La campaña de verano mitiga los efectos del Covid-19 con 2.012 parados menos

Los datos del Ministerio reflejan la estacionalidad del turismo pese al batacazo del sector, que acumula 101.076 granadinos sin trabajo

Oficinas-de-empleo-paro-inem-16-de-36-ArchivoGD
Oficina de empleo de la Junta de Andalucía en Granada. | Foto: GD
Miguel López RiveraMiguel López Rivera
0

El paro registrado en Granada durante el mes de julio ha descendido en 2.012 personas, según el Ministerio de Empleo y Economía Social. Un oasis en plena pandemia motivado por la campaña de verano a pesar del desplome del turismo consecuencia del coronavirus. De ello da un idea el hecho de que 1.975 de los nuevos ocupados en la provincia provengan del sector servicios. La industria aporta 176 nuevas afiliaciones y la construcción, 146.

Un ligero descenso que sitúa la cifra total de desempleados en la provincia en 101.076, un 1,95% menos que en junio, pero un 29,67% más que hace justo un año, cuando se registraron 23.127 nuevas altas en la Seguridad Social.

Del total de granadinos desempleados, 45.083 son hombres; 55.993, mujeres. Cerca de un 10% del total (9.826) tiene menos de 25 años y 91.250 de las personas sin trabajo en la provincia pertenece al resto de grupos de edad.

Por sectores, los servicios es la actividad que más nota los efectos de la crisis sanitaria y económica con 65.949 demandas de empleo registradas. Le siguen la agricultura (10.526), la construcción (9.508) y la industria (4.929); mientras que 10.164 desempleados en la provincia ya estaban en esta situación anteriormente. Son 64 más que en junio.

El paro extranjero ofrece una tendencia similar a la del nacional en Granada. Casi la mitad de estos demandantes (4.747 de los 8.756) pertenecen al sector servicios, 1.725 pertenecen a la agricultura, 400 a la construcción y 205 a la industria. Un total de 1.679 no tenía empleo anteriormente.

Aumento de la contratación

De otro lado, también se ha registrado un aumento de la contratación en Granada durante julio, cuando se registraron 5.168 trámites de este tipo más que en junio. Actualmente, son 33.515 los contratos en vigor en la provincia, un 18,23% más que hace un mes. Eso sí, se han perdido 10.578 vínculos formales (un 23,99% menos) con respecto al mismo periodo de 2019.

Únicamente 429 de esos nuevos contratos son indefinidos, mientras que 4.739 (más del 90%) son temporales. Circunstancia habitual en una época del año con tanto trabajo estacional como es el verano. Respecto al total de contratos vigentes, el porcentaje de indefinidos es aún más exiguo. Apenas el 5% (1.762) pertenecen a este régimen, por los 31.753 temporales.

En el acumulado del todo el año, son ya 230.780 contratos rubricados: 219.852 (el 95,26%), temporales y 10.928 (el 4,74%) indefinidos, incluyendo aquellos que antes no lo eran. Por sectores, se impone una vez más el servicios (19.737), por delante de la agricultura (8.383), la construcción (3.157) y la industria (2.238). 5.022 de los acuerdos laborales de la provincia pertenecen a trabajadores extranjeros. Son 242 más (un incremento del 5,06%) que hace un mes 704 menos (un -12,29%) que un año antes.

El número medio de afiliados a la Seguridad Social en la provincia de Granada se situó en el mes de julio en 323.864, lo que supone una tasa de variación interanual de -3,62%, que se traduce en una diferencia de -12.163 afiliados con respecto a julio de 2019. En Andalucía, el número medio de afiliados fue de 3.009.190, con una tasa interanual de -4,10%, lo que supone una variación de -128.489 afiliados. De ellos, 258.309 lo están por el régimen general, mientras que 65.631 son autónomos y 194 pertenecen al régimen especial del mar.

Los sindicatos, prudentes; los empresarios, optimistas

Para Comisiones Obreras, los datos ponen de manifiesto “lo de siempre, que volvemos a contrataciones temporales que van salvando la estadística mes a mes”, aunque valoran de forma positiva el respiro dado a la economía granadina. El sindicato pone el acento en seguir reforzando la economía con un gran acuerdo económico y social que “nos evite ser trabajadores y trabajadoras pobres como pretende algún partido político y algunos empresarios que basan la recuperación en contratos muy cortos, mucha rotación y salarios bajos”.

Por su parte, el secretario general de UGT, Juan Francisco Martín, opina que el coronavirus “ha provocado un desplome económico sin precedentes, ante el que se han implantado toda una serie de medidas dirigidas a intentar salvaguardar el tejido empresarial, mantener los puestos de trabajo y asegurar las rentas de, sobre todo, los más desprotegidos a fin de paliar el impacto social de la crisis”. “Lo efectivo de todas estas medidas -comenta- supone una pista irrefutable de cuál debe ser el camino a seguir”.

De otro lado, la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, asegura que los datos publicados por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) son “esperanzadores”, pero advierte de que todavía queda mucho recorrido para que la economía de Granada vuelva al escenario laboral previo a la pandemia.

“La caída del paro ha sido la más intensa en un mes de julio desde el año 2016, y el aumento de la afiliación el más elevado de los últimos ejercicios, pero esto se debe a la negativa evolución de los meses anteriores y al inicio tardío de la temporada alta turística, que ha retrasado las contrataciones de mayo y junio al mes de julio”, indica.

15.813 afiliados más en Andalucía

La Seguridad Social ha cerrado julio con un aumento de 15.813 afiliados en Andalucía, hasta situarse el número total de ocupados en la comunidad en 3.009.190, según los datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones publicados este martes, cifra que supone un crecimiento del 0,53% en comparación con el anterior mes de junio y un 4,10% menos respecto al mismo periodo del pasado año al restar 128.489 afiliados.

Este aumento de la afiliación coincide con la caída del paro en Andalucía registrada en julio, con un descenso el pasado mes de 21.901 desempleados, lo que supone una bajada del 2,23% en comparación con el mes anterior y que el número total de desempleados en la región se sitúe en 958.195, mientras que a nivel nacional el paro se ha reducido en 89.849 personas, un 2,33% menos.

En el conjunto del Estado, el número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo (antiguo INEM) bajó en 89.849 desempleados en julio (-2,33%), su mayor caída en este mes desde 1997, según datos del Ministerio de Trabajo y Economía Social.

El departamento de Trabajo ha resaltado que la cifra de paro registrado en el mes de julio intensifica la tendencia a la baja que se inició en mayo, tras el incremento “abrupto” de los meses de marzo y abril como consecuencia de la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19.

Así, el descenso de julio contrasta con la subida de desempleados registrada en junio, cuando el paro aumentó en 5.107 personas, y con la de mayo, con una subida de 26.573 personas, datos inferiores a los de abril y marzo, meses en los que la crisis sanitaria llevó a un repunte del desempleo de 282.891 y 302.265 parados, respectivamente. Un año antes, en julio de 2019, el paro bajó en 4.253 personas.

El volumen total de parados alcanzó al finalizar julio la cifra de 3.773.034 desempleados.





Se el primero en comentar

Deja un comentario