Un curso sobre reforestación recaudará fondos para la de la Sierra de Lújar

La Asociación Semillistas pretende plantar cuatro millones de árboles en este punto de la Cordillera Penibética

sierra-lujar
Panorámica de la Sierra de Lújar | Foto: Archivo
Gabinete
0

“Si pudiéramos reforestar desde Cataluña hasta Huelva, sería la mejor herencia que podríamos dejar a nuestros hijos”. Esta es una de las afirmaciones que Daniel Calatayud, miembro de la Asociación Semillistas, hace en su curso ‘Entiende tus semillas’. Una ponencia que nace con dos objetivos. Por un lado, poner al alcance de agricultores y reforestadores el conocimiento sobre semillas que Daniel lleva años estudiando, probando e implementando. Por otro, recaudar fondos para restaurar la Sierra de Lújar, donde se plantarán cuatro millones de árboles y arbustos, un proyecto que la asociación anteriormente mencionada tiene muy avanzado, incluso con el visto bueno del Ayuntamiento de Órgiva.

Con motivo de la celebración este lunes del Día Internacional de los Bosques Autóctonos, la Asociación AguaBosque ha presentado las nuevas líneas en las que se asienta este ambicioso proyecto que incorpora técnicas que no se han desarrollado hasta ahora en España para reforestar montes. La siembra se hace con semillas previamente tratadas con un proceso de ‘priming’, lo cual no sólo hará a la planta resultante más resistente, sino que posibilitará su germinación con las primeras lluvias. Además, se incorporan esporas de micorrizas a la semilla, un hongo que aportará a la planta nutrientes minerales y agua, incrementando así las posibilidades de éxito en su desarrollo. “Lo que se aplica -explica Daniel- es una metodología de restauración forestal que trata de imitar los procesos de regeneración natural”.

La plantación se está haciendo por fases, este octubre ya se han plantado 2.000 semillas (de fresno, madroño, lavandila candelaria, tomillo rojo y digitalis). En noviembre se plantarán unas 10.000 semillas más (de cantueso, lavandula, digitalis, torvisco, tomillo rojo, bolina, retama negra y pino carrasco -rodeadas de esporas del hongo micorrícico Pisolithus tinctorius) y entre diciembre y enero se plantarán más de 12.000 bellotas de encina y coscoja envueltas con esporas del hongo micorrícico tuber aestivum (trufas no comestibles).

La previsión de costes para este año es de 8 euros por árbol o por arbusto. El próximo año se prevé ampliar el proyecto con 100.000 árboles y los costes se reducirán a 5 eruos por planta. El objetivo es reducir aún más los costes, a tres euros por planta sembrando manualmente, y a 0,5 euros por unidad, sembrando, en un futuro, con drones. Para ello, cuentan con el apoyo de la empresa Dronecoria (Open source restoration). También apoya a Semillostas Christine Fisher (experta investigadora en hongos micorrícicos), los ayuntamientos la Tahá y de Órgiva, la población local que colabora en la recogida de semillas y ciudadanos de todo el mundo que donan dinero para ayudar a financiar el proyecto.

“La geografía irregular de la zona y el empobrecimiento acumulado del terreno, hacen inviable la reforestación por medio de árboles jóvenes plantados en la tierra. A parte de que sería mucho más caro, sus posibilidades de sobrevivir son mucho menores que si nacen directamente en el lugar, desde una semilla, y junto a otras plantas, arbustos y matorrales, que complementen sus necesidades”, explica Daniel. Se trata de restaurar el ecosistema original de la sierra, con plantas autóctonas y capaces de sobrevivir en un área en riesgo de desertificación. Un problema grave, que amenaza al 75% del territorio nacional, según apuntan la revista National Geographic y la organización ecologista Greenpeace.

La reforestación de los montes es una de las principales maneras de combatir la desertificación en nuestro país y que a la vez ayuda a luchar contra el cambio climático, pues los bosques retienen gran parte del CO2 que emitimos a la atmósfera.







Se el primero en comentar

Deja un comentario