El alcalde dice que la duración de su mandato y el papel de Vox en el ayuntamiento no se fijarán hasta la próxima semana

Luis Salvador se niega a dar pistas "hasta que esté todo resuelto" pero insiste en que en el gobierno local "habrá once concejales", lo que excluye al partido de derechas

Rueda de prensa de Luis Salvador
Luis Salvador, en la comparecencia ante la prensa justo antes del desfile de La Tarasca | Autor: Antonio L. Juárez
Guillermo OrtegaGuillermo Ortega
0

El alcalde de Granada, Luis Salvador (Ciudadanos) se ha comprometido a presentar «todos los detalles» del acuerdo de gobierno de Granada el lunes o el martes de la próxima semana. Hasta entonces, ha dejado claro que no habrá información oficial porque, durante ese espacio, las comisiones provinciales de su formación y del Partido Popular se encargarán de «cerrar» todos los puntos programáticos.

De esos detalles, los que más preocupan probablemente sean saber si Ciudadanos va a ostentar la alcaldía durante los próximos cuatro años o si cederá el testigo al Partido Popular dentro de dos, así como conocer si Vox formará parte del equipo de gobierno.

Salvador no ha aclarado ni lo uno ni lo otro y ha emplazado una y otra vez a los periodistas a que esperen a principios de la semana que viene y a «disfrutar» mientras tanto del Corpus. Sin embargo, en un momento de su intervención sí ha mencionado que el gobierno local «tendrá once concejales», lo que en teoría significa que los tres de Vox se quedarían fuera.

«Cuando presentemos el proyecto, lo haremos en conjunto, no cuestión por cuestión. Especificaremos cuál será la duración del acuerdo, cuál será el programa y cuál será el papel de Vox», ha insistido el alcalde, que ha atribuido a Ciudadanos el mérito de que en Granada vaya a haber «un gobierno del cambio», puesto que fue la fuerza política «que consiguió con sus votos que sumáramos catorce concejales. De lo contrario, el alcalde habría seguido siendo Francisco Cuenca».

Al exalcalde socialista le ha dedicado, por cierto, duras palabras. Le ha acusado de «promover el resentimiento desde el minuto uno», con medidas como «llevar a gente a la Plaza del Carmen el mismo día del pleno constituyente para deslegitimarlo». En ese sentido, ha aconsejado a Cuenca «que se tranquilice, porque va a estar cuatro años en la oposición», y al PSOE en general «que se crispe menos, porque así las cosas serán más fáciles, y que asuma que hay que saber ganar pero también saber perder».

Sobre la creación de la figura del vicealcalde y de si ese cargo correspondería al candidato del PP, Sebastián Pérez, el alcalde se ha vuelto a enrocar y a recordar que ese aspecto también se pondrá «negro sobre blanco» el lunes o el martes de la semana que viene, cuando las comisiones provinciales finalicen su trabajo. «Lo que debe quedar claro mientras tanto es que, con independencia de ese detalle, Granada está en buenas manos y estará bien dirigida».

Además, ha hecho hincapié en que es «falso» que el futuro de Granada se haya decidido en Granada, aunque más adelante ha admitido que en cierto modo así ha sido. «Las cosas se han hecho como toda la vida. Todas las direcciones nacionales y regionales de todos los partidos pintan el mapa autonómico y local y por nuestra parte, lo que hicimos fue decirle a nuestra dirección qué es lo que queríamos, que por lo demás ha coincidido con lo que se nos autorizó luego. El PSOE se queja ahora, pero también ha hecho lo mismo. Es un partido que siempre ha tenido unas tragaderas muy amplias con Madrid y no peleó para traer a Granada proyectos muy importantes», ha dicho.

 

 

 



Se el primero en comentar

Deja un comentario