El AVE que une Granada y Madrid ya es una realidad

El tren realiza su viaje inaugural desde la estación de Atocha hasta la de Andaluces como prólogo de su puesta en funcionamiento para los usuarios este 26 de junio

trenes-granada-1080x542
Un tren de alta velocidad en la estación de Granada durante el periodo de pruebas | Autor: Archivo GD
Guillermo OrtegaGuillermo Ortega
0

Llegó el día. Hoy, 25 de junio, festividad de San Próspero y San Guillermo para más señas, el tren de alta velocidad que une Granada con Madrid hace su primer trayecto. Será un viaje inaugural entre la estación de Atocha, en la capital de España, y la de la Avenida de Andaluces, en la granadina, y no será para el público en general sino para un grupo reducido que encabezan el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez; el ministro de Fomento, José Luis Ábalos; y el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno.

Los usuarios en general podrán subirse al AVE desde el miércoles 26 de junio. Habrá tres salidas diarias desde Granada (a las 7,10, a las 15,00 y a las 19,08) y otras tantas desde Madrid (a las 7,20, a las 14,35 y a las 19,35). En sábados y domingos, el primer tren desde Atocha parte a las 7,35. La duración del trayecto, según sea el tren escogido, oscila entre las tres horas y cinco minutos y las tres horas y veinticuatro minutos.

Además, Renfe pone en circulación otro tren de alta velocidad que conecta Granada con Barcelona. El que sale de aquí lo hace a las 15,35 y el que lo hace desde allí, a las 6,50. En trasladarse de una ciudad a otra se invertirán seis horas y veinticinco minutos.

Todos los trenes tienen prevista parada en Córdoba y la llegada del AVE permite también, obviamente, que Granada enlace con otros trenes de alta velocidad, como por ejemplo el de Zaragoza, ciudad que a partir de ahora distará sólo cuatro horas y media de aquí si se opta por este sistema de transporte.

Ahora que llega el momento, abundan las caras felices y las frases rimbombantes. El propio ministro Ábalos, por ejemplo, no dudó en decir que es “un gran día para Granada” porque “se acaba el aislamiento ferroviario”, una circunstancia que se ha prolongado por espacio de un periodo de cuatro años en el que han estado en el gobierno los populares y los socialistas. Así que, puestos a echar culpas, se podrían repartir.

Como pueden compartir responsabilidades por el retraso tremendo que ha sufrido esta infraestructura. La primera fecha que se dio para su puesta en funcionamiento fue el año 2007, lo que quiere decir que llega con doce de retraso. Un lapso de tiempo interminable en el que, a falta de avances significativos, o para que no se hablara de ellos, los gobiernos prefirieron hacer hincapié en la enorme inversión realizada y los numerosos escollos que le han salido al paso a la obra. Que, por otra parte, tampoco se han superado, o no todos. El AVE se estrena sin solucionar asuntos como la variante de Loja o su soterramiento a la entrada en Granada.

Y llega a la vetusta estación de Andaluces, la de toda la vida. Aunque con una terminal remozada, eso sí. De la que proyectó en 2010 el arquitecto Rafael Moneo nunca más se supo. Todo eso, por no ahondar en detalles como que, a la altura de Loja, el tren, que viaja a una velocidad media de 200 kilómetros por hora, tiene que reducir hasta los 30 para entrar en el angosto túnel de San Francisco.

No obstante todo lo anterior, el hecho es que ese engorroso trámite de subirse en Granada a un autobús para llegar hasta Antequera y allí pillar el tren (para Madrid o para otro destino) se ha prolongado muchísimo más de la cuenta y ahora termina. Granada se une al club de las ciudades con AVE y toca estar de enhorabuena.

 

 



Se el primero en comentar

Deja un comentario