DePedro: «Compartir nuestro último disco en un festival como el Granada Sound es un regalo»

El proyecto de Jairo Zavala, acompañado con su inseparable banda, aterriza por primera vez en el festival granadino con 'Todo saldrá bien', una recopilación de sus grandes éxitos a lo largo de la última década

fotonoticia_20181126175632_640
Jairo Zavala en la grabación del último disco de DePedro, 'Todo saldrá bien' | Foto: Archivo EP
Álvaro HolgadoÁlvaro Holgado
0

Hay un cierto peligro en artistas como de Depedro. Cuando uno escucha el primer segundo de una canción suya por primera vez, esas que han marcado la vida de tanta gente en la última década, uno corre el riesgo, en cierto modo, de relajarse. En Depedro, en ese primer segundo, en ese pequeño rasgueo de guitarra todo parece en un primer momento correcto. Sólo hace falta escuchar el segundo compás para comprender que estamos ante un artista especial, diferente.

La propuesta artística de Jairo Zavala, que ha conquistado oídos, corazones y vidas con su música desde que en 2008 comenzara el proyecto su periplo, aterriza por fin en el GranadaSound, por excelencia uno de los eventos musicales del año en la ciudad y la escena nacional. Lo hace además con el repertorio de canciones que le acompañado a lo largo de esta década, que tras mucha carretera y manta,  han dado en un disco provindencial. ‘Todo saldrá bien’ cuenta con las colaboraciones de algunas de las voces más destacadas de la música en español de los últimos 20 años, tales como Luz Casal, Coque Malla o el mítico Santiago Auserón .

Todo ello ha quedado reflejado en una serie de vídeos que inmortalizaron el momento, para deleite de los mortales. La idea, eso sí, ni siquiera fue suya.  «La compañía me convenció para reflejarlo en imágenes y que se quedara ahí, para que me pueda pellizcar y verlo siempre. Son gente de mi círculo cercano o que, simplemente ha sido imprescindible para que Depedro existiera. Fue como un sueño, fueron dos días en el en los que tuvimos la suerte de que la gente que llamé, con tanto talento y tan generosa, aceptó y lo grabamos todo en dos días» comenta Zabala.

Artistas como Jairo Zabala también corren el riesgo, como se puede apreciar, de haber vivido tan intensamente la música como oficio, siempre de un grupo a otro, al igual que casi el 99% de los músicos de este país, y no saber la trascendencia en quienes consideran sus canciones parte de su educación sentimental. Recibe la llamada para este artículo en la tranquilidad de la playa, con el mar de fondo. Calmado, con ese saber estar que templa en el escenario, con ese ça fair rien tan propio de quienes han pisado ya pedal por medio mundo. Desde ahí partirá para la ciudad de la Alhambra este viernes, donde algunos acólitos ya tienen las mariposas en el estómago esperándole. «Hace mucho tiempo que no tocamos en Granada. La verdad es que nos hace mucha ilusión. Para nosotros además compartir el último disco en este espacio es un regalo. Hemos estado tocando todo el verano, todo el año, y lo cogemos con muchas ganas».

Zabala nos cuenta además que se encuentra en el mejor momento de su carrera, siempre acompañado del corazón rítmico de Depedro, ya sea con Caléxico o con su propia banda, con la que ha grabado todos sus discos y que prometen dar guerra en el Escenario Brugal. «Es un momento muy dulce, en el que estamos disfrutando mucho, con tanta gente, estoy disfrutando cada segundo, como en una nube».

Entre tanto, prepara, sin parar un segundo como caracteriza al artista de Aluche, su nuevo álbum, ‘Érase una vez’, dedicado en exclusividad a la infancia, a los niños al fin y al cabo, un público con cierta fiereza, pero con los oídos siempre abiertos. «Los niños son niños, sólo son pequeños físicamente y parece que a veces les hablamos como si tuvieran algún problema para entendernos. Son personas que son igual o más inteligentes en muchas cosas que nosotros. Pueden asumir y pueden escuchar todo tipo de música. He intentado hacer este trabajo nuevo desde esa perspectiva, como niños y no como otra cosa» explica.

Para eso, aún así, habrá que esperar al 18 de octubre. Mientras, a los ‘depedrianos’ les quedan escasas horas para pasar revista por el Cortijo del Conde a eso de las 17:00 horas, y rememorar temas como ‘Nubes de Papel’, ‘Déjalo ir’, ‘Diciembre’ o esa versión tan personal de ‘La Llorona’ que hace temblar al más pintado. La lista es ingente, cada una con su huella, para las miles de personas que acudirán cuando el foco agudice la estampa del cuerpo trazado en la guitarra como acompañante vital de Zavala, siempre con sus características patillas, y con el presagio, como no podía ser de otra manera, de que ‘todo va a salir bien’.



Se el primero en comentar

Deja un comentario