Las cinco grandes obras que afronta Granada en lo que resta de 2020

Con la vuelta a la rutina, los ciudadanos tendrán que sortear desvíos por reformas, canalizaciones o nuevos barrios aún en construcción

TALADO ARBOLES OBRAS CALLE PALENCIA ARABIAL - Dani B-6
Una excavadora en la calle Palencia, junto a la entrada trasera de Merca 80. | Foto: GD
Miguel López RiveraMiguel López Rivera
0

Volver a la rutina tras el verano nunca es plato de buen gusto para nadie. El regreso de las vacaciones y el inicio del curso -hablamos del escolar, pero también del político- siempre suele venir cargado de nuevas propuestas para mejorar la vida en las ciudades. Reformas, nuevos desvíos, acerados, obras de canalización o adecuaciones urbanísticas son los más comunes. Pero no sólo eso, sino que el reinicio de la actividad siempre lleva a una pregunta al conjunto de la ciudadanía: ¿Será este el año en el que se ejecute o acabe tal o cual obra? Cuestión que se repite una y otra vez cada mes de septiembre, tan propicio a los nuevos retos en el modelo de ciudad. Granada encara esta campaña con pequeños arreglos de estética y alguna gran infraestructura por hacer en el horizonte. Atrás quedaron -por suerte- el Metro y el AVE. En lo que resta de 2020, los equipamientos y la remodelación de algunas arterias concentran el protagonismo. Repasamos las cinco principales obras y actuaciones que afronta la capital antes de final de año.

Eje Arabial-Palencia

Es probablemente la obra de tráfico rodado más importante que encara Granada. Forma parte de la adenda al convenio de colaboración que la Junta de Andalucía firmó con el Ayuntamiento de Granada en octubre de 2014. Ese compromiso recogía que las obras tenían que iniciarse una vez se inaugurara el Metro para compensar los desperfectos ocasionados en aceras y calzadas debidos a la implantación del suburbano. Los trabajos deberían haber comenzado en septiembre de 2017, pero fue en mayo de este año cuando la nueva consejera de Fomento, Marifrán Carazo, visitaba las arterias afectadas en la primera fase para dar el pistoletazo de salida.

Ese primer tramo está presupuestado en 2.034.363 euros y comprende un recorrido de 1,72 kilómetros que atraviesa las avenidas Don Bosco, Paseo Jardín de la Reina, Palencia y Avenida de Barcelona. Es decir, la columna vertebral del barrio del Zaidín. En esta última arteria se ha completado ya la acera que baja desde el cruce de Avenida de Dílar hasta la Carretera de Armilla. Sobre la ascendente se sigue actuando. Más arriba, en Palencia, las máquinas ya han levantado todo el acerado, que será más ancho, quitando un carril al sentido de la circulación que conduce hacia Andrés Segovia. El tiempo de ejecución previsto para esta primera fase es de ocho meses, por lo que se debería concluir a mediados de enero de 2021 tras ponerse la primera piedra el pasado 15 de mayo. Esta primera fase supone un 40% del total de la actuación, que en un futuro afectará al conjunto de la calle Arabial.

La tala de árboles ha suscitado la queja de los vecinos del Zaidín. | Archivo

Paseíllos de Fuentenueva

Como toda obra que se precie, la de los Paseíllos del Campus Universitario de Fuentenueva ha sido objeto de las rencillas políticas entre partidos y administraciones. Esta misma semana, el portavoz del Grupo Municipal Socialista, Francisco Cuenca, ha acusado a la Junta de no disponer de la licencia municipal para su ejecución. El líder del PSOE de la capital basa su acusación en un documento que el mismo Ayuntamiento de Granada habría remitido a petición de este grupo. Sea como fuere, lo cierto es que los trabajos en los paseos dedicados a los profesores Juan Ossorio y Adolfo Rancaño, las dos arterias de este complejo sobre las que se actúa, parecen avanzar a buen ritmo.

