Dos detenidos en Granada por la caza furtiva de un macho de cabra montés

También han sido detenidos por un presunto delito de falsedad documental por haberle puesto al animal un falso precinto con la intención de engañar a los agentes si eran sorprendidos

IMG_20190922_231907
La Guardia Civil pidió a los detenidos la autorización para la caza de un macho de cabra montés, aun sabiendo que hasta el próximo 12 de octubre no se abre la veda, y no presentaron documentación alguna | Foto: Archivo GD
GabineteGabinete
0

La Guardia Civil ha detenido a dos hombres, un italiano de 50 años y un vecino de La Zubia (Granada) de 46, como presuntos autores de un delito contra la flora y la fauna por cazar de manera furtiva un macho de cabra montés en época de veda y sin autorización en la Sierra de las Chanzas, en el término municipal de Algarinejo.

También han sido detenidos por un presunto delito de falsedad documental por haberle puesto al animal un falso precinto con la intención de engañar a los agentes si eran sorprendidos, según ha informado en un comunicado el Instituto Armado.

Esta operación contra la caza furtiva no responde a una actuación puntual sino a las numerosas quejas que ha recibido la Guardia Civil por episodios de caza furtiva en los cotos de la zona, donde aparecen de manera regular cuerpos decapitados de machos de cabra montés.

Los hechos sucedieron el 22 de septiembre, cuando la Guardia Civil desplegó un dispositivo en torno a un coto de caza de la Sierra de las Chanzas tras ser informada de que posiblemente había cazadores furtivos dentro. Durante toda la tarde escucharon disparos, pero no pudieron ubicar a los cazadores.

Ya de noche, sobre las 21,30 horas, los agentes consiguieron interceptar tres vehículos en un camino a la salida del coto y al registrar el todoterreno en el que viajaban los detenidos encontraron la cabeza de un macho de cabra montés, el arma con el que presuntamente había sido cazado, un rifle con mira telescópica con bípode y un cuchillo de caza que contenía restos frescos de sangre y piel.

En la oreja derecha del animal los detenidos habían colocado un precinto de los que expide la Junta de Andalucía correspondiente a un coto de caza de Almería.

La Junta ha informado de que «los precintos que deben acompañar a las piezas de caza son considerados documento público administrativo» por lo que, al utilizarlos de manera irregular, como hicieron los detenidos, estaban cometiendo un delito de falsedad documental.

La Guardia Civil pidió a los detenidos la autorización para la caza de un macho de cabra montés, aun sabiendo que hasta el próximo 12 de octubre no se abre la veda, y no presentaron documentación alguna.



Se el primero en comentar

Deja un comentario