Detenidos por agredir a un hombre al que acusaban del robo de su plantación de marihuana

Los detenidos acusaban a la víctima de haberles robado una plantación de marihuana en Nívar, sin saber que dicha plantación había sido intervenida por la Guardia Civil

Guardia Civil-2
vahiculo de la Guardia Civil | Foto: Archivo GD
GabineteGabinete
0

La Guardia Civil ha detenido a un hombre de 40 años de edad y a una mujer de 34, como presuntos autores de  un delito de extorsión, un delito de detención ilegal, de un delito de robo con violencia e intimidación y de un delito contra la salud pública, después de acusaran a la víctima de haberles robado una plantación de marihuana y le hubieran obligado a transferirles su vehículo como parte del pago.

Lo que al parecer no sabían los detenidos es que la plantación que supuestamente la víctima les había robado en Nívar, había sido intervenida por la Guardia Civil el pasado día 16 de julio, donde fueron aprehendidas 1115 plantas de cannabis sativa.

Ese mismo día la mujer detenida se puso en contacto con el denunciante, ambos son primos, y quedaron en verse en un bar de Granada. Cuando este llegó junto a su prima, ella estaba con su novio. Ambos invitaron al denunciante a dirigirse hasta el coche de estos y acto seguido el novio le dio una paliza, lo obligó después a subir al vehículo y le sustrajo la cartera y el teléfono móvil.

Dentro del coche ambos amenazaron a la víctima, a la que acusaban de haberles robado una plantación de marihuana, con que tenía que entregarles su coche como parte de los 60 000 euros en los que tasaban la plantación o “si no le iban a pegar un tiro en la cabeza”. También la amenazaron con matarla si llamaba a la Policía; e incluso con que le iban a quitar su casa y matar a su familia si finalmente no pagaba.

Poco después los detenidos se dirigieron hasta una gestoría de una localidad del Área Metropolitana granadina y allí obligaron al denunciante a transferirles su vehículo.

La víctima tardó, no obstante, una semana en acudir al acuartelamiento de la Guardia Civil de Maracena a denunciar los hechos.

Tras la denuncia la Guardia Civil descubrió que los denunciados eran los propietarios de la plantación intervenida en Nívar, de la que hasta entonces sólo había un investigado: la persona que custodiaba la vivienda cuando entraron los agentes.

Los agentes también descubrieron que el denunciante había sido el electricista que puso en funcionamiento la plantación y que este, además, se había encargado después del mantenimiento de todo el aparataje eléctrico, por lo que ha sido investigado como presunto autor de un delito contra la salud pública por cultivo de droga.

La Guardia Civil ha concluido la investigación localizando a la prima del denunciante y a su novio y deteniendo a ambos. Y finalmente ha recuperado el vehículo que supuestamente les fue transferido mediante extorsión y lo ha puesto, junto con los detenidos, a disposición judicial.



Se el primero en comentar

Deja un comentario