El sueño rojinegro sigue vivo (83-88)

El Covirán Granada ha derrotado al Iberojet Palma en el segundo encuentro de la primera eliminatoria del playoff de ascenso

DEVIN-WRIGHT-COVIRÁN-FUNDACIÓN-CB-GRANADA-IBEROJET-PALMA
Devin Wright, MVP del Covirán Granada, trata de encestar ante el Iberojet Palma | Foto: Photographerssport
Chema Ruiz EspañaChema Ruiz España
0

Quince segundos dan para mucho, como se ha podido comprobar esta tarde en el Polideportivo de Son Moix. Álex Hernández encestó una bandeja que, en cualquier encuentro habría resultado definitiva, pero un duelo de playoff no es cualquier encuentro. Devin Wright, el MVP rojinegro, apareció para prolongar la vida nazarí y empatar el duelo a 80 cuando todo parecía perdido. Forzó la prórroga, en la que la determinación nazarí y la debilidad de Iberojet Palma en el tiro libre ha permitido al Covirán Granada celebrar un sufrido triunfo por 83-88 que lleva la eliminatoria al Palacio de los Deportes.

El segundo asalto comenzaba en Mallorca con el conjunto balear en ventaja. La ajustada victoria insular en el primer duelo de la eliminatoria le permitía dejar casi sentenciado el cruce si ganaba esta tarde. No obstante, los de Pin no temían. Salían al cuadrilátero dispuestos a noquear desde el principio a su oponente para, así, acabar con el factor cancha que beneficiaba a los de Félix Alonso, y lo hacían con muy poco que perder.

La intención era clara: elevar la dureza y evitar los errores que condenaron a los nazaríes en el encuentro del pasado viernes, sobre todo a la hora de defender el tiro de dos. Y lo consiguieron desde el comienzo, aunque descuidando el tiro exterior. Se adelantaron los rojinegros por medio de Devin Wright, que no desperdició la primera posesión del encuentro, pero Biviá respondió de inmediato con el primero de los cuatro triples consecutivos que encestó su equipo en el inicio del choque.

Llegarían a los siete triples al final de los diez minutos iniciales, en los que el marcador, por momentos, no reflejaba lo que sucedía realmente en la cancha. El planteamiento ofensivo de los granadinos abrumaba en oleadas al conjunto balear, pero no conseguía frenar la sangría de triples. Pese a ello, un parcial de siete a cero favorable al Covirán le permitió irse al segundo cuarto solo un punto por debajo de los de Félix Alonso (25-24).

Este no pudo comenzar mejor para el cuadro granadino. Pese a que Fran Guerra anotó desde la línea de tiro libre, dos triples de Carlos Corts pusieron a los nazaríes por delante por tercera vez en el encuentro (26-30), aunque por poco tiempo. Guerra ya había empezado su show, con Biviá y Boris Barac como invitados especiales, lo que cambió nuevamente de signo el choque con un parcial de nueve puntos a cero para los locales.

Pin pidió tiempo muerto, tratando de recomponer a su plantilla, algo que pareció factible con el triple de Xabi Oroz que redujo a dos la diferencia, aunque Guerra no estaba por la labor de ceder un nuevo cambio de ventaja. El pívot canario respondía a cada uno de los golpes nazaríes, que, por medio de Guille Rubio, David Iriarte y, sobre todo, Devin Wright, consiguieron evitar que su rival se fuese en el marcador. A 31 segundos para el final, con 45-41 en el electrónico, Pin dibujó una jugada maestra que llevó el compromiso al receso con solo dos puntos de colchón entre ambos.

El Covirán Granada trató de romper la extrema igualdad con la que se había desarrollado el encuentro nada más volver de los vestuarios. A pesar de que Biviá respondió pronto al triple con el que Manu Rodríguez inauguró el tercer periodo, el conjunto rojinegro devolvió al Iberojet Palma la hemorragia exterior con la que inició el choque, lo que le permitió abrir una brecha de 11 puntos. Sergio Olmos, Carlos de Cobos, Manu Rodríguez y Josep Pérez, este en dos ocasiones, destrozaron el aro desde los 6’75 metros, lo que, unido a una magnífica opción bajo el poste de Devin Wright, llevó el parcial a sus últimos cuatro minutos con 49-63 en el marcador.

