C’s está muerto

Sede de Ciudadanos en Granada en las elecciones generales del 10 de noviembre
Cuartel general de C's en Granada durante la noche electoral del pasado domingo | Foto: Antonio L. Juárez
Avatar for Miguel Ángel Madrid
0

La sentencia de Nietzsche, “Dios está muerto”, viene como anillo al dedo como símil de lo acontecido con C´s. Ya no existe. Durante lo que queda de mandato seguirá moribundo por parlamentos y gobiernos autonómicos y municipales. Pero sin futuro alguno. El periodista, Zarzalejos, lo decía ayer: Su única salida es firmar un Acta de Adhesión al PP y los militantes que sean socialdemócratas llamar a las puertas del PSOE para ver si hay alguien al otro lado.

Al final, el votante de derechas ha vivido estos meses el dilema del prisionero: Alguien será el que vote a C´s y PP, yo voy a votarle a Vox porque cuando las derechas suman tras las elecciones, conforman un gobierno. Este proceso, que ha devorado a C´s en las elecciones del domingo, es el que está en marcha y puede terminar matando al PP. La crisis en las derechas no ha terminado, o mejor dicho, no ha hecho más que empezar.

Y ante este panorama y aterrizando en nuestra ciudad, está claro que el futuro político de Luis Salvador es más que incierto, por no decir directamente que él también está muerto políticamente como alcalde. Salvador no va a llamar a las puertas del PSOE porque nadie se las abrirá después de tantas cosas: abandonar el PSOE después de 8 años como senador y perder el congreso en el que Salvador quiso ser secretario general. Por no mencionar la situación de inestabilidad que se generó en el Ayuntamiento después de las elecciones municipales cuando un pacto PSOE y C´s hubiese dado estabilidad los 4 años que quedan por delante hasta que este mandato se agote.

Sebastián Pérez reclama de nuevo su derecho a gobernar dentro de dos años. Hay poca gente que dude que el presidente del PP termine como alcalde. Pero hay algunas incógnitas por despejar: Ni Moreno Bonilla ni Casado quieren a Pérez. Y tampoco lo quiere Vox, al menos en Granada. Tiempo habrá para comprobar la imagen de sobreviviente contra viento y marea que Sebastián se ha labrado. Está por ver la débil fuerza de Marín en el gobierno andaluz. Está por ver la actitud de Vox en el gobierno andaluz y en el gobierno local. Hasta ahora ha sido de sostén de las derechas. Sostén que le ha reportado millones de votos. Por el camino se ha merendado un partido entero, Ciudadanos. Lo cual añade otra incógnita a esta endiablada ecuación: ¿Cuál será la actitud de PP con respecto a Vox en todo el país: ser la extrema de la extrema derecha o intentar hacerse con el centro derecha que, a la postre, es lo que le permitió llegar al gobierno de España en años anteriores?

Lo que sí queda claro es que esta situación de inestabilidad, con un alcalde herido mortalmente y claramente enfrentado a Sebastián Pérez y un Vox crecido, no augura nada bueno para la ciudadanía granadina. No hay proyecto, no hay gestión y ya podemos augurar que la paralización será la tónica, cuando no la guerra abierta porque sencillamente nadie está dispuesto a asistir al alcalde, ni siquiera los suyos, si es que le quedan algunos. Y al PP le importa el poder. Si no puede ejercerlo en cada rincón municipal se las apañará para buscar un culpable.

Bueno, ya lo ha hecho: Luis Salvador es una rémora para el PP. Eso es lo que ha dicho Sebastián Pérez. No es que sea una rémora para Granada, sino para el PP, para sus propios intereses. Así es la derecha. Así ha sido siempre.



Se el primero en comentar

Deja un comentario