De la euforia en el Camp Nou a la siesta en Los Cármenes (0-1)

El Granada CF pierde la oportunidad de depender de sí mismo para llegar a Europa y cae ante un Cádiz que fue mejor en ataque y en defensa

Granada CF - Cadiz CF
Aarón mantuvo vivas las esperanzas | Foto: Antonio L. Juárez
Jero CameroJero Camero
0

De la euforia del jueves, a la siesta del domingo. En horario de media tarde y con un reluciente sol sobre el Zaidín, el Granada perdió uno de sus últimos y trenes con destino a Europa. Los rojiblancos se quedaron dormidos en la estación mientras el Cádiz certificaba de forma virtual su permanencia en la máxima categoría.

A los de Diego Martínez, a pesar de algunas bajas, se les había puesto la jornada de cara para poder meter presión a sus máximos competidores por las plazas que aún están por adjudicar. El empate del Real Betis permitía a los granadinos depender de sí mismos para alcanzar la séptima plaza debido al enfrentamiento directo que aún tienen pendiente ambos conjuntos.

Aun así, fue el Cádiz el que salió con más hambre desde los primeros compases del juego y Negredo pudo abrir el marcador a los pocos minutos. A partir de entonces, el Granada fue imponiendo su juego, pero no sus ocasiones. Los rojiblancos, que casi no llegaron al área de Ledesma, terminaron por sucumbir cerca del descanso.

Aarón, que como sucedió en el Camp Nou volvió a demostrar que está al nivel para ser titular la temporada que viene, evitó el tanto de un Negredo que remató solo dentro del área. Ninguno de los defensores estuvo atento al rechace que cayó de nuevo a los pies del ariete cadista, que vio a Rubén Sobrino sólo y le cedió el cuero para definir a puerta vacía.

Pudo marcharse el Cádiz con una renta mayor al descanso, pero Aarón volvió a frustrar a Negredo esta vez en un mano a mano en el que casi se cantaba el gol. Diego era consciente de que hacía falta un cambio y de cara a la segunda mitad prefirió contar con la verticalidad de Víctor Díaz y Kenedy.

Sin embargo, ninguno de ellos solucionó los problemas del Granada. Al igual que en Barcelona los únicos lanzamientos a puerta se convirtieron en gol, hoy parecía ser uno de esos días en los que ni con toda la artillería el balón hubiera entrado.

Para colmo de males, la segunda mitad se convirtió en una sucesión de interrupciones que no ayudaba nada a las aspiraciones rojiblancas de apretar la pelea. Soldado, que entró en la segunda mitad, terminó expulsado por sus protestas a Díaz de Mera. También vio una cartulina amarilla Montoro, que cumple ciclo de cinco amonestaciones. Ninguno de los dos podrá estar frente al Betis la próxima jornada.

Pudo el Granada depender de sí mismo para volver a Europa, ahora tendrá que remar y esperar con un calendario complicado y rivales duros la próxima semana. Además, sin Kenedy, que forzó en la segunda mitad y volvió a salir lesionado, a ver ahora hasta cuándo. La mejor noticia, el rendimiento de un Aarón que impidió que la derrota fuera más abultada.

Ficha técnica:

Granada CF: Aarón; Foulquier, Germán, Nehuén Pérez, Quini; Yangel Herrera, Gonalons, Montoro; Puertas, Jorge Molina, Machís.

Cádiz CF: Ledesma; Iza, Cala, Fali, Akapo; Salvi, Jonsson, José Mari, Alejo; Negredo, Sobrino.

Goles: 0-1, Rubén Sobrino (39′).

Colegiado: Díaz de Mera. Amonestó a Luis Suárez, Gonalons, Quini, Montoro y Aarón en el Granada y a Negredo y Rubén Sobrino en el Cádiz. Expulsó a Soldado por doble amarilla (87′).

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 34 de Liga, disputado en el Estadio Nuevo Los Cármenes sin presencia de aficionados.







Se el primero en comentar

Deja un comentario