Desde la Universidad de Granada recuerdan que los principales beneficios para los usuarios serán “todos aquellos derivados del uso de nuevas instalaciones (pavimentación de aceras y calzadas con una consiguiente reducción de riesgos de lesiones), iluminación led más eficiente y eficaz, mejora de toda la red informatica de la universidad, con previsión de instalaciones en vacío para cubrir las necesidades de las próximas décadas, mejora de la cobertura wifi en el exterior, mayor sensación de disfrute del espacio al eliminar los vallados interiores, mejora de vegetación y espacios verdes o la eliminación del 50% de las actuales plazas de aparcamiento de Adofo Rancaño”. La institución ha confirmado a este periódico que no hay nada que indique “falta de ritmo ni modificación del plazo de ejecución de los trabajos”. El mismo está establecido en nueve meses a partir de la fecha del Acta de Replanteo de las obras. Es decir, que la remodelación debería estar lista a finales de marzo o los primeros días de abril de 2021.

Levantamiento del asfalto en el Paseo Profesor Adolfo Rancaño, junto a Ciencias. | Archivo

Ampliación de Albayda y La Chana

De lo que está en curso pasamos a lo que sigue en fase embrionaria, pero al menos con los primeros trazos ya sobre el tapete, amén de avances notorios y acelerados. Se trata de dos proyectos de adecuación urbanística localizados ambos en los ejes de expansión norte. Uno de los retos que afronta la capital es el estiramiento a través de sus barrios. De una forma similar a lo que pasa en ciudades como Barcelona, Granada está urbanizando ya muy cerca de sus límites municipales. Mientras que en la Ciudad Condal es a día de hoy literalmente imposible distinguir dónde terminan sus dominios y dónde empiezan los núcleos del Cinturón por los flancos -además de tener la Sierra de Collserola y el Mediterráneo como fronteras naturales-, en Granada aún quedan terrenos por levantar como ampliaciones de los barrios antes de juntar la capital con, por ejemplo, Pulianas.

Eso es lo que lleva pasando algún tiempo en zonas como el Cerrillo de Maracena, Parque Nueva Granada o Molino Nuevo. Y ahora le toca el turno a Albayda. La Avenida Federico García Lorca se ha convertido en esa nueva zona de esparcimiento de la actividad urbanística; espoleada en gran medida por el auge del sector de la construcción una vez se superó la crisis de 2008. Ni siquiera la nueva amenaza del coronavirus parece frenar el rápido avance de las obras en este sector de la capital. Las calles del nuevo barrio ya están diseñadas e incluso se han colocado las señales indicativas de las principales avenidas. El vecindario va tomando forma de la mano de Aedas Home, que construirá en la zona 930 viviendas sobre una superficie de 140.000 metros cuadrados: 53.000 dedicados a zonas verdes y espacios libres. Actualmente se levantan ya 130 de ese total en un proyecto que la promotora ha denominado Tarsia, pero que forma parte del Plan Parcial Norte Borde N-3 Albayda.

El proyecto de adecuación urbanística del barrio del barrio de Albayda. | Captura / Google Maps

La otra pata de esta mesa se encuentra también en el norte de la ciudad, en este caso en La Chana. Un barrio que está llamado a crecer como ya lo hizo antes el Zaidín por el PTS. Si este último proyecto estaba ligado al ámbito científico, sanitario y educativo; el de La Chana tiene un carácter netamente residencial. Durante años las vías del tren sirvieron como última frontera de Granada por este flanco de la ciudad. Ahora, ese espacio de 375.000 metros cuadrados (un 40% destinado a zonas verdes) está llamado a convertirse en un área de expansión con 1.747 viviendas que también promueve y construye Aedas Homes bajo la marca residencial Taracea. De ellas, 966 serán de VPO, por lo que el barrio gana enteros para albergar a una nueva generación de granadinos. El Ayuntamiento denominó en su momento a este sector como Ferrocarril Oeste O1-O2. Las obras no están muy avanzadas, aunque ya se han diseñado las calles y se han habilitado dos rotondas de distribución que antes no figuraban en la Avenida de Las Alpujarras, entre el Parque de las Alquerías y los institutos Severo Ochoa y Juan XXIII, y en los terrenos donde una vez se asentó la ya desaparecida primera ciudad deportiva del Granada 74.

