El comercio granadino resiste ante el empuje de las grandes firmas

El centro de la capital aún alberga establecimientos que perviven más de 50 años después tras haber pasado de generación en generación

Merceria Viuda de Saez en Granada comercio
Imagen de la Mercería Viuda de Sáez en Granada | Foto: Antonio L. Juárez
Nuria Cabrera
0

El comercio de cercanía en el centro de Granada resiste, aunque con dificultad, pese a todos los problemas que ha sufrido en los últimos tiempos. A la crisis sanitaria, derivada en una crisis económica, se une el empuje de las firmas multinacionales. Las grandes marcas del sector textil invaden poco a poco el territorio de generaciones familiares que llevan décadas con su pequeño comercio en la capital.

Y, además, como asegura un portavoz de la Federación Provincial de Comercio, “los locales en la ciudad no son grandes en comparación con otras capitales e, incluso, en la zona del centro son muy caros”. Las generaciones más jóvenes no han podido continuar con el negocio de sus mayores y han desaparecido, cerrando los locales y teniendo que dedicarse a otros sectores.

“Los edificios se venden al completo. No se sabe si los locales donde están las multinacionales son alquilados o comprados, no se sabe si la marca ha desplazado al comercio pequeño o ha sido el dueño que lo ha destinado a otra cosa”, afirman desde la Federación.

Y a ello se une la brutal competencia de los centros comerciales, especialmente el Nevada, que han dilapidado muchos de los negocios de cercanías, tanto en el centro como en los barrios.

Comercios tradicionales

Si hacemos un recorrido por las calles Mesones o Reyes Católicos descubrimos que muchos de estos negocios son muy antiguos y de bastante tradición en la ciudad; comercios de barrio, tiendas pequeñas o sagas familiares de joyería, ropa o alimentación. Estos son algunos ejemplos de los que han resistido y mantienen sus puertas abiertas:

Entre la Catedral y Reyes Católicos, en la calle Estribo, encontramos el anticuario Ruiz Linares. Este negocio nació como anticuario en el recinto de la Alhambra en 1883. Actualmente, ha ampliado su actividad a la de galería de arte, realizando exposiciones de arte antiguo, moderno y contemporáneo. Además, cada año realiza un catálogo de sus adquisiciones más significativas, como también ofrece objetos y mobiliario, desde el siglo XVI hasta el XX, de artes populares de la región de Granada y el resto de España.

Anticuario Ruiz Linares en Granada | Foto: Antonio L Juárez

Si bajamos hasta Plaza Bib-Rambla y recorremos sus pequeñas calles, encontramos la Mercería Sáez, exactamente en la calle Libreros. Este establecimiento, en el que podemos encontrar un amplio surtido de hilos, lanas y demás, lleva activo desde 1948. También, una de sus fortalezas es la oferta de productos que tiene hacia las hermandades de Semana Santa, como capirotes, cordones de medalla e, incluso, botines de costalero.

Mercería Viuda de Sáez en Granada | Foto: Antonio L Juárez

Al otro lado de la plaza, en la calle Salamanca, está la ’boutique’ Cándido Puerto. Desde 1945, la empresa familiar se dedica a la distribución y venta de productos artesanales españoles hechos a mano de la más alta calidad. El negocio empezó en Córdoba y dos años después abrió su segunda tienda en Granada, en la calle Reyes Católicos. Su éxito con los mantones, los abanicos y las peinetas, hizo que la vida familiar trascurriera en ambas ciudades. Finalmente, la tienda de Córdoba cerró en 2017 para centrarse en la de Granada. Actualmente, el local es regentado por una de las hijas del dueño, de los seis descendientes que tiene.

De regreso a la calle Mesones, cerca de la Plaza de la Trinidad, se encuentra Espartería San José, inaugurada hace más de cien años. A día de hoy, es el único comercio que queda antiguo del edificio de la calle Jáudenes y gestionado por la quinta generación de la familia. Antiguamente, se comercializaba para la venta de útiles para el campo, sobre todo en los pueblos alrededor de Granada. Esta espartería ha sobrevivido a la Guerra Civil Española y las crisis más profundas, sin perder la identidad y el lugar donde se fundó.

Espartería San José en Granada | Foto: Antonio L Juárez

Hay algunas más, tiendas de más de un siglo -algunas casi dos- que aún forman parte de la resistencia del comercio de cercanías ante el empuje del dudoso ‘progreso’.







Se el primero en comentar

Deja un comentario