El Covirán se sobrepone a sus propios errores (90-85)

Los rojinegros certifican su puesto como cabeza de serie para el 'play off' en un encuentro con muchos altibajos ante el Real Valladolid

Fundacion CB Granada - Real Valladolid
Gatell fue uno de los más destacados en defensa | Foto: Antonio L. Juárez
Jero Camero
0

La relajación de parte de los ciudadanos con el final del estado de alarma y el toque de queda fue equivalente a cómo el Covirán Granada saltaron al parqué del Palacio de los Deportes. Durante los primeros minutos se volvió a ver un falta de intensidad que Real Valladolid aprovechó para ponerse por delante.

Sin ideas claras ni concentración, las pérdidas comenzaron a acumularse en los hombres más importante de Pablo Pin. La incorporación de Moisés Andriassi en el quinteto inicial no le salió del todo bien al técnico granadino. El Covirán no conseguía ajustar la defensa y encajaba demasiados puntos. Solo gracias a los tiros libres los rojinegros consiguieron mantenerse dentro de un rango aceptable.

Durante el breve descanso entre cuartos Pin consiguió dar con la tecla atrás y los tiradores respondieron bien en ataque. El Covirán consiguió darle la vuelta al marcador con el acierto de Manu desde la línea de tres y la energía de un Alejandro Bortolussi que ayudó a frenar el impulso pucelano.

El capitán, que había vuelto a arrastrar problemas físicos durante la semana, demostró por qué es tan necesario para los momentos clave. El ingreso de Christian Díaz también fue esencial para abrir el juego con su velocidad. Hugo López trató de encontrar una respuesta en su banquillo, pero el poco acierto de jugadores clave como De la Fuente o Martín lastraron las jugadas del cuadro visitante.

Sin embargo, el paso por los vestuarios volvió a ser nefasto para el Covirán. La clásica relajación en el tercer que acompaña a los rojinegros durante toda la temporada coincidió con la explosión de Timmer y Mason. Entre ambos sumaron 23 de los 28 puntos del Real Valladolid en el cuarto.

Los pucelanos, con una renta de doce puntos se veían cerca de controlar el partido, pero Pin volvió a reforzar el juego interior con el ingreso de Gatell e Iriarte. Ambos consiguieron cerrar la zona, lo que permitió que la defensa exterior pudiera presionar más a los tiradores. En la canasta contraria, Germán encontró el espacio justo para anotar dos triples que redujeron la distancia cinco puntos de cara al cuarto final.

Lo estrecho del marcador hacía presagiar un final de partido emocionante. Por suerte para los intereses rojinegros, el Real Valladolid se cargó de faltas a los tres minutos, lo que permitió al Covirán visitar la línea de tiros libres con mucha frecuencia. Además, apareció la mano mágica de Costa, que dinamitó el último periodo con sus lanzamientos.

Ficha técnica:

Covirán Granada: Andriassi, Costa, Bropleh, Murphy y Fall -quinteto titular-. Bortolussi, Germán, Manu Rodríguez, Bressan, Díaz, Iriarte y Gatell.

Real Valladolid: Mason, Puidet, Pantzar, De la Fuente y Van Zegeren -quinteto inicial-. Timmer, Gantt, Kavas, Martín, Kohajda, Astilleros, García-Abril.

Parciales: 21-24, 21-14, 19-28, 29-19.

Colegiados: Asier Quintas, José Antonio Pagán y Juan Ramón Hurtado.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 17 de la segunda fase de LEBOro, disputado en el Palacio de los Deportes de Granada. En los prolegómenos del encuentro el Covirán Granada hizo entrega de un obsequio al Covirán Churriana Inclusivo por su clasificación para la ‘final four’ de ascenso a Primera División.







Se el primero en comentar

Deja un comentario