El cambio de concesionaria de los colegios públicos de Granada amenaza con dejar en la calle a 17 conserjes

La nueva empresa no subroga los contratos, como sí se hizo antes en otras ocasiones, y los despidos se ejecutarán el lunes 9 de septiembre

Conserjes
Algunos de los afectados, en la puerta del Ayuntamiento de Granada | Foto: Dani Bayona
Guillermo OrtegaGuillermo Ortega
0

Diecisiete conserjes de otros tantos colegios de Educación Infantil y Primaria de Granada van a encontrarse sin trabajo a partir del próximo lunes 9 de septiembre, puesto que la nueva empresa concesionaria de este servicio externalizado del Ayuntamiento de Granada, Integra, no ha subrogado sus contratos. Los trabajadores, que han contratado los servicios de un abogado para defender su causa y que tienen también el apoyo explícito de los directores de los centros escolares, las asociaciones de padres y madres de alumnos y otros representantes de la comunidad educativa, así como los sindicatos CGT y CSIF, luchan contra el reloj para mantener sus empleos y para ello están manteniendo reuniones con el equipo de gobierno local.

El problema arrancó en noviembre de 2018, cuando tuvo lugar el concurso público para la renovación de ese servicio, hasta ahora a cargo de Dimoba. Fuentes municipales han precisado que se presentaron nueve empresas y que la elegida fue Integra, especializada en contratar a personas con algún tipo de discapacidad.

Los conserjes contaban con que, como ha ocurrido en otras cuatro ocasiones con anterioridad, sus contratos fueran subrogados, pero esto no ha sucedido. Luis Martínez, que desarrolla esas tareas en el colegio José Hurtado, en el Realejo, asegura que la situación es injusta. «Desde el ayuntamiento se nos dice que todo está dentro de la legalidad, pero entendemos que no se están respetando los derechos de unas personas que hemos trabajado bien, hemos dado buen rendimiento y hemos realizado un gran esfuerzo».

En su caso particular, el despido sería un auténtico drama. «Tengo a mi cargo a mi hijo, a mi nuera y a mi nieto recién nacido. El único ingreso que entra en la casa es mi sueldo», resalta, para añadir que los demás están «en una situación parecida, con hipotecas que pagar y gastos de todo tipo. Somos 17 familias que nos vamos a quedar sin sustento», insiste.

Los trabajadores han difundido esta mañana un escrito en el que solicitan que se valore su situación «y el apoyo que merecemos por parte de todas las partes implicadas para que podamos continuar en nuestros puestos». Lo han hecho en la puerta del ayuntamiento, apoyados por su abogado y los citados sindicatos. Por ahora, sin embargo, la respuesta no está siendo de su agrado. «Se nos dice que todo es legal y que ese cambio de empresa lo hizo el anterior equipo de gobierno. Entendemos que es algo que se puede solucionar si hay voluntad política, pero por ahora no la vemos», añade el conserje Luis Martínez.

 



Se el primero en comentar

Deja un comentario