El alcalde de Granada se reincorpora en medio de un ambiente tenso

Sus socios del PP le exigen que diga si cumplirá el pacto del 2+2 y la oposición clama por un cambio de gobierno

Acuerdo entre Cs y PP para el gobierno local de Granada
Luis Salvador y Sebastián Pérez se saludan tras llegar a un acuerdo para el reparto de áreas municipales | Foto: GD
Guillermo OrtegaGuillermo Ortega
1

El alcalde de Granada, Luis Salvador, regresa hoy a su despacho en la Plaza del Carmen y lo hace mientras, en el ámbito político, se respira un aire cargado de tensión.

Fundamentalmente porque el pasado jueves, el presidente provincial del PP y primer teniente de alcalde en el consistorio granadino Sebastián Pérez afirmó, en el acto que simboliza el inicio del curso político para los populares, que iba a exigirle a Salvador una respuesta «clara y contundente« a la cuestión de si Ciudadanos iba a cumplir el acuerdo al que ambos partidos llegaron sólo unas horas antes del pleno de investidura, según el cual, sostienen desde el PP, Luis Salvador sería alcalde durante los dos primeros años del mandato y Sebastián Pérez le relevaría en junio de 2021. Si no se produce ese pronunciamiento «sin ambages», el PP está dispuesto a romper el pacto y pasar a la oposición, anunció el líder popular.

Sus declaraciones, como era previsible, tuvieron consecuencias. En el grupo municipal del PSOE, su concejal Eduardo Castillo instó a PP y Ciudadanos a «dejarse de dimes y diretes y ponerse a trabajar», pero también dio a los dos partidos que forman el equipo de gobierno una alternativa: «hacerse a un lado». Y recordó, no tan de paso, que en sólo dos meses Ciudadanos ya ha perdido el apoyo de Vox y ahora se ve «amenazado» por el PP.

Vox también se pronunció, por boca de su portavoz en el ayuntamiento, Onofre Miralles. Lo que dijo tiene su análisis: «Cualquier cosa mejor que seguir con Luis Salvador como alcalde». Sorprende un poco teniendo en cuenta que hace sólo dos meses le dio su apoyo para que tuviera el bastón de mando. Se supone que lo hizo porque peor era que se mantuviera en manos del socialista Paco Cuenca.

El otro grupo con representación municipal, Podemos-IU, tampoco se quedó callado. Su edil Paco Puentedura bautizó a la coalición entre Ciudadanos y PP como la «alianza de la parálisis», subrayó que «no garantiza la estabilidad» en Granada y apostó por un gobierno progresista. ¿Cómo se articularía eso? Pues aunque no lo dijo, la respuesta parece clara: mediante una moción de censura que sólo prosperaría con los votos favorables de Podemos y PSOE y la abstención de alguno de los otros.

Un ruido de fondo

En realidad, nadie habla abiertamente de una moción de censura, es como una amenaza latente, como un ruido de fondo que está ahí. No parece previsible una vez que los dos partidos que gobiernan se han repartido las funciones, aseguran que han empezado a trabajar juntos en la elaboración de un presupuesto para la ciudad y han anunciado objetivos que serían de gran calado en caso de llevarse a cabo, como la línea de Metro por el centro.

En ese contexto de supuesta unión y concordia, las contundentes declaraciones de Sebastián Pérez podrían parecer exageradas y extemporáneas, aunque tampoco hay que descartar que el presidente provincial estuviera hablando no sólo en clave local sino también nacional: o mucho cambian las cosas, o pronto se convocarán elecciones generales. Y el PP no quiere que se le identifique demasiado con Ciudadanos si eso sucede, prefiere mantener su marca. Los aliados volverán a ser competidores.

En cualquier caso, es obvio que este lunes 26 de agosto Luis Salvador no va a estar solo en la rueda de prensa que ha convocado en el salón de comisiones para hablar de «asuntos de actualidad». A buen seguro le requerirán una respuesta al órdago lanzado por Sebastián Pérez. Luis Salvador nunca ha sido muy explícito sobre esa cuestión, ha preferido esquivarla. Lo que queda por saber es si mantendrá esa estrategia.



Comentarios

Un comentario en “El alcalde de Granada se reincorpora en medio de un ambiente tenso

  1. Y mientras tanto, como el chiste…
    Graná, de M… Hasta las trancas. ( literal)
    No se puede andar por ningún sitio.
    Sucia, ( cagás de palomas, mirlos, hojas secas, orines de perros).
    Contaminada, pintarrajeada, comercios cerrados, aceras y bordillos rotos, zonas verdes secas…. Habrá agua en Granada!!!
    Y dos inmaduros peleándose por un sillón forrado de billetes.

Deja un comentario