Los contagios diarios sitúan a Granada en cifras similares a las de abril

La provincia ha vuelto a superar los 50 positivos en sólo 24 horas, algo que no sucedía desde los meses más duros de la pandemia

Una sanitaria practica una prueba PCR a un paciente. EP Europa Press
Imagen de archivo de una prueba PCR. | Foto: Archivo
Miguel López RiveraMiguel López Rivera
0

Aunque Granada mantiene en la actualidad una curva de contagio más pausada que otros territorios de Andalucía, el aumento de positivos en casos aislados se ha disparado de forma alarmante en las últimas semanas. Hay que echar la vista 15 atrás para encontrar la última jornada que se saldó con menos de 10 nuevos contagios. Fue el 2 de agosto, cuando Salud notificó sólo ocho en los cuatros distritos sanitarios que conforman la provincia. Significativo a tenor de los datos de los meses precedentes.

Desde entonces, los casos se han disparado, con pequeños altibajos, hasta colocar a la provincia en números parecidos a los registrados en el mes de abril. El pasado viernes fueron 53 más los positivos confirmados por PCR, un guarismo que, muy probablemente, sufra alguna variación de conteo en los días sucesivos. Así ha venido pasando desde hace ya algunos meses, lo que ha provocado que los recuentos de los informes diarios publicados por Salud no se correspondan con los de la web del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA).

Pero más allá de esto, si algo demuestran las cifras es que el desconfinamiento, la apertura de negocios y el ingreso en la llamada ‘nueva normalidad’ han revertido parte de los avances logrados durante la cuarentena. Algo que intentará frenar ahora el Gobierno con ayuda de las comunidades. Y es que los 53 casos reflejados en el parte del día 14 suponen el mayor aumento en una sola joranada desde el 8 de abril, cuando se notificaron 65 más que en la anterior.

Por más que este último dato pueda parecer abultado, sólo un vistazo es suficiente para darse cuenta de que esa cifra, sin embargo, dibujaba una tendencia esperanzadora, pues sólo cuatro días antes -el 4 de abril- fueron 78 más los contagiados en apenas 24 horas. Y dos jornadas atrás, 126. No en vano, el peor dato registrado desde que apareció el primer caso en Granada, el 9 de marzo, se contabilizó menos de una semana antes. Fue el 28 de ese mismo mes, con 140 positivos más en una provincia cuyos hospitales habían colapsado en menos de tres semanas.

El 28 de marzo, el día que más positivos se notificaron en la provincia desde el inicio de la pandemia. Captura / IECA

Tras los 65 positivos notificados el 8 de abril, la curva comenzó a arrojar resultados que invitaban al optimismo. Al día siguiente fueron 23 las pruebas PCR con resultado positivo. Habría que esperar seis días -hasta el 14 de abril- para volver a contabilizar 30 nuevos contagios en una única jornada. Desde entonces, se estableció el nuevo pico de la pandemia en el número 38 sólo 72 horas después. Guarismo que ha mantenido el ‘récord’ durante casi cuatro meses hasta el pasado viernes.

El domingo fueron otros 43 casos y la tendencia preocupa. Evidentemente, influye la llegada del verano, que ha exportado contagios hacia las playas. El último parte en el que Salud aún facilitaba datos relativos a los brotes (el del 12 de agosto) contabilizaba seis de los diez focos que actualmente permanecen activos en el Distrito Sur (Costa Tropical y Alpujarra). Ninguno de ellos se da por controlado. Para colmo, está el de Puebla de Don Fadrique. El área sanitaria a la que se adscribe este municipio, la Nordeste, era hasta hace menos de dos semanas la única libre de clústeres.

Pese al mejor control de la pandemia durante los últimos meses, con apenas dos rebrotes activos, la capital sigue teniendo la tasa de incidencia (contagios por cada 100.000 habitantes) más alta de toda Andalucía: 545,7 si se tiene en cuenta sólo los test PCR y 698,3 sumando el resto de pruebas. Solo un brote aún está activo en el Distrito Metropolitano, con cinco casos bajo control.

La semana que va a ser clave a la hora de determinar cómo será el fin del verano, pero sobre todo cómo evolucionará la pandemia cuando vuelva la ‘normalidad’ a partir de septiembre. Y esto incluye colegios, desplazamientos en transporte público y vuelta a los puestos de trabajo en los centros de oficinas.







Se el primero en comentar

Deja un comentario