Casa de los Pisa y Museo de San Juan de Dios: huella de patrimonio vivo

Sus estancias recogen piezas de pintura, escultura, orfebrería y la historia de la Orden y de San Juan de Dios, copatrón de Granada

Casa_Pisa_Museo_San_Juan_Dios
Esta Casa-Museo, situada en la calle Convalecencia, desembocando a Plaza Nueva, se puede visitar de lunes a sábado a un precio reducido | Foto: Ángeles López
Ángeles LópezÁngeles López
2

La ciudad de Granada guarda en sus rincones un gran patrimonio cultural, distribuido en diferentes iniciativas y desglosado en ámbitos artísticos como el arquitectónico, el pictórico, el musical o el religioso, entre otros. En esta ocasión, nos trasladamos al bajo Albaicín, desembocando a Plaza Nueva, a una de las numerosas casas de estilo palacial que fueron construidas por personajes de la nobleza en el siglo XVI: la Casa-Museo de los Pisa.

Familia García de Pisa, caballeros ‘Veinticuatro’

Se trata un palacete levantado en el siglo XVI por Juan Rodríguez de Pisa. Fue el primero de esta familia de nobles que porta este apellido al llegar a Granada, sobre el año 1504. Este hombre era un mercader judeoconverso o ‘cristiano nuevo’, aquellos que se convertían al cristianismo desde otras religiones, nacido en Almagro. Este, al llegar a la ciudad, al poco tiempo fue capaz de llegar a poseer altos cargos en el gobierno municipal.

En cuanto a su arquitectura, conserva elementos de estilo gótico y en su fachada se puede observar el escudo propio de la familia propietaria, García de Pisa. Fueron nombrados como algunos de los ‘caballeros veinticuatro’ del Consejo de los Reyes Católicos. Esta denominación data de la reconquista de la ciudad, ya que sus majestades dieron en guarda las puertas de la ciudad a 24 caballeros, convirtiéndose en regidores de la misma. De ahí que estos pasaron a llamarle los ‘Veinticuatros’.

Ana de Osorio, mujer del caballero Juan Rodríguez de Pisa, es la que al caer enfermo San Juan de Dios de pulmonía, insistió en acogerlo en su casa y cuidarlo hasta el fin de sus días. Según cuentan, momentos antes de morir cogió un crucifijo en sus manos y se dispuso de rodillas. En esta posición quedó sin movimiento alguno, certificando así su fallecimiento. Es por esto por lo que la imagen del Santo que preside su estancia se encuentra recreando esta misma postura, tal cual se relata.

Centro del Patrimonio de la Orden de San Juan de Dios

La importancia del Centro del Patrimonio de la Orden de San Juan de Dios no solo radica en su exterior. En su interior alberga patrimonio artístico y el legado de la figura de San Juan de Dios, hecho museo, oficialmente, desde el año 2000. En este inmueble vivió hasta que murió en 1550.

Se erige como centro aglutinador del Patrimonio de la Orden, a través del cual se puede conocer la historia de esta y de su fundador, recogida en sus diferentes estancias con obras procedentes de artistas de todo el mundo y también de Granada. El gran patrimonio artístico se refleja a través de obras de Alonso Berruguete, Alonso Sánchez Coello o diferentes cuadros de pintura flamenca.

Tiene 12 salas, tres galerías, el patio y la capilla; entre todo ello, la sala de las reliquias, la capilla simulando a una basílica, el archivo y el aposento donde murió; este cuenta con una ventana frente a la cama, dando a la capilla haciendo las veces de camarín detrás del retablo principal. Los hermanos son los farmacéuticos y enfermeros del Pontífice; es por este hecho, que, en la primera sala mencionada, se encuentran los zapatos del Papa Benedicto XVI, regalo donado en agradecimiento tras retirarse por la labor que realizan en El Vaticano. En concreto, otra sala recoge una serie de cuadros que marcan el paso del santo por diferentes puntos de Granada.

Patrono de los enfermeros, bomberos y copatrón de Granada

Si por algo se caracterizó “Juan de los Enfermos”, como también se le conocía, fue por ser pionero en la asistencia a los enfermos. Tras instalarse en Granada en 1538, funda el primer hospital que llevaba su nombre basando su trato hacia los enfermos en el calor humano. Por ello, en 1886 fue proclamado Patrono de los hospitales, enfermos y enfermeros. También se instauró el 8 de marzo como festividad del copatrón de la ciudad, día en el que murió; lo es también de los bomberos, por su labor en la extinción del incendio del Hospital Real.

De hecho, en la ciudad hay diferentes vestigios de este santo, de origen portugués, como la calle que lleva su nombre y que recoge la Basílica de San Juan de Dios y la Orden Hospitalaria, la cual cuenta con un comedor social, el Hospital Universitario San Rafael, Centro de Atención Infantil Temprana, Colegio de Educación Especial y Residencia de mayores.

Diferentes usos y Premio Princesa de Asturias a la Concordia

La Casa-Museo pasó a ser propiedad de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, momento en el que se llevaron a cabo grandes obras de transformación, bajo la dirección del arquitecto Fernando Wilhelmi Manzano, por 1927. Pasó, también, por ser hospicio de sacerdotes ancianos; posteriormente, aulas de la escuela de Artes y Oficios; viviendas de particulares, más tarde; y refugio de ancianos y vagabundos. Gracias a su archivo, es fuente de documentación de ellas, así como de medicina y enfermería, arte e historia.

En el año 2015, la Orden fue galardonada con el Premio Princesa de Asturias a la Concordia. Actualmente, cabe destacar que acoge una ‘Feria de libros solidarios’. En el patio principal, tienen a la venta libros a los que “darle una segunda vida”, cuya recaudación procedente de su venta va destinada a la obra social de la Orden. Igualmente, acoge exposiciones en colaboración con la Escuela de Arte de Granada.







Comentarios

2 comentarios en “Casa de los Pisa y Museo de San Juan de Dios: huella de patrimonio vivo

  1. Por deformación profesional, en lo primero que me he fijado ha sido en la galería.
    Qué preciosidad de sitio y de fotos.
    👏👏👏

  2. Me ilustra tu reportaje, gracias Ángeles.

Deja un comentario