Solo Biviá, Érik Quintela y Fede Ucles opusieron algo de resistencia, aunque se antojaba insuficiente. Anotó Guille Rubio y le siguió un 2+1 de Sergio Olmos. Fran Guerra replicó, pero recibió otros dos puntos de Olmos. Ucles hizo creer en la remontada desde la línea de tiro libre, pero la distancia parecía ya insalvable -nada más lejos de la realidad-. Joan Pardina, con dos tiros libres, cerró el tercer cuarto, que acabó con 15 puntos de ventaja para el Covirán (56-71).

Seis puntos consecutivos al comienzo del último acto redujeron a nueve la renta de los pupilos de Pablo Pin, que tuvo que solicitar tiempo muerto para evitar la desintegración de su ventaja. Por respuesta recibió un triple de Boris Barac que hizo volar fantasmas por Son Moix. Guille Rubio salió al paso, pero la épica en el cuarto periodo estaba ya cocinándose a fuego lento. Álex Hernández, Érik Quintela y Fran Guerra redujeron a dos la renta nazarí, neutralizada posteriormente por el propio Quintela cuando restaban cuatro minutos para el final.

Iberojet Palma mandaba (76-74) y las palabras de Pin no parecían ahora surtir efecto. Fran Guerra distanció más a los suyos y Devin Wright se puso la vitola de héroe con la que el año pasado llevó a los rojinegros hacia el ascenso. Anotó un 2+1 que permitió a Carlos de Cobos igualar el choque, pese a errar un primer tiro libre. Las armas estaban por todo lo alto, y todo quedaba por decidir. Una bandeja de Álex Hernández a falta de 15 segundos parecía poner fin al encuentro, pero volvió a aparecer Devin. Con corazón, el suyo y el de todos los aficionados rojinegros, anotó bajo el aro el empate a 80 con el que el duelo se fue a la prórroga.

Pocos segundos tardó Carlos de Cobos en inaugurarla con un triple que alimentaba las esperanzas de los granadinos, que rozaron el éxtasis cuando Fran Guerra erró dos tiros libres justo después. Los de Pablo Pin se rearmaron en defensa, que en la pintura se convirtió en un auténtico asedio al hombre que entraba con el balón. La dureza se tradujo en una nueva falta personal sobre Guerra que, al igual que antes, falló sus dos tiros. Cumplió Carlos de Cobos, y a medias lo hicieron Josep Pérez y Xabi Oroz, estableciendo una distancia definitiva, pese al triple de Biviá.

El Covirán Granada celebró el triunfo sobre el parqué de Son Moix como si del pase a la final four se tratase. Tal vez sea determinante para lograrlo, quién sabe. Por el momento, estira la eliminatoria un encuentro más. El siguiente asalto, en el Palacio.

Ficha técnica:

Iberojet Palma: Álex Hernández, Biviá, Gilbert, Boris Barac y Fran Guerra.

También jugaron: Noguera, Gabriel Serra, Érik Quintela, Raven Barber y Fede Ucles.

Covirán Granada: Carlos de Cobos, Manu Rodríguez, Joan Pardina, Guille Rubio y Devin Wright.

También jugaron: Carlos Corts, Alejandro Bortolussi, Xabi Oroz, Josep Pérez, Manu Rodríguez, Alo Marín, David Iriarte y Sergio Olmos.

Árbitros: Uruñuela Uruñuela, Zamora Rodríguez y Espiau Guarner.

Parciales: 25-24; 20-19; 11-28; 24-9; 3-8.

Resultado final: 83-88.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la segunda jornada del playoff de ascenso a ACB disputado en el Polideportivo de Son Moix.



Se el primero en comentar

Deja un comentario