Covirán, un oasis para los granadinos en medio de la pandemia

GranadaDigital entrevista a través de Instagram Live a la presidenta de la cooperativa granadina, Patro Contreras

foto-directo-patro-contreras
La presidenta de Covirán, Patro Contreras, durante su charla con Juan Prieto | Edición de vídeo: Javier Gea
AvatarManuel Ruiz Pérez
0

La primera mujer que ocupa la presidencia de Covirán en sus casi 60 años de historia, Patro Contreras, ha sido la invitada de este martes en nuestro #DirectoEnRedGD, una nueva forma de comunicar para entrevistar a personalidades distinguidas de nuestra sociedad a través de Instagram Live adaptándonos a las circunstancias actuales generadas por la crisis sanitaria del coronavirus.

Patro Contreras, para quien “es un honor presidir esta cooperativa y estar al servicio de 2.500 socios”, está trabajando “más que antes, pero con muchas de salir e ir a la cooperativa”. No obstante, es consciente de que “hay que dar ejemplo y estar en casa. Hemos desarrollado en tiempo récord herramientas para que 290 personas podamos teletrabajar”, asegura.

La presidenta de Covirán se congratula de haber podido superar el primer “embiste de demanda” gracias a la anticipación y la previsión; “a partir de ahí, ha sido un no parar, pero todos los equipos han respondido muy bien, logística, personal de almacén, tiendas, central, todos. La misión que se nos ha encomendado es que el abastecimiento de alimentos llegue a toda la población”, expone.

Desde que comenzó el confinamiento, Covirán lanzó un mensaje de tranquilidad a la población asegurando el abastecimiento de productos en sus centros. No obstante, su presidenta se sincera: “si decimos que tenemos el mismo suministro que antes, no es cierto, porque todos los operadores están sufriendo faltas, porque faltan materias primas, como ha podido ocurrir con los geles de manos, pero sí que es verdad que en cuanto a alimentos y productos básicos no hay falta; si no hay leche de una marca concreta, hay de otra”, manifiesta con tranquilidad.

Contreras afirma estar recibiendo “muestras muy gratificantes” de la calle. “Tenemos hasta un poema por ahí y hay tiendas donde los clientes están llevando la merienda a los trabajadores; es muy emocionante recibir eso, ya que en muchas de nuestras tiendas se está atendiendo a personas en momentos de dificultad y con riesgo de contagio”, subraya.

En cuanto a las medidas puestas en marcha desde la cooperativa para paliar los distintos efectos ocasionados por la pandemia de coronavirus, la cabeza visible de Covirán se reafirma en que la previsión, “sobre todo en alimentos básicos”, es fundamental. Además, sostiene que están sirviéndose de “herramientas para proteger a los trabajadores, para que el producto llegue en tiempo y forma a tienda y para poder seguir trabajando estando todos conectados; es un trabajo multidisciplinar y la colaboración es el ADN de esta cooperativa”, se felicita.

Un año difícil

La presidenta, quien desembarcó en el puesto hace un año, confiesa que “no ha sido un período fácil, aunque sí satisfactorio”, ya que se encontró “una cooperativa con necesidad de cambios profundos, que han sido difíciles, pero están dando sus frutos y estoy satisfecha de lo que se está haciendo. Procuro aportar todo lo que he aprendido a lo largo de mi trayectoria y, por supuesto, sigo aprendiendo”, reafirma.

“Covirán goza de una salud de roble y tiene mucha fuerza, cumplimos 60 años en 2021 y ya tenemos que ir pensando en sentar las base para los 100 años; el crecimiento tiene que seguir, tanto el endógeno, desde nuestros propios socios, como el exógeno, explorando nuevos mercados y haciéndonos cada vez más grandes”, explica con la ambición de quien se sabe capaz de alcanzar sus metas ayudándose del mejor potencial de Covirán: “la cercanía y la forma de trabajar de su gente”.

Por último, la presidenta quiso concluir enviando un mensaje de apoyo y gratitud al personal sanitario “que lo está haciendo genial”. En segundo lugar, lógicamente, no quiso olvidarse de “su gente”, esos que abastecen de alimentos a la población y que “ayudan a controlar la alarma que suponía ver las calles vacías y los establecimientos cerrados aportando serenidad”. Concluyó elogiando “la fuerza a pesar del miedo y las dificultades” de sus trabajadores, ya que “resulta estresante estar todo el día con la mascarilla, los guantes y demás; pero no paran, porque también son héroes”.





Se el primero en comentar

Deja un comentario