El desierto de Gorafe vuelve a ofrecer su magia a los corredores más exigentes

Alrededor de 800 atletas participarán en la tercera edición, que tendrá lugar el 22 de septiembre en un lugar árido y hostil, pero de una belleza singular

Gorafe portada
Participantes en la pasada edición de la prueba | Fotos y vídeo: de la web trailgorafe.com
Guillermo OrtegaGuillermo Ortega
0

El desierto de Gorafe es un lugar precioso que desprende magia, pero también es un sitio árido, agreste y hasta hostil con el género humano, casi incompatible con él. Por eso sigue virgen, sin colonizar. Los cañones y barrancos de este impresionante paraje del Altiplano granadino han sido comparados con la Capadocia de Turquía y hasta con el archifamoso Gran Cañón del Colorado.

Visitarlo es más que recomendable. Ponerse a correr allí es cosa de valientes. Alrededor de 800 atletas (un 35% más que el año pasado) se ganarán a pulso ese adjetivo cuando participen, el próximo 22 de septiembre, en la tercera edición del Trial Run Desierto de Gorafe, una prueba sólo válida para los más exigentes. Entre otras muchas cosas, porque allí, a esas alturas del año, sigue haciendo un calor importante.

Patrocinada por la empresa de vidrio Guardian Glass (la que construyó la Casa de Cristal de Gorafe, conocida entre otras cosas porque allí ha grabado el televisivo Jesús Calleja y porque ha salido en la serie Black Mirror y en algún anuncio) y por el Ayuntamiento de Gorafe, en esta tercera edición se celebra en tres categorías: la Colorado Trail, de 30 kilómetros, es sin duda la prueba reina. Es un circuito con un desnivel postivo de 935 metros que transcurre por los lugares más emblemáticos del desierto.

Aunque completar el Puntal Trail, de 11 kilómetros, tampoco es tarea fácil. En una y otra, el desierto es el protagonista indiscutible. Este año, además, se suma una ruta de senderismo no competitiva de ocho kilómetros, prueba con la que se quiere ampliar la participación a nuevo público. Menos exigente que las otras dos, permite contemplar vistas panorámicas excelentes de Sierra Nevada y de las sierras de Cazorla, Mágina, Castril y Baza, así como ver de muy cerca la mencionada Casa del Desierto de Guardian Glass.

El impresionante paraje por el que transitarán los corredores

En las dos ediciones precedentes, los participantes venían de varias comunidades autónomas, además de Andalucía. Proceden de Baleares, Cantabria, Cataluña, Galicia, Madrid y Valencia.

También vienen de fuera. “Son más los extranjeros que los nacionales”, comenta, con cierta sorpresa, Rafael Toledo de la Calle, promotor y cabeza visible del proyecto, que enumera los países de procedencia: Alemania, Bélgica, Eslovenia, Francia, Marruecos, Noruega, Reino Unido, Rusia y Suecia.

En cuanto al perfil de los corredores, el 63% son hombres y el 37% mujeres. Predominan los que tienen entre 35 y 44 años (representan el 43%), seguido de los que están entre los 45 y los 54 (el 19%). Llama la atención, en ese sentido, que sólo el 11% esté entre los 18 y los 24 años, lo que da una idea de que es una prueba que, además de esfuerzo físico y gran preparación, requiere de una fuerza y una madurez mental que dan, sobre todo, los años.

Rafael Toledo destaca que, además de fomentar una iniciativa deportiva, el Trail Run también sirve para “disfrutar de un entorno único que, personalmente, cada vez me da más motivos para admirarlo. Es un sitio donde he podido estar absolutamente solo durante kilómetros y kilómetros, parece mentira que exista algo así”.

Un momento de la edición del año pasado

El despliegue organizativo también es de envergadura. Lo integran 200 personas que cuidarán en todo momento a los participantes. Como novedad, en esta tercera edición se pone a disposición de los corredores autobuses para facilitar su traslado de Granada a Gorafe.

En cuanto a los premios, los tres primeros atletas de la Colorado Trail recibirán 500, 250 y 100 euros, tanto en la categoría masculina como en la femenina general absoluta. Las inscripciones pueden formalizarse a través de la web www.trailgorafe.com

Además de todo lo anterior, la carrera puede ejercer una función de ayuda mutua con el proyecto del Geoparque de Granada, una iniciativa de desarrollo supramunicipal que impulsa la Diputación Provincial y que engloba a 47 municipios de la zona. Fomentar el conocimiento de este sitio tan singular pasa por descubrir, según los promotores de la idea, que “en las entrañas de éstos valles fuertemente encajados, las rocas nos cuentan la evolución de antiguos mares del Mesozoico, nos enseñan partes de antiguos límites de placas oceánicas donde volcanes submarinos generaron lavas almohadilladas que hoy forman montañas y también nos ayudan a comprender la configuración de la Cordillera Bética a través de estructuras como pliegues y fallas, que en algunos casos siguen activas, generando en ocasiones pequeños terremotos que nos recuerdan su dinamismo, pero que en el pasado, a lo largo del Cuaternario, fueron capaces de generar singulares estructuras en los sedimentos lacustres de esta región, que a día de hoy y gracias a estos valles también han quedado expuestas, constituyendo afloramientos de sismitas únicos a escala mundial, a modo de un gigantesco sismograma dibujado en las rocas”.

“Es una oportunidad para ampliar la notoriedad de esa zona y la oferta deportiva facilita la llegada a diferentes tipos de público”, apunta al respecto el promotor, que sabe, por lo demás, que Granada es ya un referente para el turismo deportivo, como lo demuestran las pruebas que, en invierno y en verano, se hacen en Sierra Nevada.

 



Se el primero en comentar

Deja un comentario