El ascenso a Primera genera un importante impacto económico en Granada

Una ciudad con un equipo en la máxima categoría se ve beneficiado por ingresos directos e indirectos, además de proyectar una imagen de marca al mundo

Granada CF - UD Almeria
El estadio de Los Cármenes será uno de los grandes beneficiados, llenándose, como hasta ahora, cada domingo | Foto: Antonio L. Juárez
Juan PrietoJuan Prieto
0

Para los aficionados del Granada CF el ascenso de su equipo será una enorme alegría. Prima el sentimiento por encima de todo y eso, lógicamente, no se puede cuantificar. Pero, aparte emociones, la presencia de un equipo en la Liga Santander generará un importante impacto económico, difundirá la imagen de marca de la ciudad y la provincia a nivel internacional y, además, permitirá una actividad deportiva y de ocio estable, con un espectáculo que reunirá en Los Cármenes, como mínimo, una media de unas 15.000 personas cada dos semanas en un único recinto, algo que ningún otro sector es capaz de ofrecer.

Han sido muchos los estudios que se han realizado en diferentes ciudades españolas sobre el impacto económico que supone tener un equipo en Primera División. Cámaras de Comercio o agentes económicos de localidades como Zaragoza, Huesca, Las Palmas, Eibar, Girona, Gijón, Valladolid o Almería analizaron en su día qué supondría disponer de un club en la máxima categoría, realizando estimaciones, bien porque sus equipos estaban a punto de ascender o bien porque ya habían ascendido. Estas cifras oscilaban entre los 20 y los 35 millones de euros, en función de la importancia del municipio.

Estos recogen y analizan el efecto directo, con una estimación de aficionados y diversos profesionales que figuran en el entorno de la máxima categoría, así como la valoración del gasto de aficionados y profesionales foráneos. Hoteles, bares y restaurantes, transportes, pequeños comercios o medios de comunicación se ven beneficiados por el fútbol que, además de riqueza, genera empleo en sectores varios.

32 millones en Granada

En 2011, coincidiendo con el ascenso del club granadinista en Elche, la Cámara de Comercio de Granada realizó también su propio estudio y el total del impacto económico alcanzaba entonces los 28,3 millones de euros -el 0,2% del PIB de la provincia-. En esa cuenta, el efecto directo era de 6,8 millones de euros, de los cuales 3,1 millones de euros se facturarían solo en restauración. Esas cifras corresponden al estudio realizado hace ocho años, por lo que el aumento del IPC en este periodo supondría una cifra cercana a los 32 millones de euros.

Y es que un ascenso es muy importante para una ciudad. Por ejemplo, según un estudio realizado por la Universidad de Navarra, la relevancia de una localidad como Villarreal, que tiene casi 50.000 habitantes, es equivalente a la de una ciudad de más de 200.000 habitantes gracias al fútbol. Se justifica gracias al aumento del gasto en actividades de bienes y servicios, transporte, actividad comercial y alojamientos, así como el incremento del presupuesto del club, la necesidad de hacer más inversiones y las repercusiones por el efecto mediático.

Imagen de marca

Pero, además del beneficio económico, pertenecer a la mejor considerada la mejor liga del mundo conlleva otro impacto, quizás más importante aún: la difusión de la marca Granada por todo el mundo. Posiblemente no se pueda calcular en millones de euros el beneficio que supondrá la presencia de Granada en los medios de comunicación y, en especial, la promoción por las televisiones de los cinco continentes. En un partido ‘normal’ de Liga la señal de televisión se sirve a unos 100 países. Si el rival es el Real Madrid o el FC Barcelona, esta aumenta a 200 países. Para una ciudad como Granada, cuya principal fuente de ingresos es el turismo, esta promoción será brutal.

También el propio club mejorará su economía. Habrá un espectacular aumento de ingresos por derechos de televisión y el presupuesto se disparará, como mínimo, a 45 millones de euros. Aumentarán sus inversiones en la ciudad y también la plantilla de trabajadores. Incluso, hasta los propios futbolistas -con contratos mucho más altos que en Segunda- gastarán más dinero. Lo mismo pasará con los aficionados que visitan la localidad para presenciar un partido.

Por ejemplo, un estudio realizado por el Eibar, ascendido en 2014, y publicado por el Heraldo de Aragón, cuantificó el impacto económico en 59 millones de euros por temporada. En gastos de compras, servicios y obras pasó de 2 millones cuando estaba en Segunda, a 8. En impuestos, de 1,5 a 7 millones (IVA de derechos televisivos, IRPF…), y los beneficios para comercio, hostelería, taxis o agencias de viajes se elevaban a 3,5 millones. Tenía en cuenta el dinero de los aficionados de fuera, pero también el consumo interior los días de partido y de los visitantes que arrastra, aunque no entren al estadio. Además, el club aumentó su plantilla de 40 a 94 empleados. La mayor cantidad correspondía al impacto en los medios de comunicación, 34 millones si el Eibar quisiera convertir las noticias en publicidad. Otro factor, sin cuantificar, era la audiencia en partidos televisados y su promoción de la ciudad.



Se el primero en comentar

Deja un comentario