Casi el 73% de los vehículos de transporte escolar y de menores presentan irregularidades

De los 74 controlados por la DGT en la provincia de Granada, 54 no tenían autorización especial para llevarlos

TRANSPORTE_ESCOLAR%P%MG%O%08
Imagen de una campaña similar realizada en febrero de 2019 | Foto: GD
GabineteGabinete
0

La Dirección General de Tráfico ha realizado una campaña de vigilancia que, en Granada, ha dado como resultado que de los 54 de los 74 vehículos dedicados al transporte escolar y de menores que han sido sometidos a control (es decir, el 72,97% del total) fueron denunciados principalmente por irregularidades administrativas, como no disponer de la autorización especial para realizar transporte escolar. Esto ocurrió con 29 vehículos.

La no suscripción de un seguro de responsabilidad ilimitada, como exige la ley, 22 denuncias y no llevar la señal de transporte escolar, obligatorio cuando se realiza este tipo de transporte 9 de los vehículos controlados, y el exceso de tiempo de conducción con 4 denuncias, fueron otros de los motivos de denuncia.

En Andalucía, 516 vehículos dedicados al transporte escolar y de menores han sido controlados durante la campaña especial de vigilancia que la Dirección General de Tráfico ha realizado entre el 3 y el 7 de febrero para comprobar que los vehículos dedicados a este tipo de transporte cumplen la normativa establecida.

Durante los cinco días de duración de la misma, los agentes han comprobado que las autorizaciones y documentos que deben tener dichos vehículos sean los correctos para la prestación del servicio. Asimismo, los agentes han verificado que las condiciones técnicas y elementos de seguridad del vehículo son los que exige la normativa, así como los requisitos especiales que debe cumplir el propio conductor, como son el permiso de conducción o los tiempos de conducción y descanso.

Los agentes a lo largo de la semana de la campaña han denunciado a 288 vehículos (55,8% del total) de los 516 vehículos controlados que se dedican a este tipo de transporte.

En carretera, ningún conductor dio positivo ni en la prueba de alcoholemia ni en la de drogas. Tampoco ninguno de los vehículos fue denunciado por exceso de velocidad.

Debido a la importancia que tiene el cinturón de seguridad en caso de accidente, se ha prestado especial atención al uso de éstos en aquellos autobuses escolares que los lleven instalados. Así, se ha constatado que tan solo 2 de los 288 autobuses denunciados (0,44% del total) carecían o no hacían uso del cinturón o SRI. Según diversos estudios el uso de un sistema de seguridad en autobuses reduciría las lesiones mortales en un 90% en caso de choque frontal o vuelco, ya que correctamente abrochado evita la proyección del pasajero (adulto o niño) y reduce los impactos en el pecho, abdomen y piernas. Desde octubre de 2007 se deniega la matriculación a cualquier autobús que no lleve instalados estos sistemas de retención.

Las más numerosas

Las irregularidades administrativas son las que mayor número de denuncias han generado. Así, no disponer de la autorización especial para realizar transporte escolar ha supuesto la denuncia a 207 vehículos, el 45,3% del total de vehículos controlados.

No tener suscrito un seguro de responsabilidad ilimitado, como exige la ley, ha dado lugar a 101 denuncias (22,1%).

Destacar que 24 de los vehículos controlados, el 5,2%, no llevaban la señal de transporte escolar (V-10), obligatoria cuando se realiza este tipo de transporte.

Los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil también han comprobado que 12 vehículos de transporte escolar (el 2,6%) presentaban deficiencias en las puertas de servicio y emergencias, así como en sus dispositivos de accionamiento.

El estado de los vehículos es un factor muy importante en el transporte escolar, detectándose 2 vehículos que circulaban sin la Inspección Técnica en vigor (ITV).

Por último, en lo que se refiere al exceso de tiempo de conducción o minoración del descanso, 5 conductores han sido denunciados por este motivo y otros 4, por no llevar a bordo del autocar una persona encargada del cuidado de los menores, cuando así procedía.

La preocupación de la DGT para que el transporte de menores se realice de forma segura lleva a los agentes a realizar permanentemente controles en este tipo de vehículos.

Esta campaña realizada por Tráfico ha sido también llevada a cabo por las policías locales de numerosos ayuntamientos, en las vías urbanas de su competencia, a las que la Dirección General de Tráfico agradece su aportación a la seguridad vial.



Se el primero en comentar

Deja un comentario