Detenida tras robar en un piso de estudiantes y decirle a la Policía que era de su propiedad

Los vecinos alertaron a las tres inquilinas de que estaban escuchando ruidos y estas les confirmaron que no se encontraban en el inmueble

Fotografía Vehículo policia nacional
Un coche patrulla de la Policía Nacional | Foto: Archivo
GabineteGabinete
0

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Granada a una mujer de 36 años con numerosos antecedentes policiales como presunta autora de allanar una vivienda situada en el centro de la ciudad y sustraer varios efectos y enseres del interior de la misma, mientras sus inquilinas, tres estudiantes, se encontraban pasando el fin de semana en sus domicilios familiares.

Las tres inquilinas de la vivienda se encontraban pasando el fin de semana en sus localidades de origen cuando recibieron comunicación de vecinos del inmueble informándoles acerca de ruidos y altercados provocados por una mujer que se encontraba en su domicilio. Una vez aclarado que no se trataba de ellas ni ninguna persona conocida ni autorizada, llamaron a la central de la Policía Nacional, CIMACC-091 informando de esta situación.

Los agentes desplazados hasta el piso, situado en el centro de Granada, se encontraron con una mujer que bajaba por la escalera comunitaria gritando que el piso en cuestión era de su propiedad y observaron que la cerradura de la puerta del mismo se encontraba forzada y el interior revuelto, por lo que, tras realizar diversas gestiones, contactaron con la propietaria del inmueble la cual corroboró que la vivienda estaba alquilada a tres jóvenes estudiantes, las cuales no se encontraban en ese momento en el lugar por haber ido a pasar el fin de semana con sus familiares y, una vez comprobado que la mujer no tenía relación alguna con el piso, fue detenida.

Posteriormente, la propietaria del piso manifestó que, además de los daños en la cerradura y otros en la vivienda, faltaban varios enseres de la misma, entre ellos un televisor. Por su parte las tres inquilinas resultaron afectadas, no solo por el estado en el que se encontraba su domicilio, sino que también les habían sustraído dos ordenadores portátiles, uno de ellos valorado en casi 1.000 euros, una tablet, unas gafas graduadas, ropa, zapatos y otros enseres personales. La mujer, que ya ha pasado a disposición de la autoridad judicial, fue trasladada a dependencias policiales como presunta autora de delitos de allanamiento de morada y robo con fuerza.







Se el primero en comentar

Deja un comentario