Descartan la presencia de restos humanos en el entorno de la fuente del Parque Lorca de Alfacar

El objetivo último del citado informe, que hace alusión a la búsqueda infructuosa de 2009 en la zona del monolito del parque, era decidir sobre el impulso de una nueva búsqueda en este entorno

placeta-parque-lorca alfacar
Parque Federico García Lorca en Alfacar
E.P.
0

El informe realizado por expertos del Área de Geofísica Aplicada del Instituto Andaluz de Geofísica de la Universidad de Granada en el entorno de la fuente situada en la placeta principal del Parque Federico García Lorca en Alfacar, en el área metropolitana granadina, ha descartado la existencia de restos humanos enterrados en su subsuelo.

La investigación, realizada con un radar de subsuelo el pasado diciembre, fue entregado este pasado lunes a la Dirección General para la Memoria Histórica del Ministerio de Justicia, que lo había solicitado, en coordinación con la Junta de Andalucía, a raíz de las informaciones que apuntaban a que, en esta zona, podría haber estado la fosa común con los restos de Federico García Lorca, algo que ahora queda descartado tras no haber detectado los expertos “anomalías” en el terreno.

Según ha informado el Ministerio de Justicia en una nota de prensa, este extremo aparece reflejado en el informe que los cuatro integrantes del equipo del Instituto Andaluz de Geofísica encargados del análisis del terreno remitieron a la Dirección General para la Memoria Histórica del Ministerio de Justicia.

Fue esta Dirección General, en colaboración con su homónima de la Junta de Andalucía, la que encargó el pasado mes de diciembre los análisis de esa zona del Parque García Lorca de Alfacar ante las informaciones sobre “la existencia de restos humanos allí enterrados, que habrían sido detectados durante las obras de construcción del recinto ajardinado”.

En la investigación del área señalada, el equipo del Instituto Andaluz de Geofísica ha utilizado como equipo transmisor-receptor un radar de subsuelo monocanal modelo SIR 3000 con una antena de 400 megahercios.

Ese equipo ha permitido obtener “información solvente” sobre las distintas capas que presenta el terreno: una primera superficial, correspondiente al empedrado granadino, de unos diez a 15 centímetros de profundidad; una segunda capa consistente en un cimiento con forjado de hierro de también entre unos diez a 15 centímetros de espesor, y, debajo de las anteriores, una capa de regularización de grosor irregular bajo la que se encuentra el terreno natural.

El radar utilizado ha permitido explorar el suelo hasta una profundidad de 2,5 metros. El análisis de los radargramas –imágenes del subsuelo obtenidas mediante la emisión de pulsos de energía electromagnética en la banda de radio-frecuencia– procedentes del barrido del terreno ha permitido a los expertos del Instituto Andaluz de Geofísica concluir que “no hay anomalías que permitan sospechar la presencia de restos humanos en el subsuelo”, ha informado Justicia.

El acuerdo de colaboración entre las direcciones generales de Memoria Histórica del Ministerio de Justicia y de la Junta de Andalucía permitirá al Instituto Andaluz de Geofísica buscar restos humanos enterrados en la época de la Guerra Civil en otros puntos de la geografía granadina.

FOSA COMÚN DE LORCA
El objetivo último del citado informe, que hace alusión a la búsqueda infructuosa de 2009 en la zona del monolito del parque, era decidir sobre el impulso de una nueva búsqueda en este entorno en que podrían estar los restos de Lorca, cuyos herederos no apoyan que se busquen los restos, junto a los del banderillero anarquista Joaquín Arcollas, Dióscoro Galindo y Francisco Galadí.

Todo ello con base a peticiones como la solicitud formal que el año pasado realizó la CGT-A a la Junta de una nueva búsqueda de los restos del banderillero anarquista Joaquín Arcollas, del que se consideran “herederos ideológicos”, ante las teorías que apuntaban a la existencia de unos restos humanos encontrados en 1986 durante la construcción del parque que lleva el nombre del poeta en Alfacar y que fueron “allí depositados dentro de un saco” con escombros, junto a la fuente.

En la solicitud, consultada por Europa Press, el grupo de trabajo ‘Recuperando la memoria de la historia social de Andalucía’ de CGT sostenía que esta teoría se llevaba “asegurando desde hace casi dos lustros”. Aludía a testimonios como el del por entonces vicepresidente de la Diputación de Granada, Ernesto Molina; así como de Manuel Valdivia Gómez, exalcalde de Cogollos Vega.

También la Asociación Granadina Verdad, Justicia y Reparación solicitó a través de un comunicado a la Junta que organizara una cata arqueológica en el parque Federico García Lorca de Alfacar para comprobar esta teoría, en la que se hacía referencia a la existencia de un saco con restos óseos “enterrado ilegalmente en el subsuelo”, junto a la fuente.

 



Se el primero en comentar

Deja un comentario