El Granada CF confirma las sensaciones y duerme líder (1-0)

Un gol tempranero de Germán da la victoria a los rojiblancos ante un aguerrido Zaragoza

Granada CF - Real Zaragoza
Celebración del gol de Germán | Foto: Antonio L. Juárez
Nacho SantanaNacho Santana
0

Volvía el hijo pródigo a su casa. El Granada CF llevaba un mes sin jugar ante su afición y lo hacía con la intención de obsequiarles con tres puntos que ayudasen a mantener al equipo en la zona alta, una ofrenda para una grada que la última vez vio al equipo en plena racha negativa. Cuatro jornadas han pasado desde entonces y tres de ellas se cuentan como victorias.

Como un hijo que parte de Erasmus se despidieron los rojiblancos de su hinchada, sabiendo que comenzaban un viaje que debían aprovechar para aprender lo máximo posible antes de volver a Los Cármenes. Así lo hicieron. Pincharon antes de sumar la victoria contra el Reus y erigirse con fuerza ante el Rayo Majadahonda para, esta vez frente al Zaragoza, demostrar que han aprendido de sus errores y que este Granada sigue siendo un aspirante sólido al ascenso directo.

Quizás fuese el empuje de quien quiere demostrar ante su afición, o quizás fuese cuestión de que el sol molestaba a Cristian Álvarez, que se daba sombra en los ojos cuando los nazaríes sacaban un córner a los tres minutos de juego. En cualquier caso, por el factor que sea, el guardameta no salió al balón que colgó Vadillo en el segundo palo, donde esperaba Germán para adelantar a los suyos con un implacable cabezazo. Algunos aficionados no habían llegado al campo aún y los locales ya ganaban.

Dolió el gol a un Zaragoza que, lejos de quedar noqueado, aprovechó el paso de los minutos para crecer en su juego y sumar alguna ocasión. Paradójicamente, la más clara llegó a los 17 minutos con un disparo desde el centro del campo que cogió a Rui Silva adelantado. Sin embargo, el guardameta luso no es el menos goleado de la categoría por cometer estos errores, por lo que reaccionó raudo para volar, detener el balón y atraparlo con la calma suficiente como para arañar algún segundo extra al crono.

Volvería a ser vital el portugués diez minutos después con una mano providencial a un disparo raso que se colaba ajustado en la que sería la última ocasión clara de la primera parte. Poco más tuvieron que hacer los porteros entre tímidas llegadas protagonizadas más por los locales que por los visitantes en un encuentro que pasó a transformarse en uno basado en la brega y los intentos fallidos de construir ataques, llegando al descanso con el 1-0 en el marcador.

En la segunda parte salió con las ideas más claras el Zaragoza. Los maños apretaron el paso por mediación de Pombo e Igbekeme, obligando a Diego Martínez a mover ficha ante el embotellamiento de su equipo. La solución pasó por reforzar la medular con la entrada de Azeez por un Vadillo menos participativo tras la reanudación y mandar a Fede Vico a la derecha para que la izquierda pasase a ser propiedad de Ojeda.

Un par de ocasiones dispuso Rodri en sus botas desde entonces, ambas con pases en profundiad. Sin embargo, el delantero acusó su falta de velocidad y se vio superado por los defensores rivales. Su actuación motivo la salida de un Adrián Ramos ovacionado en el momento en el que pisó el campo.

Con los cambios, ganó solidez el Granada y volvió a sumar llegadas al área rival. La más clara fue de Dani Ojeda a los 66 minutos de partido, cuando entró por banda gracias a un pase de Azeez para pisar área y definir cruzado un balón que se escapó por poco. Dosificó así el Granada, tanto en oportunidades como en esfuerzos, cerrando espacios y buscando salir al contragolpe para sorprender a los zaragocistas. Pudo hacer el gol en una de esas, ya en el minuto 74, cuando Ramos tocó dentro del área de primeras para un Azeez excesivamente generoso que buscó un segundo palo al que no llegó a incorporarse nadie.

Dio el susto Rui Silva al irse al suelo y terminar cojeando el partido. El guardameta no fue sustituido, pero mostró estar renqueante cada vez que intervino. En su lugar, el tercer cambio se empleó en dar entrada a Antonio Puertas en lugar de un Dani Ojeda que mostró magia en cada intervención, cerrando así un partido con especial acierto.

Con poco más por destacar a lo largo de los minutos restantes, el Granada venció y sumó otros tres puntos especialmente importantes en una jornada en la que los rivales directos pincharon. Sufrieron, jugaron y demostraron ser capaces de luchar por todo en una categoría tan larga y dura, teniendo como premio dormir líderes de Segunda, a la espera del encuentro entre Osasuna y Málaga.

Ficha técnica

Granada: Rui Silva; Víctor Díaz, Germán, Martínez, Adri Castellano; San Emeterio, Montoro; Dani Ojeda (Puertas 79′), Fede Vico, Vadillo (Azeez 56′) y Rodri (Adrián Ramos 65′).

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; A. Benito, Guitian, Dorado, Nieto; Javi Ros (Aguirre 69′), Zapater (Pep Biel 81′), Eguaras, Igbekeme; Pombo y Marc Gual (Zapater 81′).

Goles: 1-0 Germán (3′).

Árbitro: Saúl Ais Reig. Amonestó a Montoro (19′) y Rui Silva (87′) por parte de los locales y Nieto (74′) y Pombo (90′) en el conjunto visitante.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo novena jornada de la Liga 1|2|3, disputado entre Granada y Real Zaragoza en el Nuevo Los Cármenes ante 13.139 espectadores.

Se el primero en comentar

Deja un comentario