Imagen de archivo de los terrenos de Ferrocarril Oeste. | Captura / Google Maps

Carretera Antigua de Málaga

Y de las actuaciones en fase embrionaria a una que aún no se ha acometido. Al menos en su totalidad. Seguimos en La Chana, y no nos vamos muy lejos de ‘Ferrocarril Oeste’ porque los vecinos de este barrio sueñan con ver terminada por completo la Carretera Antigua de Málaga. Una aspiración tan antigua como su propio nombre y de la que ya ni recuerdan cuándo fue la primera vez que les prometieron una avenida a la altura de lo que barrio se merece. Es, sin ninguna duda, la gran arteria articulante del Distrito junto a la ‘Autopista de Badajoz’, como popularmente se conoce a la Avenida de Andalucía. La Carretera de Málaga, sin embargo, tiene mucho más peso urbano. Conecta los distintos vecindarios de La Chana desde Las Torres, epicentro por excelencia del tapeo en el extrarradio, hasta Bobadilla, el último confín de la capital por el noroeste. Además, es frecuentada por varias líneas de transporte público, se encuentra próxima a la parada de Metro de Villarejo y tiene una salida directa a la Circunvalación. Todo ello sin contar con su elevado ritmo de vida fruto de la concentración poblacional.

Tras años de promesas incumplidas, fue finalmente el equipo de Gobierno de Francisco Cuenca el que metió allí las máquinas un feliz 8 de octubre de 2018 para ejecutar la primera fase. Ésta abarcaba desde el túnel de Villarejo hasta la rotonda de la Encina. Las obras se llevaron a cabo en un tiempo récord, justo antes de las elecciones municipales del 26 de mayo, pero también se llevaron el arbolado, algo que suscitó la queja vecinal y de la oposición como ahora sucede en el eje Arabial-Palencia. De la segunda fase, hasta Bobadilla, no se sabe nada salvo la reordenación del tráfico cerca del complejo deportivo We por las obras del AVE a la altura de la antigua Venta Zurita. Los trabajos deberían haber comenzado en 2019, pero de momento el aspecto de la avenida sigue como siempre. Decente, desde luego; pero vetusto y no acorde a los tiempos actuales. El curso político que acaba de comenzar puede ser un buen momento para retomar este compromiso.

Las obras de la segunda fase de la Carretera de Málaga deberían empezar este año. | Archivo

Colector de aguas pluviales en Juan Pablo II

Es sin ningún género de dudas la actuación más modesta de cuantas se están llevando a cabo actualmente en la capital. Esta infraestructura del Distrito Beiro cuenta con un presupuesto de 354.426 euros y se prevé que esté finalizada en octubre. Con una longitud de 190 metros y un diámetro de 800 milímetros, el nuevo colector recogerá el agua pluvial que llega hasta la Avenida Juan Pablo II desde la Calle Profesor Francisco Dalmau y la derivará hacia el colector que discurre por la Avenida Tete Montoliu, desconectándolo del actual que abarca desde la propia Juan Pablo II hasta Merced Alta. Tal y como informó recientemente el Ayuntamiento, la obra se está financiando a través de Emasagra, la empresa que gestiona el ciclo integral del agua en Granada.

El objetivo es que la nueva infraestructura contribuya a la mejora de la calidad de vida de los vecinos de esta zona, que llevan tiempo reclamando una solución al problema de acumulación de agua que se registra ante episodios de precipitaciones intensas. Las obras no están suponiendo grandes inconvenientes para los conductores en la rotonda de Alcampo, aunque sí que hay algunos desvíos y se ha ampliado el radio de la misma. En cualquier caso, la reordenación del tráfico se está llevando a cabo sin ningún problema dada la pequeña dimensión de las actuaciones.

Imagen de las obras del colector en la rotonda de Alcampo. | Foto: Archivo





Se el primero en comentar

Deja un comentario