Claves para elegir la mejor cafetera del mercado para tu hogar

Rapidez, cantidad o mayor sabor en cada taza de café, son muchos los factores a valorar a la hora de comprar una nueva cafetera

Hostelero prepara café
Persona sirve una taza de café | Foto: Archivo
GranadaDigital
0

El café se ha convertido en un elemento esencial en la vida de muchas personas. Recién levantado, a media mañana, después de comer o por la tarde, da igual el momento del día en el que se tome, lo único seguro es que todos somos algo sibaritas a la hora de tomar una buena taza de café.

Para ello es muy importante la cafetera que se use. Desde la tradicional hasta las de cápsulas, hay un sinfín de métodos para conseguir el mejor café a gusto del consumidor. Aquí repasamos las diferentes cafeteras que se pueden encontrar en el mercado y sus ventajas e inconvenientes.

Cafeteras de filtro o goteo

Estas cafeteras cuentan con un depósito de agua que se deberá llenar hasta la marca indicada en el recipiente. Posteriormente, se coloca el filtro, que puede ser de un solo uso o de plástico reutilizable, con el café molido. Cuando el agua esté caliente comenzará a gotear el café en la jarra. Estas cafeteras tienen un precio de entre 10 y 70 euros.

Ventajas: el café se mantiene caliente durante más tiempo y además se puede hacer una gran cantidad de café para tomarlo a lo largo del día. También cuenta con la ventaja de poder utilizar el café molido que más guste a cada consumidor.

Inconvenientes: al usar filtros de papel, es decir de un solo uso, se genera un gasto extra y si se usan filtros de plásticos, habrá que limpiarlo cada vez que se haga una nueva cafetera.

Cafetera de prensa francesa

Estas cafeteras son muy sencillas de usa. Tan solo es necesario mezclar el café con agua hirviendo y, una vez pasados unos minutos, se empuja el émbolo para que el café baje.

Las ventajas de esta cafetera es que apenas requieren de mantenimiento y también sirven para preparar infusiones. El inconveniente es que el agua se debe hervir aparte. Su precio oscila entre los seis y los 40 euros.

Cafeteras italianas

Esta es la cafetera conocida por todo el mundo, rara es la casa que no cuenta con alguna en su cocina. Las cafeteras italianas constan de un depósito de agua en la parte inferior y un embudo donde se coloca el café molido. Para conseguir el café se tienen que calentar sobre el gas o la vitrocerámica y esperar a que el agua suba para que se filtre el café al depósito superior.

Ventajas: las hay de distintos tamaños, es fácil de usar y es la más económica del mercado. Su precio oscila entre los 16 y los 20 euros.

Inconvenientes: se deben lavar a mano ya que si se meten en el lavavajillas se pueden estropear, además de limpiar el filtro del café, una tarea que no a todo el mundo le gusta.

Cafeteras exprés manuales

Estas son las cafeteras que se pueden encontrar en todos los bares. Su forma de uso es muy sencilla. Esta maquina consta de un porta filtro en el que se coloca el café molido que más nos guste. Una vez que el agua esté caliente, pasará a través del filtro a gran presión durante unos 30 segundos. La principal característica de este tipo de cafeteras es el cuerpo e intenso aroma del café, por eso su uso doméstico es cada vez más habitual. Su precio oscila entre los 30 y los 300 euros.

Ventajas: se consigue un café más profesional y cuenta con un espumador de leche para aquellos que quieran darle un toque especial a su taza de café.

Inconvenientes: al igual que con la cafetera italiana, se tiene que limpiar el filtro cada vez que se vaya a hacer un nuevo café. Además, solo se pueden hacer dos tazas al mismo tiempo por lo que no es la máquina más indicada cuando se tienen invitados en casa o si se trata de una familia numerosa.

Cafeteras de cápsulas

Son similares a las cafeteras exprés, pero estas utilizan cápsulas desechables, es decir, en lugar de tener que rellenar el filtro manualmente, solo hay que introducir la cápsula con el café que prefiramos. Su forma de uso puede ser la más sencilla en comparación al resto de máquinas del mercado. Tan solo es necesario tener el depósito lleno de agua e introducir la cápsula que queramos en el porta cápsulas. Una vez la cafetera indique que está lista se aprieta el botón y en cuestión de segundos se consigue un café recién hecho. Su precio puede variar desde los 25 hasta los 240 euros.

 

Ventajas: además de ser muy fáciles de usar, existe una gran variedad de cápsulas, tanto de café como de otras bebidas, como té, leche, cacao…

Inconvenientes: el precio de las cápsulas es muy elevado, en comparación con lo que puede costar un paquete de café convencional y además se generan demasiados residuos ya que cada cápsula es de un solo uso. Aun así, existe una alternativa con las cápsulas reutilizables, pero eso conlleva tener que rellenarlas manualmente.







Se el primero en comentar

Deja un comentario