De la industrial Manchester a la cultural Granada

Christopher Millington dejó atrás la ciudad donde nació para trasladarse a la ciudad granadina por la música y el amor

REPORTAJE CHRIS - Dani B
Christopher Millington posa con su guitarra en la calle | Foto y vídeo: Daniel Bayona
Álvaro CastillaÁlvaro Castilla
0

Christopher Millington nació en la ciudad de Manchester, en Inglaterra, donde tuvo su primer contacto con la música desde muy joven. Allí, en una pequeña iglesia, a la cual lo llevaba su padre, empezó con la guitarra. Con 18 años ya tocaba en varias bandas, por los pubs de la ciudad. “Al principio tocaba en una iglesia con mi padre, cantábamos canciones tradicionales típicas y después empecé a hacer música indie y folk”, explica Millington. Su contacto con Granada fue hace tres años, cuando venía a visitar a su pareja, Katie Waple, a la que conoció en la universidad hace 20 años. “Nos conocimos en la universidad, en Gales. Katie se vino a vivir a Granada hace 15 años. Mantuvimos el contacto, y yo empecé a visitarla hace tres y me enamoré de ella y de la ciudad, por lo que decidí mudarme aquí. Me gusta mucho Granada. La cultura, la gente, aquí todo es especial”, comenta Millington.

Christopher habitualmente recorre la ciudad con su guitarra y toca en varios sitios como la Plaza Romanilla y en la Plaza de la Trinidad, aunque ahora todo ha cambiado con la pandemia del Covid-19. “Me gusta cantar en la calle y que la gente se pare a escucharme. Aunque no solo lo hago en la calle, también toco en bares y pubs de la ciudad, en algunos pueblos de Granada y en pequeños festivales que se organizan. Durante un tiempo no he podido estar en la calle debido a la pandemia, pero estoy cantando vía on-line. Este año es un poco diferente”, dice Millington.

La situación generada por el Covid-19 ha hecho que la forma en la que actúa sea diferente, y Christopher ha tenido que reinventarse y adaptarse utilizando las nuevas tecnologías. “Estoy grabándome y haciendo conciertos online para no estar parado, así también me ven desde Inglaterra”, afirma.

Christopher comenta que el público en Granada y en España, en general, “es muy distinto al que hay en Inglaterra”. “Aquí se paran a hablar conmigo y la gente es más generosa y más abierta, seguro que se debe al clima”, indica.

“Cuando venía de Inglaterra, me paraba con mi furgoneta en algunos sitios y tocaba, pero no mucho ya que no tenía permiso. Soy muy feliz con lo que hago, disfruto tocando en la calle y en pequeños conciertos. Ahora, estoy escribiendo canciones personales para la gente”, explica Millington.





Se el primero en comentar

Deja un comentario