El castillo de Castell de Ferro se deteriora a ojos vista sin que nadie consiga arreglarlo

Está dentro de una finca privada sobre la que pesa un embargo de casi medio millón de euros y que lleva años sin ejecutarse

Captura castillo castell
Imagen del castillo de Castell de Ferro, en estado ruinoso y junto a una promoción urbanística que se dejó a medio hacer | | Autor: GD
Guillermo OrtegaGuillermo Ortega
0

Las cosas de palacio van despacio…y las de los castillos también. El de Castell de Ferro presenta un estado de deterioro lamentable pero los intentos para rehabilitarlo están siendo por ahora infructuosos .

Es un asunto que viene de largo. En el año 2006, y tras comprobar la viabilidad de un proyecto de remodelación que había elaborado el Ayuntamiento de Gualchos-Castell, el Ministerio de Fomento incluyó esa obra dentro de las actuaciones que financia a través del llamado 1% cultural. Pero la obra, a la vista está, ni siquiera comenzó.

La alcaldesa de Gualchos-Castell, Toñi Antequera, ha explicado que el problema principal es que el castillo está integrado en una finca que pertenece a una empresa constructora y sobre la misma pesa un embargo de casi medio millón de euros, una cifra que el consistorio, con un presupuesto anual de cuatro millones, no puede sufragar.

El castillo no se puede segregar del conjunto de la finca mientras no se ejecute el embargo, pero ésa no es tarea fácil, porque la empresa en cuestión quebró y se desconoce si tiene bienes para hacerse cargo de la deuda de casi medio millón de euros.

El Ayuntamiento, asegura su alcaldesa, hace “todo lo posible” para recuperar el castillo, que sería “un importante atractivo turístico y cultural”. Por eso, uno de los principales quebraderos de cabeza que ha tenido durante este mandato, lo reconoce sin ambages, ha sido intentar encontrar soluciones. Por un lado, presionando a Hacienda para que agilice la ejecución del embargo. Por otro, firmando un convenio con la Universidad de Granada “para encontrar una fórmula de sufragar la rehabilitación”.

Eso último es un problema añadido, y no precisamente menor. En su momento, como se dice en el segundo párrafo de esta información, Fomento destinó dinero para la obra, en concreto 700.000 euros. Pero al no gastarse cuando correspondía, esa subvención ya no está ´vigente. Habría que volver a solicitarla, basándola en el proyecto elaborado por el ayuntamiento, que según la alcaldesa “sigue siendo válido” y esperar respuesta.

Por si lo anterior fuera poco, hay que subrayar que, desde 2006 hasta la actualidad, el castillo se ha deteriorado todavía más, por lo que el arreglo, muy probablemente, ya costaría más de esos 700.000 euros solicitados trece años atrás.

“Tenemos todas las líneas abiertas y estamos viendo todas las posibilidades”, insiste Toñi Antequera, a la que le gustaría satisfacer a la asociación local Amigos del Castillo. Un portavoz de la misma lamenta que ,mientras se ha actuado en otros castillos de la provincia, “aquí no se ha hecho nada”. Y, como la alcaldesa, entiende que se está perdiendo una oportunidad de oro para que Castell “recupere una seña de identidad cultural que, además, implicaría un tirón turístico”.



Se el primero en comentar

Deja un comentario