La curiosa clausula de Amazon que habla sobre una plaga zombi

La empresa estadounidense permite el empleo de su servicio Lumberyard si una infección viral generalizada provoca "que los cadáveres humanos revivan"

sede amazon
Imagen de una sede de Amazon | Foto: Archivo
GranadaDigital
0

La totalidad de la ciudadanía trata a diario con contratos de términos y servicios. Descargar una aplicación es sinónimo de aceptar permisos y condiciones, mientras que navegar por la red requiere normalmente de 'Aceptar Cookies' de los distintos portales que el usuario visite. A menudo, por no decir casi siempre, las personas no leen nada antes de aceptar las condiciones impuestas, pero animarse a echar un vistazo puede deparar grandes sorpresas. En los últimos días, la cláusula 42.10 de los términos legales de la filial Amazon Web Services se ha hecho archiconocida gracias a una particularidad: la posible llegada de un apocalipsis zombi.

La empresa incluye esta peculiaridad en la clausula 42.10 de sus términos de servicio, en la que se habla sobre el Motor de Amazon Lumberyard. La compañía sostiene que el uso de sus materiales "no están diseñados para su uso con sistemas críticos para la vida o para la seguridad, como el uso en el funcionamiento de equipos médicos, sistemas de transporte automatizados, vehículos autónomos, control de aeronaves o de tráfico aéreo, instalaciones nucleares, naves espaciales tripuladas o uso militar en relación con el combate en vivo".

Amazon apostilla en ese mismo artículo que "esta restricción no se aplicará en caso de que ocurra (con certificación de los Centros para el Control de Enfermedades de los Estados Unidos o el organismo que lo suceda) de una infección viral generalizada transmitida a través de picaduras o contacto con fluidos corporales que haga que los cadáveres humanos revivan y traten de consumir carne humana viva, sangre, cerebro o tejido nervioso y es probable que conlleve la caída de la civilización organizada". Las redes no han tardado en hacer viral estas líneas, que ya no pasaran desapercibidas.







Se el primero en comentar

Deja un comentario