Científicos de la UGR demuestran cómo los insectos aprovechan la carroña descartada por carnívoros

Los investigadores demostraron que la mayoría de los carnívoros evitan consumir las carroñas de otros carnívoros

Granada.- Científicos de la UGR demuestran cómo los insectos aprovechan la carroña descartada por carnívoros
Imagen de los parásitos en la carroña investigada por la UGR | Foto: Europa Press
Europa PressEuropa Press
0

Un equipo multidisciplinar de investigadores españoles, liderado por la Universidad de Granada (UGR), ha proporcionado por primera vez datos sobre cómo los insectos y vertebrados carroñeros se reparten los cadáveres de mamíferos carnívoros silvestres.

Según ha informado la institución universitaria en una nota de prensa, en un anterior trabajo, los investigadores demostraron que la mayoría de los carnívoros evitan consumir las carroñas de otros carnívoros, especialmente si se trata de la misma especie.

Tal y como han indicado, este comportamiento aversivo es por un buen motivo, ya que comer carroña de otro carnívoro incrementa la probabilidad de contraer patógenos que podrían amenazar su vida.

Ahora, los investigadores se plantean cómo el resto de especies aprovechan la carroña que los carnívoros silvestres no quieren consumir. Según sus conclusiones, publicadas en la revista ‘Plos One’, la aversión de los animales carnívoros a comer cadáveres de otros carnívoros brinda una excelente oportunidad a los insectos de poder acceder a ese alimento.

Para llevar a cabo este trabajo, los investigadores monitorizaron y estudiaron durante varios meses de 2016 un total de 20 cadáveres de zorro en dos regiones montañosas de Murcia. Vigilaron los cadáveres mediante cámaras automáticas de fototrampeo que se disparan al detectar movimiento. Además, las carroñas fueron visitadas varias veces para estudiar la evolución de la comunidad de invertebrados carroñeros con el paso de los días.

Por un lado, los resultados del trabajo mostraron que, aunque las cámaras detectaron varias especies de carroñeros vertebrados como el zorro, la garduña o el jabalí, el águila real fue la única especie que consumió parcialmente uno de los cadáveres.

Esta investigación demuestra cómo la ausencia de carroñeros vertebrados permitió la colonización del alimento por una diversa comunidad de insectos necrófagos (algunas especies de moscas y escarabajos que se alimentan exclusivamente de carroña), omnívoros (insectos con una dieta variada, como en el caso de las hormigas), depredadores necrófilos (escarabajos atraídos por los cadáveres pero que no se alimentan de la carroña, sino de las larvas y huevos de insectos necrófagos) y parasitoides (ciertas especies de avispas que se alimentan de parásitos de insectos necrófagos).

En concreto, observaron 19 familias de insectos dípteros, coleópteros e himenópteros. Entre los dípteros, los primeros colonizadores de los cadáveres, las conocidas moscas verdes o azules fueron claramente predominantes y colonizaron todos los cadáveres.

Dentro de los coleópteros, se observaron siete familias, las más frecuentes los sílfidos (conocidos como “escarabajos enterradores”, que generalmente son colonizadores secundarios que llegan a los cadáveres hasta dos semanas después de su muerte), histéridos y estafilínidos (depredadores de larvas y otros insectos y parasitoides de las pupas) y derméstidos (que aparecen durante las etapas avanzadas de descomposición de los cadáveres para alimentarse de restos de piel).

Finalmente, el orden de los himenópteros fue representado por adultos de la avispa común, una avispa parasitoide y varias especies de hormigas.

En el estudio, liderado por el investigador Marcos Moleón de la UGR, participan José Antonio Sánchez Zapata y Zebensui Morales Reyes del Área de Ecología de la Universidad Miguel Herrnández, así como Daniel Martín Vega, de la Universidad de Alcalá y del Museo de Historia Natural de Londres (Reino Unido). y Carlos Muñoz Lozano, Carlos Martínez-Carrasco y Moisés Gonzálvez, de la Universidad de Murcia.





Se el primero en comentar

Deja un comentario