de penalti.

Pero la apacibilidad soriana no se esfumó tras el intermedio sin que los de Diego Martínez hubieran sacado provecho. Cuando solo había pasado un minuto desde la reanudación, Fran Villalba puso en el corazón del área una falta lanzada desde el flanco derecho, cerca del banderín de córner. Nadie acertó a despejar el esférico, por lo que este encontró la pierna de Atienza, que, casi sin esperarlo, lo envió al fondo de la red.

Y, sin tiempo para digerirlo, Villalba volvió a lanzar un envío teledirigido al punto de penalti en una falta señalada en una posición más retrasada que la anterior. En esta ocasión, el cuero se topó con la inocente mano de Martínez tras dar un bote dentro del área y tocar en el pecho de Víctor Díaz. Ocón Arráiz señaló la pena máxima y David Rodríguez, al que no le falta experiencia en esta suerte, anotó por el centro del arco.

Aturdido tras los dos tantos en menos de cinco minutos, Diego Martínez decidió cambiar su dibujo, pasando a jugar con defensa de tres. Entraron Puertas y Pozo, que regresaba tras un mes en el dique seco, para buscar una chispa que no llegó a aparecer. El conjunto rojiblanco continuó ofreciendo poco juego, alejando más peligro numantino -nada claro, eso sí- que generándolo, hasta que apareció la cabeza de Puertas.

En una acción aislada entre un cortés intercambio de largos y estériles lanzamientos, Nico Aguirre, recién incorporado al campo, envió un melón a Adrián Ramos que el cafetero, forzado, cabeceó haca la banda izquierda. Allí había caído Fede Vico, que, casi sin controlar el esférico, la centró al área pequeña. Por allí deambulaba Antonio Puertas, que desvió el balón con la testa para batir a Juan Carlos y reanimar el choque a falta de dieciséis minutos para el final.

El tanto cambió el planteamiento del Granada, que, con más corazón que técnica, buscó el empate de manera inocente. Forzó un córner mientras sus líneas se rompían y cerca estuvo de lograr la igualada, pero el remate de San Emeterio en el minuto 80 marchó alto. También por encima de la meta numantina se fue el disparo lejano de Fede Vico, que, en el 93′, trató de ponerse la elástica de Quini ante Las Palmas. Pidió calma a los suyos Diego Martínez, temiendo un tercer tanto a la contra, aunque ni este ni el de la igualada llegaron. Los rojiblancos han puesto fin a su racha de seis encuentros consecutivos sin perder y han dejado en una bandeja de plata su segunda plaza.

Ficha técnica:

CD Numancia: Juan Carlos; Markel, Atienza, Carlos Gutiérrez, Marc Mateu; Escassi, Diamanka, Gus Ledes; Higinio [Guillermo 66’ (Borja Viguera 83’)], Fran Villalba y David Rodríguez (Yeboah 80’).

Granada CF: Rui Silva; Quini, Víctor Díaz, José Antonio Martínez, Adri Castellano (Alejandro Pozo 53’); Fede San Emeterio, Ramón Azeez; Dani Ojeda (Puertas 53’), Fede Vico, Vadillo; y Adrián Ramos.

Goles: 1-0: Atienza, min. 46; 2-0: David Rodríguez, de penalti, min. 52; 2-1: Antonio Puertas, min. 74.

Árbitro: Ocón Arráiz. Amonestó a los locales Diamaka y Gus Ledes, así como a los visitantes Fede San Emeterio, Pozo, Nico Aguirre y Adri Castellano. Expulsó a Víctor Lafuente, preparador físico del Granada.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la 32ª jornada de La Liga 1|2|3 disputado en el Nuevo Estadio de Los Pajaritos.



Se el primero en comentar

Deja un comentario