Camilo: “Estoy triste por lo que me pasa, pero también feliz por recibir tanto apoyo”

Sus padres entregan en la Delegación de Educación 90.000 firmas para exigir "una solución inmediata" que permita al alumno volver a clase "cuanto antes"

entrega de firmas en apoyo a Camilo Foto Sergio Garrido -2316
Camilo, acompañado de sus padres y compañeros de clase, ante la sede de Educación | Foto: Sergio Garrido | Vídeo: Antonio L. Juárez
Guillermo OrtegaGuillermo Ortega
0

Los padres de Camilo Cena Terribile, el alumno del IES Soto de Rojas aquejado de una atrofia muscular espinal, han entregado esta mañana en la Delegación de Educación de la Junta de Andalucía 90.000 firmas recogidas en menos semana para demandar “una solución inmediata” que permita al chico, que cursa cuarto de ESO, regresar a clase. Desde el 19 de febrero no puede hacerlo por falta de asistencia sanitaria cualificada.

“No queremos parches, demandamos una solución definitiva y con garantías”, ha resaltado su madre, Luciana Terribili, que en este acto reivindicativo ha estado apoyada por la presidenta de la AMPA del instituto, Carmen Fernández, por la candidata de Vamos Granada a las municipales, Marta Gutiérrez, y, lo que es más importante, por varios compañeros de clase de Camilo.

El propio Camilo ha destacado eso último. “Por una parte estoy triste por lo que me pasa, pero también feliz porque he recibido mucho apoyo”. Es cierto: la campaña de recogida de firmas continúa y, según la madre del afectado, ya están cerca de las 100.000.

Los padres entienden que la administración “está en la obligación” de buscar una salida. No ya sólo para lo que resta de curso sino para el siguiente, donde se plantea un problema importante. Entonces, Camilo pasará a Primero de Bachillerato, una enseñanza que no es obligatoria. “Pero sí que lo es la administración respete el derecho a la educación que todos tenemos. Quien quiera cursar Bachillerato debe tener el respaldo total de las instituciones”, ha insistido Luciana Terribili.

Ha recordado que los problemas de su hijo no son precisamente nuevos. Hace dos años le negaron el acceso al instituto Luis Bueno Crespo porque ya le habían practicado una traqueotomía y necesitaba un monitor con competencias en ese tipo de cuidados. “Nos propusieron la escolarización a domicilio mientras encontraban una solución, pero ésta no llegó”, ha especificado la madre, que ha añadido que al año siguiente, ya en Tercero de ESO, en vista de que todo seguía igual, decidió cambiar a su hijo al Soto de Rojas.

Ahí, Camilo ha tenido una monitora que, según la presidenta de la AMPA, “ha ejercido esa función de manera extraordinaria y sin tener cobertura específica para eso”, lo que finalmente, hace ya casi dos meses, provocó que el estudiante quedara desasistido porque la monitora dejó de acudir al centro.

Pese a todo, los padres quieren ser optimistas y confían en que Camilo no sólo vuelva a clase, sino que curse el Bachillerato y después estudie una carrera. Él ya tiene claro cuál: psicología.

 



Se el primero en comentar

Deja un comentario