Los dos hermanos acusados por el apuñalamiento de Deifontes niegan los hechos ante el juez

El juicio ha dado comienzo, después de que fuera suspendido en junio, pues uno de ellos estaba ingresado por una cuestión derivada del trastorno psicótico que padece

Tribunal Superior de Justicia de Andalucia en Granada
Audiencia de Granada | Foto: Antonio L. Juárez
Europa PressEuropa Press
0

Los dos hermanos de unos 30 años acusados del apuñalamiento de otro varón en el municipio granadino de Deifontes en diciembre de 2017 han negado los hechos ante el tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada, que los juzgan desde este miércoles.

El juicio, señalado hasta el próximo lunes, ha dado comienzo, después de que fuera suspendido en junio, pues uno de ellos estaba ingresado por una cuestión derivada del trastorno psicótico que padece.

Este procesado ha mantenido, según fuentes del caso consultadas por Europa Press, que no estuvo presente cuando sucedieron los hechos, en los que la víctima, conforme a la versión que este acusado ha dado en la Audiencia, lo habría involucrado por una «animadversión» previa.

El otro hermano, que presenta déficit cognitivo y está en prisión provisional por estos hechos, ha mantenido que fue el otro quien sacó una navaja y, tras un forcejeo, se puso nervioso y se fue del lugar, según las mismas fuentes.

Este jueves está previsto que continúen las declaraciones de testigos, que han comenzado en esta primera sesión, en la que se ha escuchado el testimonio de la víctima, y el próximo lunes están convocadas distintos expertos para las periciales.

La defensa ha interesado la suspensión del juicio, denegada este miércoles por el tribunal, por la ausencia de un testigo que considera esencial para el esclarecimiento de los hechos, el cual ha manifestado que está en Francia hasta octubre.

Ambos procesados se enfrentan a una petición fiscal de nueve años de prisión por la presunta comisión de una tentativa de asesinato con alevosía, que se eleva a doce en la solicitud de pena de la acusación particular, que representa los intereses de la víctima, y mantiene que los dos hermanos actuaron «al unísono» y «de la mano».

Fue el 19 de diciembre de 2017, cuando, según el relato del Ministerio Público, en su escrito de acusación provisional, la víctima acudió a un bar de Deifontes, donde se personaron los dos hermanos acusados, con cuchillos para, con un «evidente propósito de acabar con la vida» del otro, atacarlo por la espalda.



Se el primero en comentar

Deja un comentario